Satisfacción internacional por el fín del embargo

Tanto los países latinoamericanos como la UE expresaron su satisfacción por el acercamiento entre Estados Unidos y Cuba. El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, elogió la «enorme altura de miras» de ambos países. El secretario de Unasur, Ernesto Samper, abogó por un «relanzamiento de las relaciones hemisféricas con Estados Unidos». Las presidentas de Argentina, Cristina Fernández, y Brasil, Dilma Rousseff, se congratularon de una reconciliación que «nunca pensaron que iban a ver», según reconocieron desde la cumbre de Mercosur. Cristina Fernández elogió la «decisión inteligente» de Obama y la actuación de «absoluta dignidad y en pie de igualdad» del Gobierno cubano. Rousseff habló de «momento que marca un cambio en la civilización». El presidente de Uruguay, José Múgica, comparó el anuncio con la caída del Muro de Berlín. El Gobierno de Chile aplaudió un «paso histórico y tremendamente positivo». El presidente venezolano, Nicolás Maduro, celebró la «victoria histórica del pueblo cubano» y reconoció «el gesto de valentía del presidente Barack Obama».

La Alta Representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, afirmó en un comunicado que la normalización de relaciones entre Estados Unidos y Cuba «es una victoria del diálogo sobre la confrontación» y señaló que «ese es también el acercamiento de la UE». «Con ese espíritu iniciamos a principios de este año el diálogo político» con La Habana, destacó. «Los derechos humanos están en el centro de la política europea hacia Cuba», recordó y señaló que el acuerdo de cooperación que la UE negocia con las autoridades cubanas «podría servir para activar un mayor compromiso con las reformas en marcha y la modernización del país».

El Vaticano afirmó en un comunicado que el Papa Francisco, mediador clave en la negociación, «se complace vivamente por la histórica decisión de los Gobiernos de los Estados Unidos y de Cuba de establecer relaciones diplomáticas, con el fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que han marcado su historia reciente».

El ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, calificó la noticia de «esperanzadora». Dijo que España da la bienvenida a esta «nueva etapa» entre Estados Unidos y Cuba que pone fin a un «desencuentro» que dura 50 años y confió en que «asegure un futuro mejor al pueblo cubano». El ministro destacó que el Gobierno español «ha apostado por esta solución de diálogo» y señaló que el futuro sólo podrá construirse «sobre los principios de la democracia y el respeto a los derechos humanos».

La portavoz de Exteriores del PSOE, Trinidad Jiménez, consideró el inicio del diálogo entre EEUU y Cuba un «proceso irreversible» que beneficiará a ambos países y «un momento histórico» que «pone fin a uno de los últimos vestigios de la Guerra Fría». El presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso, Josep Antoni Duran Lleida, confió en que el fin del bloqueo estadounidense sobre Cuba abra «espacios de libertad económica y política» en la isla y apeló a España a «adaptarse a los nuevos tiempos sin dejar de reivindicar la democracia y el respeto de los derechos humanos».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar