Los antisistema se hacen con el poder en Grecia

image

Con el 95 de los votos escrutados, el partido de extrema izquierda Syriza, considerado en la UE como antisistema y asociado políticamente al español Podemos, ha ganado las elecciones legislativas celebradas en Grecia, objeto de atencion de la Unión Europea por lo que significa de ruptura del bipartidismo en la comunidad helena.

Syriza ha obtenido el 36,37% de los votos y 149 diputados, a sólo dos escaños de la mayoría absoluta y contará con el «bonus» de los cincuenta escaños con que fortalece la legislación griega al partido más votado.

El segundo partido más votado es Nueva Democracia del primer ministro en funciones Andonis Samarás, con el 27,81% de los apoyos y 76 diputados. El tercer puesto corresponde al partido de extrema derecha Amanecer Dorado -neonazi por definición- con el 6,29% de los votos y 17 diputados. En cuarto lugar se sitúa el partido centrista y proeuropeo To Potami (El Río), con el 6,04% (17 escaños). A continuación le siguen el Partido Comunista de Grecia (KKE) con el 5,50% (15 escaños), y la formación Griegos Independientes (ANEL, derecha nacionalista), con el 4,73% (13 escaños). Como último partido con representación parlamentaria aparece el socialdemócrata Pasok con el 4,66% (13 escaños). El Movimiento de los Socialistas Democráticos del ex primer ministro Yorgos Papandreu (2,4%) no logra representación parlamentaria al no superar el 3% mínimo exigido.

El resultado de las elecciones griegas ha creado desconcierto en las instituciones europeas y el FMI, ya que el líder de Syriza, Alexix Tsipras, se ha comprometido a renegociar la deuda contraída por el país. Desde el Gobierno alemán ya han advertido que la zona euro está en condiciones de asumir la hipotética salida de Grecia de la unión monetaria. Además, los analistas consideran que una victoria de Syriza en Grecia podría provocar el «contagio político» y abrir el ascenso en cadena de partidos antiestablishmenten otros países europeos.

Pese a una tímida recuperación poco palpable aún en la economía real, el Gobierno que salga de las urnas tendrá que hacer frente a una crisis sin precedentes que ha contraído la economía griega el 25% de su PIB en un lustro, acumula una deuda de 300.000 millones de euros, ha dejado a 300.000 familias en el umbral de pobreza y cuenta con 50% de paro juvenil.

Syriza pretende abandonar de inmediato el rescate, reestructurar la deuda, con una quita superior al 50% del valor nominal de la misma y, sobre todo, liberarse del dictado de la troika de acreedores para «recuperar la soberanía», según subrayó Alexis Tsipras en el cierre de la campaña electoral. El hasta ahora primer ministro de Grecia, Andónis Samarás, cerró la campaña el viernes asegurando que gracias a su gestión el país está comenzando a salir de la crisis y advirtiendo sobre los peligros de abandonar los programas de reformas, lo que, según dijo, podría llevar al país de nuevo al abismo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar