Rajoy lanza un mensaje de optimismo sobre la situación económica

Rajoy_acto no ICEX
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, lanzó ayer un mensaje de optimismo sobre la situación económica en España. «Hoy podemos decir que en muchos aspectos la crisis ya es historia del pasado, y que estas Navidades van a ser las primeras de la recuperación», apuntó en un encuentro empresarial celebrado en Madrid organizado por el Consejo Empresarial para la Competitividad, la CEOE y el ICEX. Según explicó, la recuperación económica ya se vive «en las nóminas de muchos españoles y en el interior de sus hogares». El jefe del Ejecutivo comparó la situación económica actual con la que se encontró a su llegada al poder en 2011, y dijo que ha logrado que España pase de ser «el enfermo de Europa» en 2012, según se expuso en la cumbre del G-20 en México, a ser «un ejemplo de recuperación» en la edición de esa reunión en Brisbane hace un mes.

Rajoy reconoció que las cifras del paro «no dan tregua», pero dijo que la evolución es «esperanzadora». «A este ritmo la tasa de desempleo se situará en 2015 claramente por debajo del 22,5% con el que cerró en 2011», añadió.

El jefe del Ejecutivo destacó que han contado «con la ventaja de la estabilidad, un gran activo del que no han gozado todos los países europeos». «Debemos tenerlo muy presente en momentos en que algunas fuerzas tratan de inocular una visión catastrofista de la realidad en la mente de los españoles, tarea en la que están contando con apoyos tan sorprendentes como inexplicables», apuntó. Sin aludir al líder del PSOE, Pedro Sánchez, Rajoy dijo que le sorprende «oír reclamar reformas profundas sin concretar» y querer «alterar» la Constitución. «No es momento ni de frivolidades, ni ocurrencias, ni eslóganes», enfatizó.

Rajoy también se refirió al soberanismo en Cataluña y lo definió como «una ensoñación decimonónica». En su opinión, ahora «no tiene sentido preguntarse si uno es más gallego o español cuando nuestro afán es llegar a ser tan europeos como españoles».

El encuentro empresarial fue inaugurado por el Rey, quien apuntó la necesidad de que las grandes empresas «sirvan de arrastre» a las pequeñas y medianas y les ayuden «a recorrer el camino» para entrar en mercados exteriores. En esta línea, el presidente de Telefónica, César Alierta, pidió el respaldo de todas las administraciones para que las pymes se internacionalicen y aumenten su tamaño, llamamiento que fue compartido por el presidente de la CEOE, Juan Rosell.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar