El Congreso recibe hoy la propuesta del Parlamento de Galicia de que los emigrantes voten en urna

Pleno Congreso_xeral

El Parlamento gallego defenderá este martes ante el Pleno del Congreso una propuesta para volver a reformar el sistema de votación de los españoles residentes en el extranjero con el fin de que puedan emitir sus papeletas en urna en los consulados y embajadas sin necesidad de pedirlo con antelación.

Esta propuesta fue aprobada por unanimidad hace cinco años y medio, en un pleno extraordinario celebrado en el mes de julio de 2008 cuando gobernaban en coalición el PSdeG y el BNG, si bien el PPdeG también apoyó la propuesta. Entonces, todos los grupos coincidieron en que «no valían excusas» y tenían que habilitarse las urnas.

Además, la aprobación de esta proposición de ley en la Cámara autonómica venía precedida del dictamen elaborado por la comisión de investigación por la supuesta agente electoral del PSOE, cuyo dictamen sólo fue refrendado por los entonces socios de gobierno –socialistas y nacionalistas–.

Por otra parte, se da la circunstancia de que ninguno de los diputados designados como titulares para defender la propuesta forman parte ya del arco parlamentario autonómico y únicamente Marisol Soneira (PSdeG), de entre los suplentes, conserva todavía el acta de parlamentaria.

Sin embargo, desde aquella postura unánime que se produjo en la Cámara gallega en julio de 2008, se produjo una reforma electoral en el ámbito estatal y surgieron matices en las posturas de los partidos mayoritarios.

La reforma de la ley de 2010, auspiciada por PP, PSOE, CiU y PNV, implantó el denominado voto rogado que exige a los emigrantes solicitar el voto por anticipado antes de poder ejercer el derecho de sufragio, un mecanismo que tenía por objeto evitar fraudes en el Censo de Residentes Ausentes (CERA) y que provocó un desplome de la participación electoral de este colectivo.

Aquella reforma, que también excluyó a los emigrantes de las elecciones municipales, fue muy contestada por otras fuerzas de la oposición, como IU, UPyD, BNG y Coalición Canaria, pero también abrió fisuras en los partidos mayoritarios, especialmente en Galicia y en su militancia en el exterior, hasta el punto de que el PSOE acabó rectificando y pidiendo revocar el voto rogado. También el PP abrió la puerta a explorar otra fórmula siempre que garantice un censo sin irregularidades.

En este contexto llega el martes al Pleno del Congreso la propuesta que aprobó en su día el Parlamento gallego y que aboga por equiparar el voto de los residentes en el extranjero con el de los electores censados en España.

DESPLIEGUE DE LA ADMINISTRACIÓN CONSULAR

Así, cada demarcación consular con más de 500 censados y menos de 4.000 se organiza en sección electoral con una urna para que, en locales habilitados por los consulados y embajadas, puedan ejercer su derecho al voto del mismo modo que se hace en España, formando mesas electorales y con el consiguiente despliegue de la administración diplomática.

Además, y para quienes no puedan acercarse a los consulados el día de la votación, se habilita un sistema de votación por correo similar al que existe en España y en el que sí se exige al elector pedir el voto con antelación, como ya ocurre en el voto por correspondencia dentro del país.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar