El exalcalde de Ourense, Francisco Rodríguez, asegura no haber recibido sobornos «jamás»

Francisco Rodríguez_exalcalde Ourense

«No he recibido ninguna clase de soborno jamás, ni en mi vida pública ni privada», subraya el exalcalde de Ourense Francisco Rodríguez en relación a las informaciones sobre supuestos ingresos en sus cuentas sin justificar que han trascendido del sumario de la ‘Operación Pokémon’, en la que está imputado.

También Rodríguez explica, a través de un comunicado, que «es absolutamente falso» que haya tenido «un solo ingreso económico sin justificar o de dudosa procedencia».

«Todos mis ingresos, de todos y cada uno de los años examinados en la instrucción, proceden única y exclusivamente de mi salario, o de aportaciones de mi familia, como lo poco que dejaron mis padres al fallecer, y tengo las certificaciones bancarias y notariales que lo prueban», apostilla.

Así, sostiene que «es una manipulación atribuir a operaciones oscuras el ingreso en la cuenta» de su compañera sentimental «de la liquidación recibida por la rescisión del contrato de su antigua empresa, o ingresos trimestrales que son la aportación de su exmarido a la manutención de la hija de ambos, cifrada en 900 euros al mes».

Asimismo, insiste en que, «por enésima vez» sobre los «famosos pisos en Brasil con los que especularon unos cuantos canallas sin que nadie haya pagado por ese infundio», que sus «únicas propiedades» son «un piso de 95 metros cuadrados con una hipoteca a 35 años en el barrio de A Ponte», donde asegura que vivió toda su vida, «y un coche de 12 años de antigüedad».
«ESTOY SUFRIENDO UNA CAUSA GENERAL»

Además, reitera Rodríguez que «es mentira» que haya aceptado sobornos «a cambio de concesiones municipales a Vendex o Aquagest». «La prueba más evidente es que durante mi mandato no se hizo ninguna concesión municipal a estas empresas», ha sentenciado.

«Estoy sufriendo una causa general sobre toda mi vida y la de mi familia, pero no me importa cuando, cuánto o qué investigue sobre mí porque jamás se podrá encontrar lo que no existe», sostiene para concluir que lleva «soportando ya año y medio de condena social, política y familiar». «Reitero con toda rotundidad que soy inocente de todas y cada una de las imputaciones que se me hacen, y que me generan un daño irreparable», concluye.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar