Debate del Estado de la Autonomía: La oposición examina desde el martes el trabajo de la Xunta

Parlamento_hemiciclo_pleno

El Debate sobre el Estado de la Autonomía, en el que anualmente la oposición examina la gestión del presidente de la Xunta, se celebrará esta semana con asuntos pendientes del año pasado, como la reducción del número de diputados o la aprobación de la ley del suelo, y después de que se haya descartado la construcción de un dique flotante en la ría de Ferrol, una de las cuestiones por las que apostaba el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo y que quedó recogida en las propuestas de resolución aprobadas en 2013.

El portavoz del Grupo Parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, considera que se ha ejecutado un «altísimo porcentaje» de iniciativas. «O se ha cumplido o se ha iniciado el cumplimiento», ha defendido, en declaraciones a Europa Press, el político popular.

Visión distinta es la que tienen los grupos de la oposición, que consideran que únicamente se han ejecutado cuestiones «simbólicas», en palabras de Yolanda Díaz (AGE), pero no se ha llevado a cabo una actuación en los temas «más relevantes».

«El PP no quiere llegar a acuerdos en nada, pero tampoco cumple cuando aprueba sus propuestas unilateralmente», ha sentenciado el portavoz del PSOE en el Pazo do Hórreo, José Luis Méndez Romeu, evocando así la falta de acuerdos en el debate sobre política general del pasado año y el «incumplimiento» de las medidas que impuso. «Feijóo debe abandonar la política de anuncios sin base real; debe abandonar el marketing y gobernar», ha remachado.

Así las cosas, aunque la reforma del tamaño del hemiciclo ha rematado la fase de redacción y sólo falta que sea debatida en comisión y pleno, un año después de que el PPdeG aprobase llevar a cabo este punto de su programa electoral sigue sin tener luz verde. Esta propuesta apenas modifica el número de diputados y legisla sobre la obligatoriedad de que los diputados presenten su declaración de bienes y la hagan pública.

A este respecto, Pedro Puy ha defendido que la intención es «consensuar» y «apurar al máximo los tiempos» para tratar de llegar a un acuerdo, pero ha incidido en que el texto ya está listo y que únicamente se trata de mantener la vía de la negociación abierta. «Todo el tiempo a la posibilidad de negociar es buena», ha argumentado.

SECTOR NAVAL

En cuanto al naval, el acuerdo parlamentario fijaba «seguir reclamando al Gobierno central que logre cuanto antes carga de trabajo suficiente para los astilleros públicos en la ría de Ferrol» y que se siguiese adelante con el «paquete de medidas de apoyo al sector anunciado, singularmente, impulsando la construcción de un dique flotante que consolide el área de reparaciones de Navantia».

Un año después, ha incidido Méndez Romeu, existe «mucha incertidumbre» en el naval gallego a la vista, por ejemplo, del traslado a Cádiz de parte del flotel contratado por Pemex al astillero público de Ferrol. Este mismo caso le ha valido al socialista para reprochar al Gobierno autonómico que habló de los contratos con la petrolera mexicana «con mucha grandilocuencia y ninguna documentación» para, así, restar «fiabilidad» a lo anunciado.

A este respecto, el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera, ha observado un «incumplimiento flagrante» de las obligaciones del Gobierno de Feijóo; mientras que la viceportavoz de AGE, Yolanda Díaz, ha diagnosticado que 12 meses después de la aprobación de esta intención lo que hay es un «incumplimiento absoluto».

Sin embargo, el político popular ha apoyado que el Ejecutivo gallego «no sólo ha reclamado» carga de trabajo y el dique flotante, sino que «hizo una consignación en los presupuestos de compromiso e inversión». «Indudablemente el Gobierno se ha esforzado», ha juzgado Puy en relación al sector naval.

OTRAS CUESTIONES PENDIENTES

Otra de las cuestiones pendientes del debate del año pasado es la unificación de la política de aeropuertos, en la que se apostaba por caminar hacia un único sistema aeroportuario de forma que las tres terminales gallegas –A Coruña, Santiago y Vigo– fuesen «complementarias».

«No ha sido porque la Xunta no lo haya intentado», ha disculpado Pedro Puy, quien ha recordado que es un asunto «compartido» a nivel competencial. Además, ha hecho hincapié en que «no hay que olvidar que hubo importantes interferencias por alguno de los regidores», en referencia velada al alcalde de Vigo, Abel Caballero.

Por otro lado, el presidente de la Xunta se había comprometido a impulsar una Ley de control de los servicios públicos para que «los gallegos pudiesen contar con un seguro que fije derechos en el ámbito del bienestar de forma clara y objetiva», pero esta iniciativa no ha sido llevada a cabo.

INICIATIVAS CUMPLIDAS

En el lado opuesto, el del cumplimiento de lo prometido, el Gobierno de Alberto Núñez Feijóo llevó adelante la rebaja del tramo autonómico del IRPF, diseñó la estrategia RIS-3 para los fondos europeos y se aprobó el decreto de gestión clínica, un acuerdo al que había llegado con el Bloque. Sin embargo, esta formación se siente «total y absolutamente traicionada», porque entiende que no se blindó el carácter público, algo que el PP contradice.

Pedro Puy ha asegurado que «se avanzó enormemente» en la resolución del problema de los preferentistas y que se «cumplió el objetivo» de que Galicia contase con una entidad con sede en la comunidad, pese a la venta de Novagalicia Banco al Grupo Banesco y que ahora se ha convertido en la entidad Abanca.

También se llevaron a cabo medidas enmarcadas en el plan de dinamización de la demografía, entre las que se encuentran las rebajas aprobadas para las escuelas infantiles, uno de los compromisos adquiridos por el presidente de la Xunta en el debate.

PERSPECTIVAS PARA ESTE AÑO

En lo que atañe al debate que tendrá lugar la semana próxima, los socialistas no pasan por alto que se corresponde con el quinto aniversario de la mudanza de Feijóo a Monte Pío, tiempo suficiente para analizar que su legado económico es «absolutamente malo», especialmente, en lo referido al desempleo y a los índices de actividad empresarial.

Es por ello que Méndez Romeu hablará en su intervención del panorama económico y laboral de la comunidad y denunciará también que «ningún servicio público está hoy mejor que hace cinco años». «El Gobierno gallego, si por algo se ha distinguido, es por llevar a rajatabla las políticas de ajuste», ha reprobado.

La viceportavoz de AGE ha avanzado que la situación sociolaboral y la necesidad de un giro de 180 grados al tejido productivo de Galicia son una de las cuestiones que llevarán al debate, junto con la reivindicación de establecer unos ingresos mínimos para todas las personas.

Finalmente, Francisco Jorquera ha adelantado que buscará acuerdos en torno al empleo, los servicios sociales y sobre la necesidad de incrementar el autogobierno de Galicia y la defensa del «derecho a decidir».

ACUERDOS

Precisamente sobre la posibilidad de alcanzar algún acuerdo, Méndez ha asumido que es «difícil», basándose en la «experiencia» de los «decepcionantes» últimos debates. «Pero yo no voy con orejeras ni con prejuicios, sino dispuesto a explicar cómo vemos la situación y a hablar de los problemas reales», ha resuelto.

Yolanda Díaz espera «compromisos certeros» por parte del grupo mayoritario de la Cámara, aunque augura que tanto a la iniciativa de la renta básica como a un acuerdo sobre la vivienda el PP «va a votar en contra». Además, los nacionalistas irán al debate con voluntad de «diálogo», aunque entienden que «los hechos dicen que el PP no es fiable y que los acuerdos no se cumplen».

Pedro Puy, por su parte, ha garantizado un espíritu «constructivo» y buscará que el debate sirva para «analizar la situación real de la economía gallega» y para «llevar propuestas» que mejoren la situación.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar