Bonita como mamá

Parece mentira que una empresa como El Corte Inglés que puede disponer de los mejores publicistas y creativos del país y, si me apuran, del continente, pueda cometer tamaña torpeza. Las redes se encendieron al ver las camisetas infantiles que se podían adquirir en Hipercor: una azul marino con el texto «tan inteligente como papá» y otra rosa con «tan bonita como mamá». Ya se pueden imaginar ustedes los comentarios que suscitó la brillante idea del diseñador (o de quien fuera).

Se me ocurren dos explicaciones para cometer esta imprudencia. La primera es que él o los responsables (fíjense bien que doy por hecho que son hombres) vive fuera de una sociedad en la que se ha avanzado lo suficiente para que el estereotipo de «mujer = idiota pero guapa» ya no se lleva; es lo que hoy todo el mundo entiende como «políticamente incorrecto». Es verdad que existen muchos ejemplos que prueban que aún circulan mentes dominadas por los prejuicios. Recordemos, sin ir más lejos, a dos políticos que consiguieron considerables titulares con sus declaraciones uno diciendo que no quiere ir en ascensores con mujeres y el otro que ponía en duda la capacidad de Cospedal para pasar la aspiradora.

En fin. Volviendo a nuestras camisetas: la segunda explicación es que la empresa tenga constancia, ya sea por informes sociológicos o de mercado, de que existe una gran cantidad de mujeres que efectivamente consideran que es mejor ser consideradas guapas que inteligentes y, por tanto, ese discurso les viene como anillo al dedo y comprarán las camisetas encantadas. Si así fuese, el asunto sería preocupante. Porque querría decir que antes de demostrar al conjunto de la sociedad de terminar con los estereotipos es necesario convencer a esas mujeres de que nuestra valía está en nuestras capacidades. Llevamos décadas denunciando la utilización de la mujer como un mero objeto decorativo o sexual. Sería preocupante porque querría decir que la educación y concienciación por la igualdad aún tiene mucho recorrido dentro del propio género femenino.

Es de justicia, no obstante, reconocer la rapidez de Hipercor para corregir su falta retirando las dichosas camisetas de sus estanterías al tiempo que aseguraba que la empresa aboga también por la igualdad. Rectificar es de sabios, es cierto. Quizás con un nuevo diseño de una camiseta igualitaria el asunto quedaría zanjado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar