Nacionalistas vascos y catalanes crean un frente común contra el Gobierno

image

Íñigo Urkullu y Artur Mas anunciaron ayer domingo que van a formar un frente común contra la «creciente recentralización» que, a juicio de ambos, el Gobierno de Mariano Rajoy está desplegando con la finalidad de dificultar que Euskadi y Cataluña consigan mayores cotas de autogobierno. En la reunión que ambos líderes autonómicos celebraron en Vitoria, también expresaron preocupación por la irrupción de Podemos en el panorama político y la amenaza que esa formación supone para conservar la hegemonía nacionalista existente en ambas comunidades autónomas, según subraya EL PAÍS. Por la tarde, presenciaron juntos en San Mamés el partido de fútbol entre las selecciones de Euskadi y Cataluña.

Aunque tras la reunión en Vitoria no hubo declaraciones, el Gobierno Vasco informó a través de un comunicado de que en la «reunión de trabajo» entre Urkullu y Mas se abordó la situación económica y política de ambas comunidades autónomas, así como la «crisis institucional del modelo de Estado» que, según ambos, «se está agravando» en España. Ambos mandatarios coincidieron en su análisis sobre la reivindicación de un «nuevo marco político» para el País Vasco y sobre la marcha del proceso soberanista en Cataluña, aunque constataron que «ambos modelos y procedimientos son propios en cada caso». No obstante, mostraron su preocupación conjunta por «la estrategia de creciente recentralización» del Gobierno de Rajoy, a quien acusaron de estar «rompiendo unilateralmente los consensos políticos básicos que se habían alcanzado hace tres décadas». Por ello, acordaron «trabajar de forma conjunta» para defender los procesos políticos que estas dos comunidades autónomas han puesto en marcha para «adecuar su posición» en el Estado.

PREOCUPACIÓN

Además de autogobierno, Urkullu y Mas abordaron las consecuencias que está deparando la llegada de Podemos a la vida política en Euskadi y Cataluña. Las últimas encuestas oficiales sitúan a este partido como segunda fuerza en el País Vasco, a un solo escaño del PNV, y pronostican una pérdida de peso del independentismo catalán. Sin citar explícitamente a Podemos, en la nota del Gobierno Vasco los líderes autonómicos criticaron la utilización como estrategia política que algunos partidos políticos están realizando de los casos de corrupción y la mala práctica política para ir «contra aquellos adversarios que no comparten su modelo de Estado y de sociedad». La referencia implícita a Podemos, dice EL PAÍS, se acompaña de la preocupación que tanto Mas como Urkullu manifiestan por el «desprestigio creciente de la política», que atribuyeron a «la desconfianza de la sociedad hacia los partidos políticos como consecuencia de la crisis financiera, los casos de corrupción y las malas prácticas asociadas a la política».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar