La razón de los cambios es la ampliación del espectro digital

Dividendo digital_22

 

Contenidos anteriores

 

Las frecuencias de emisión de la TV analógica desde finales del siglo pasado se encuentran en la banda de frecuencias de UHF (470 a 862 MHz) correspondiente a los denominados canales 21 al 69. Mediante tecnologías analógicas, cada canal se asociaba con la emisión de un único canal de televisión. En 2005 comenzarón las emisiones de Televisión Digital Terrestre que culminaron el 3 de abril de 2010 con el denominado apagón analógico por el que finalizó la emisión de TV analógica.

La llegada de la tecnología digital ayudada por diferentes métodos de compresión como mpeg-4 permiten un uso mucho más eficiente de este espacio radioeléctrico transmitiendo hasta 7 canales de televisión SD o 4 HD en el espacio ocupado anteriormente por un único canal. El espectro radioeléctrico es un bien escaso ya que es un Bien público y de uso compartido y está sometido a interferencias entre emisión en las mismas frecuencias. Una disminución del uso realizado por un servicio significa una mayor capacidad para introducir nuevos servicios de pago (como es el caso del dividendo digital), o aumentar la capacidad de servicios existentes.

Descripción gráfica del proceso del dividendo digital

Este ahorro en espectro ya permite una mayor capacidad de transmisión de señales de TV en el mismo espacio o de mayor calidad al multiplicar por 7 la capacidad de un canal lo que permite aumentar la oferta televisiva y, a la vez, ceder parte del espectro a otros servicios públicos (como puede ser la televisión de proximidad) o, como es este caso, de servicios privados de pago como el 4G. Este excedente de espectro radioeléctrico es lo que se denomina Dividendo Digital.

Como se ha comentado anteriormente, una parte importante de las en las bandas VHF y UHF estaban asignadas UIT a los servicios de radiodifusión, por lo que, en un principio se pensó que, tras la finalización de las emisiones analógicas, el Dividendo Digital podía emplearse para aumentar los servicios de televisión digital. En esta situación, a finales de los años 90, se generaliza el uso de la telefonía móvil y a a inicios de siglo se comienza a hacer uso intensivo de las tecnologías de banda ancha inalámbrica de pago. A diferencia de la emisión de TV que es colectiva y utilizada con el mismo contenido por todos los usuarios, la telefonía móvil es un servicios individualizado en el que cada usuario necesita una transmisión de información (voz y datos) distinta del resto. Es por ello que las necesidades de espectro de la telefonía han ido creciendo año a año. A su vez, la telefonía móvil se ha convertido en un elemento de innovación tecnológica, ganancia de productividad, crecimiento, y reducción de coste en la economía global.

 

ESPECTRO ADICIONAL

Todos estos factores han llevado a la idea generalizada en todo el mundo de la necesidad de contar con espectro radioeléctrico adicional para redes y servicios de comunicaciones electrónicas de pago de manera urgente. Así en 2007 la Conferencia Mundial de Radiocomunicaciones, convocada por la UIT acordó la asignación de la banda de 790-862 MHz al servicio móvil de pago en la zona europea.

La banda de 790-862 MHz tiene un gran potencial para la provisión de un amplio abanico de servicios móviles de pago, ya que la capacidad de propagación y penetración en el interior de edificios de todos los ciudadanos (aunque no sean clientes de pago) de estas frecuencias es muy superior que las señales en bandas más altas, que hasta ahora eran las únicas utilizadas para las comunicaciones móviles inalámbricas de pago. Por otro lado, la provisión de banda ancha universal de pago sólo puede conseguirse de manera eficiente usando tecnologías inalámbricas por lo que este espectro disponible representa una oportunidad única para proporcionar servicios de banda ancha de pago en zonas rurales, recortando de esta forma la brecha digital con la ciudades. Asimismo, la banda de 790-862 MHz es imprescindible para estimular el despliegue de los servicios de nueva generación móviles de pago, los denominada 4G o LTE.

Además, el mayor espectro disponible abrirá las puertas a nuevas oportunidades para la innovación en sectores orientados a los servicios de pago como la salud, educación, gobierno y accesibilidad electrónicos.

 

Contenidos anteriores

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar