El nuevo presidente de la Audiencia de Ourense compromete dinamizar la Justicia

Antonio Piña_Alfonso Rueda_toma posesión presidente Audiencia provincial Ourense_1

El magistrado Antonio Piña ha abogado este jueves, en el acto de su toma de posesión como presidente de la Audiencia de Ourense, por la creación de agencias externas para impulsar la ejecución de sentencias, como ya existen en los países nórdicos, y por «generalizar» en las sedes judiciales, los sistemas de mediación de conflictos, para reducir el nivel de entrada de casos en los tribunales.

En el acto solemne en el que ha tomado posesión como presidente de la Audiencia de Ourense, Antonio Piña Alonso ha dicho que es necesario «cambiar el referente de la Justicia española, en torno al sabor a viejo, oscuridad e incluso temor» y ha abogado por convertir ese servicio público en un elemento «útil» para el ciudadano «más allá de darle una mano de pintura».

«Tenemos que ser estrictos en la aplicación de la ley, como sólo cabe esperar de un juez, pero abiertos para lograr los estándares de calidad que se espera de un servicio público y, sobre todo, para ser una vía de respuesta a los problemas de los ciudadanos», ha sostenido.

 

Antonio Piña_Alfonso Rueda_toma posesión presidente Audiencia provincial Ourense_2_Palmou_alcalde Ourense_Baltar

Su discurso comenzó con agradecimientos múltiples a los que le acompañaron en sus 15 años de carrera judicial «representados» por los que ejercieron de padrinos y que fueron Manuel Almenar Berenguer y Ignacio Picatoste Bobillo «ejemplos ambos de dignidad y honestidad» y que, según Piña, encarnan para él «la figura del juez» que quiere llegar a ser.

El recuerdo especial, a modo de dedicatoria al tomar posesión, fue para su familia, y se refirió a su esposa, sus tres hijos, madre y hermanas «y para el río y la piedra» de su Tui natal, además de su padre fallecido hace unas semanas, el mismo día en que conoció su nombramiento.

ADAPTAR LA JUSTICIA

Su discurso ha contado con varias referencias a la necesidad de adaptar la administración de Justicia «a los nuevos tiempos que toca vivir» y, en ese sentido, ha abogado por aplicar la ley, pero también por convertir «al ciudadano en el eje de esta administración y para ello es necesario revisar el actual modelo y adaptarlo a lo que realmente se demanda».

«No basta la esperada revolución informática ni el deseado expediente digital, ni el portal del ciudadano, sino que la reforma de la Justicia debe ir más allá, tratando de ofrecer soluciones sin perder de vista los cambios sociales, pues vivimos en una sociedad nueva, donde los juzgados responden más a la idea decimonónica de la pequeña ciudad que a la estructura globalizada que hoy nos afecta», ha señalado.

Además, ha aludido a la reciente «polémica» de supresión de partidos judiciales para reclamar que deje paso a un debate «más prolongado», y a una reflexión «serena» sobre el lugar y el sentido que se quiere dar a la Justicia y consideró «indispensable» la externalización de la ejecución judicial, mediante la creación de agencias de ejecución, como ya existen en los países nórdicos.

También añadió a su propuesta, «generalizar» el servicio de mediación de conflictos, en las sedes judiciales, para «reducir el nivel de entrada de casos en los tribunales y al mismo tiempo, facilitar la ejecución para que las sentencias no se queden en simple papel mojado y el verdadero interés del que demanda encuentre solución».

El acto estuvo presidido por la sala de Gobierno del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), del que Piña forma parte como miembro electo, desde hace diez años, y ahora seguirá en él como miembro nato, por su nuevo cargo.

«CORREGIR VICIOS CRÓNICOS»

Por su parte, el presidente del TSXG, Miguel Ángel Cadenas, intervino en el acto protocolario para subrayar la vigencia de la Ley de Enjuiciamiento Criminal de 1882, pues incluye una llamada a «corregir los vicios crónicos» de la Justicia para rodear al ciudadano de las garantías necesarias para que nunca se sacrifiquen los derechos individuales «frente al interés mal entendido del Estado».

Cadenas ha instado a afrontar reformas «a la vez que se suministran medios» que hagan posible que una respuesta judicial se dé en tiempo y forma «dependiendo sólo de la actitud y aptitud» de los responsables judiciales y ha dicho ejercer así, la preocupación por los instrumentos de los que se sirve la Justicia «y no sólo de la jurisdicción, tal como pusieron de relieve los presidentes de los TSJ de España en su reciente reunión de A Coruña».

Los jueces «ni por azar, ni por capricho», según ha manifestado Cadenas, reclaman medios e instrumentos propios de los tiempos de hoy y reformas para que la tutela judicial «pueda ser más tutela y más efectiva, y Antonio Piña conoce esto sobradamente», agregó.

«Así pues, novedades ante este nombramiento, las justas», aseguró Cadenas, y recordó que Piña ocupa «con voluntad y capacidad cierta» el puesto de presidente de la Audiencia, desde hoy, para asumir «las responsabilidades del mismo, con las funciones jurisdiccionales que le son propias, y a las que hay que añadir las de representación y gubernativas».

Ante unas 200 personas, Cadenas aludió a la época en que él y otros dos magistrados, con un secretario judicial y «contados» funcionarios, afrontaba juicios y apelaciones penales y vistas civiles desde el mismo sillón que ocupó hoy, en la presidencia del acto protocolario, y remató dando la enhorabuena al nuevo presidente de la Audiencia y le deseó la suerte y acierto «que siempre merecen tener los buenos profesionales».

Entre los asistentes, además de la familia del recién nombrado, estaban el fiscal superior de Galicia, Carlos Varela; el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda; el alcalde de Ourense, Agustín Fernández; el titular de la Diputación, Manuel Baltar, y otras autoridades, además del obispo. Al finalizar el acto, abogados, jueces y magistrados compartieron un aperitivo en los pasillos del edificio judicial.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar