La prensa opina: Grecia y Andalucìa

Xornais_montón 1

EL TRIUNFO DE SYRIZA Y SU ALIANZA DE GOBIERNO EXHIBEN EL AUGE DE LOS NACIONALISMOS EUROPEOS
«No cabe sino celebrar la celeridad con la que Grecia ha logrado un acuerdo de gobierno tras la victoria de Syriza. Alexis Tsipras rozó la mayoría absoluta; una demora en la formación del Ejecutivo en Atenas hubiera añadido más incertidumbre a la que ya genera de por sí la llegada de la izquierda radical al Gobierno heleno». «Tsipras ha comenzado con pragmatismo». Aunque su alianza poselectoral con la derecha nacionalista ha podido tomar por sorpresa a muchos, «ambas formaciones comparten el mismo discurso de oposición a las políticas de austeridad». «Más allá de los discursos victoriosos y con las urnas ya cerradas, el nuevo Gobierno debe actuar con realismo en la búsqueda de acuerdos; una posición de respeto hacia los compromisos contraídos puede facilitar respuestas flexibles en Bruselas, Fráncfort y Washington. A nadie le conviene en Europa que la etapa que se inicia termine mal». En cualquier caso, tras las elecciones griegas queda al descubierto «el avance de los nacionalismos en Europa como respuesta a una fuerte crisis económica y social a la que no se han dado las soluciones adecuadas». Europa tiene un «desafío crucial» ante el «ascenso de populismos y nacionalismos contrarios al proceso integrador». «La clase política y las fuerzas todavía mayoritarias en el tablero europeo necesitan reflexionar seriamente sobre lo ocurrido».

EL PAÍS 26. Editorial

GRECIA DEBE CUMPLIR SUS COMPROMISOS
La victoria de Syriza en las generales griegas demuestra que «fue un grave error» interpretar los resultados de las europeas de mayo como una simple anomalía. «Ante la proliferación de proyectos políticos antisistema -ya sean de extrema izquierda o de extrema derecha- lo menos recomendable es ceder y tolerar, en busca de un teórico apaciguamiento, sus argumentos». «Las instituciones comunitarias podrían sucumbir ahora a la tentación fácil de seguir las presiones del nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, y cambiar las reglas del juego», pero no harían sino empeorar las cosas. «Si Bruselas aceptase las exigencias de Syriza sobre la renegociación de la deuda cometería no sólo un grave error, sino una gran injusticia respecto al Gobierno saliente de centro-derecha que se mantuvo fiel a los compromisos del país y no obtuvo ninguna ventaja de este tipo, a pesar de llevar su gestión en la dirección correcta». «Recompensar» a Syriza sería «un mensaje demoledor al conjunto de la sociedad europea». Si Tsipras se empeña en «desafiar los compromisos y obligaciones aceptados y asumidos por los anteriores dirigentes griegos, los socios comunitarios también están en su derecho de responderle que eso les exime de cumplir los suyos, es decir, de seguir prestándole dinero».

ABC 4. Editorial

MERCADOS EN CALMA TRAS EL VOTO GRIEGO
«Los mercados bursátiles europeos, salvo el de Atenas, ignoraron prácticamente el triunfo este domingo del partido radical de izquierda Syriza. No sólo porque lo habían descontado ya en jornadas anteriores, sino también porque viven de la renta de la promesa del BCE de inyectar más de un billón de euros a partir de marzo». «La serenidad con la que se contempla por el momento el triunfo de Syriza parece lógica porque, en cualquier caso, el pulso con la UE para modificar la dura política económica de ajuste que le ha sido impuesta no ha hecho más que empezar». «La colaboración y las ayudas que Grecia pueda recibir de la UE y del FMI a partir de ahora deben representar un proyecto serio y sostenible para Grecia y, también, para el conjunto de los países de la eurozona. Este debe ser el objetivo y los responsables políticos deben asegurar que durante las negociaciones, que implicarán tensiones, no se produzca ningún accidente imprevisto».

LA VANGUARDIA 18. Editorial

SYRIZA NO PIERDE EL TIEMPO
La celeridad con la que Tsipras ha buscado socio y jurado el cargo «arrojan mucha luz sobre cómo piensa gobernar», y «la clave está en el pragmatismo». «Dada la urgencia de la situación griega, no quiere perder tiempo, al menos en los momentos preliminares». «Desde el punto de vista ideológico parecía lógico que Syriza intentara pactar con la formación centrista To Potami, pero su postura liberal en lo económico, partidaria de la troika y de los pactos suscritos por Atenas para el rescate, habrían planteado seguramente arduas negociaciones para lograr el apoyo». «Tsipras sabe que las negociaciones con Bruselas son las que requerirán todas las energías». «Necesitará todo su talento político para lidiar con Bruselas, pero también para mantener compacta a Syriza». «Necesitará suerte en el empeño».

EL PERIÓDICO 10. Editorial

EUROPA, ANTE EL DILEMA GRIEGO
«Los mercados vivieron ayer con calma la victoria de Syriza en Grecia». «El apoyo del banco central, que resulta esencial para neutralizar el temor a un posible efecto contagio en Europa, se sumó al convencimiento de los inversores de que el nuevo Ejecutivo de Grecia podrá llegar a un acuerdo razonable con las autoridades europeas sobre la reestructuración de la deuda del país». «Aunque las condiciones del rescate heleno son ya muy favorables, Europa debe ser consciente de que el lastre que arrastra el país mantendrá a Grecia hipotecada durante mucho tiempo y sin posibilidades de alimentar ningún atisbo de crecimiento. El dilema de Bruselas está, por tanto, en elegir entre mantener una Atenas empobrecida y social y políticamente conflictiva o levantar un poco el pie del pedal y dar un respiro al país».

CINCO DÍAS 12. Editorial

Grecia entre la espada y la pared (EL ECONOMISTA 3. Editorial) «El hecho de que la troika haya asumido la mayor parte de la deuda griega cauteriza el riesgo de un impago heleno». «En sólo dos meses, además, es improbable que Atenas pudiera manejar una negociación en la que tiene todas las de perder, ya que ahora la Unión Monetaria si puede asimilar su salida del euro».

Las bolsas ignoran la tragedia griega (LA RAZÓN 3. Suelto) «Sin duda, los mercados ya descontaron los riesgos y valoraron que no hay peligro de contagio a otros países del euro si Atenas no paga las deudas porque Europa está protegida. Además, Tsipras moderó su discurso tras la victoria. Un baño de realidad para algunos».

Refuerzo para Iglesias y argumento para Rajoy (LA VANGUARDIA 1,11. Enric Juliana) La rotunda victoria electoral de Syriza es «un mal presagio para quienes temen la acentuación de la crisis social y una mayor erosión del bipartidismo español». «Para quienes desean cambio, novedad e impugnación del sistema vigente, Syriza es una epifanía».

Podemos e IU, aliados de la derecha nacionalista (LA RAZÓN 3. Suelto) «Identificados y entregados a Tsipras, se han convertido en aliados de esa derecha que dicen detestar».

PRUEBA DE FUEGO DEL PSOE EN ANDALUCÍA
Susana Díaz ha cogido el toro por los cuernos, «a fin de sostener que el partido socialista está más vivo de lo que algunos creen». «Por cálculo político o por pura torpeza, IU ha facilitado a Díaz el relato del adelanto electoral». «Disputar los espacios de centro y no dejarse arrastrar al izquierdismo es la oferta con la que intenta presentar batalla» la presidenta andaluza. Sin embargo, Díaz «corre más riesgos de los que parece. Necesita una mejora nítida sobre los resultados de las autonómicas de 2012 para considerar logrado el objetivo de ‘gobernar en solitario’, sin hipotecas. Pero también se arriesgan con ella los socialistas de otras partes de España, que pueden beneficiarse del efecto de arrastre de una victoria andaluza o la frustración de no alcanzarla ni siquiera en el terreno más favorable». «Que la decisión de Susana Díaz tenga efectos más allá del ámbito de su comunidad no confirma nada sobre Pedro Sánchez ni sobre la futura candidatura a La Moncloa». «La prueba de fuego ya está lanzada en Andalucía, y quedan tantas elecciones hasta las generales que es frívolo especular con bolas de cristal».

EL PAÍS 26. Editorial

SUSANA DÍAZ ANTEPONE LOS INTERESES DEL PSOE A LOS DE LOS ANDALUCES
«Con el adelanto de las elecciones autonómicas, Susana Díaz da la razón a quienes consideran que la líder socialista antepone los intereses electorales de su partido a los andaluces». «La presidenta andaluza ha fabricado un relato de desencuentros con sus socios de gobierno en Andalucía y ha argumentado un supuesto pacto nacional de Alberto Garzón con Pablo Iglesias para provocar una ruptura que justifique una decisión innecesaria para Andalucía, ya que nada obligaba objetivamente a un adelanto electoral. Por eso, muchos interpretan su decisión como un primer paso en sus aspiraciones nacionales». «Sea como fuere, la operación puede no salirle bien a la líder socialista». «La situación es en principio propicia para los intereses del PSOE, pero si no consiguiese una mejora sustancial, Díaz podría encontrarse con más dificultades de las que tiene ahora para llegar a pactos de gobierno con IU que había demostrado estar dispuesta a ceder en todo con tal de no perder sus parcelas de poder en el Gobierno autonómico. Si por el contrario, la operación saliese como ella espera, reforzaría su posición interna dentro del PSOE, que afrontaría las elecciones municipales de mayo con una imagen de partido capaz de recuperar el pulso ganador, algo que Pedro Sánchez no ha conseguido todavía».

EL MUNDO 3. Editorial

LA APUESTA DE SUSANA DÍAZ
«La iniciativa de Susana Díaz, mujer de carácter roqueño y con capacidad política, puede ser una jugada maestra que la consolide al frente del PSOE. Aunque los adelantos electorales no siempre salen bien para quien los convoca, como sabe la historia, la política andaluza apuesta fuerte con la mirada puesta en el medio plazo, a la espera de que escampe la tormenta política que sacude al país».

LA VANGUARDIA 18. Editorial

JUSTIFICADA CITA CON LAS URNAS
«No se le debe regatear a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el derecho que le asiste a establecer la estrategia política que considere más oportuna para los intereses de la formación que dirige. Más aún, si cabe, cuando el adelanto de las elecciones autonómicas responde a un hecho objetivo, como es la radicalización de sus aliados de Izquierda Unida». «Frente a la certeza de un año estéril, con la sombra de los movimientos populistas como Podemos, que está condicionando la postura de Izquierda Unida y amenaza con fragmentar el mapa electoral, Susana Díaz ha decidido adelantarse y arrostrar el desafío de las urnas desde una posición ventajosa». El próximo 22 de marzo los andaluces tienen otra vez la palabra sobre el modelo de gobierno que quieren para su región. «La oferta de cambio que representa el PP se vio frustrada en los anteriores comicios por el pacto poselectoral, pero sigue siendo, a nuestro juicio, la mejor opción para el futuro de Andlucía». «Incluso, sería preferible un gran acuerdo de gobernabilidad entre los dos grandes partidos a una reedición de la alianza de socialistas y comunistas».

LA RAZÓN 3. Editorial

La leona y el ñu (ABC 13. Ignacio Camacho) «Díaz quiere distanciar su calendario del de Pedro Sánchez. Los puntos que saque de ventaja serán el listón comparativo para el secretario general en las municipales de mayo».

SÁNCHEZ PIDE TIEMPO Y CONFIANZA
Para consolidar su liderazgo, Pedro Sánchez necesita dos elementos que nadie parece estar dispuesto a concederle: «tiempo y confianza». «Las urgencias electorales de 2015 y la victoria de Syriza en Grecia aumentan la presión sobre Pedro Sánchez hasta cegar el hueco que necesita para vender su nuevo socialismo y lanzarlo a asumir un liderazgo poliédrico, radical para competir con Podemos, moderado para captar el voto de centro y ortodoxo para frenar el hostigamiento interno». «Al PSOE le corresponde actuar decididamente en la izquierda española para evitar correr la misma suerte que el Pasok y no privar a España de la bilateralidad constitucional que tanto beneficio ha rendido a nuestro país, sobre todo por la neutralización de los extremismos».

ABC 4. Editorial

LA CORRUPCIÓN DE LOS PUJOL OBLIGA A MAS A SOLTAR LASTRE Y AMENAZA SU ALIANZA CON ERC
«Mas sólo se ha pronunciado cuando se ha visto abrumado por el contenido de las pesquisas de la Udef. Tendrá tiempo de dar explicaciones, como mínimo, en el Parlament. Si se siente víctima de los tejemanejes de Oriol Pujol para cobrar mordidas, lo coherente sería que el Govern actuara ya judicialmente contra éste. Del mismo modo, ERC no puede apoyar políticamente a Artur Mas mientras le exige explicaciones en una comisión de investigación sobre corrupción porque duda de la honorabilidad de su actuación».

EL MUNDO 3. Editorial

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar