La oposición reitera la posible «reventa» de Abanca a Caixabank

Los grupos de la oposición en el Parlamento de Galicia -PSdeG, AGE y BNG- han pedido que la Cámara autonómica se posicionase en oposición a cualquier proceso de «reventa» de Abanca a un gran grupo financiero español, después de las informaciones, desmentidas por el dueño de la entidad, que apuntaban a una posible operación con Caixabank.

En la comisión de economía e industria, el PPdeG, a través de su portavoz parlamentario, Pedro Puy, ha indicado que el objetivo de que la entidad «siga funcionando como un banco con domicilio social en Galicia» y con proximidad a la economía gallega es «común» en el grupo mayoritario. De hecho, ha indicado es que su voluntad es que «no se venda a ningún banco», sea español, de Suiza u otro país, puesto que, según ha dicho, produciría «el mismo daño».

 

 

Así, Puy se ha mostrado favorable a demandar un compromiso de la Xunta de Galicia para que, de darse ese supuesto, «actúe o pueda actuar».

Sin embargo, el pronunciamiento conjunto de los grupos no ha llegado debido al rechazo de los populares al segundo punto de la propuesta, presentada por el BNG y defendida por su portavoz parlamentario, Francisco Jorquera, quien, además, ha mostrado su «indignación» por el «auténtico pelotazo» que en su opinión supuso la venta de NCG Banco a Banesco, «a costa de saquear las arcas públicas».


«HACER DESAPARECER DINERO PÚBLICO»

Al igual que el diputado del Bloque, el socialista Juan Carlos González Santín ha criticado la operación por la que la institución financiera resultado de la fusión de las antiguas cajas de ahorro gallegas pasó a manos del grupo venezolano, por 1.003 millones, después de recibir más de 9.000 millones de ayudas públicas y cuando ahora, en su primer año de actividad, ha ganado más de 1.100.

Para Santín, quien estuvo al frente de Novagalicia durante la nacionalización de la entidad, José María Castellano, fue «un buen gestor»; el propietario de Banesco, Juan Carlos Escotet, es «un buen comprador» y el Gobierno español -concretamente el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB)– «es bueno haciendo desaparecer dinero público».

En su turno, Antón Sánchez (AGE) también ha censurado todo el proceso, desde la fusión hasta la posterior compraventa, y ha exigido «explicar a la gente si se escogió bien el momento» para que otra entidad adquiriera NCG. «Hay que asumir responsabilidades políticas al más alto nivel», ha subrayado.

PROCEDIMIENTO «LIMPIO Y TRANSPARENTE»

Frente a esto, Puy ha lamentado que los grupos de la oposición «siguen cuestionando una venta» que, según ha llamado la atención, se realizó mediante un procedimiento «abierto, supervisado, limpio y transparente», de modo que ninguno de los otros competidores ha recurrido.

Además, ha atribuido el origen de esta proposición no de ley a un «rumor sin fundamento», el que hablaba de negociaciones entre Caixabank y Escotet, y que este último ya «negó».

En cuanto a los reproches a que Abanca ganase «mucho dinero» en 2014, el popular ha exclamado que «menos mal», ya que, según ha expuesto, de lo contrario se estaría hablando de volver a rescatar a la entidad a no ser que hubiese disposición a «sacrificar» los depósitos que los gallegos tienen en este banco.

Por último, Pedro Puy ha precisado que ese beneficio «es contable», ha señalado que todavía no se sabe «a qué se va a dedicar» –entre sus destinos ha citado el reparto de dividendos pero también la recapitalización– y ha advertido de que otras posibles candidatas a hacerse con Novagalicia, como precisamente Caixabank, tenían más posibilidades de aplicar los conocidos como créditos fiscales, con los que Abanca se anotó más de 550 millones de euros en el resultado después de impuestos el pasado ejercicio.
Imprimir

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar