Currás mantiene la «conciencia tranquila» y niega cualquier irregularidad

Currás_declaracións_micros

El alcalde de Santiago, el popular Ángel Currás, ha sostenido este lunes que tiene «la conciencia tranquila» y la «seguridad de que no ha cometido «ninguna irregularidad», tanto en su actuación como regidor, como cuando era todavía concejal de Educación de Gerardo Conde Roa. Asimismo, ha negado que haya participado en el proceso de selección de personal para la guardería de Salgueiriños y ha afirmado que, si hubo una adjudicación apañada, fue «sin conocimiento ni consentimiento» por su parte.

En declaraciones a los medios tras visitar el Cesga, y preguntado por el levantamiento del secreto de sumario en el que se revela, según Vigilancia Aduanera, que la empresa eje de la trama invitó a sus competidoras para hacerse con la adjudicación de la guardería de Salgueiriños a cambio de enchufar a personas seleccionadas desde el Ayuntamiento, Ángel Currás ha reiterado tener la «conciencia tranquila» y cree que así se «va a demostrar» cuando se conozcan la totalidad del contenido de la investigación. «Por parte del alcalde no se cometió ninguna irregularidad», ha abundado.

«Si hubo algún tipo de concierto en eso (la adjudicación de la guardería), desde luego fue sin mi conocimiento, por supuesto, sin mi consentimiento», ha asegurado Currás, que, a la preguntad de si él participó en el proceso de selección del personal de la guardería zanjó: «En absoluto».

Con todo, el regidor compostelano introdujo el matiz de que él responde por sus «actuaciones» y no por el «uso» de su nombre que hagan terceras personas u «opiniones o interpretaciones» de otros. «Tengo la conciencia muy tranquila en ese sentido, ahora bien, respondo, respondí, siempre de mis actuaciones; de lo que no respondo es de las opiniones ni interpretaciones de terceros, o incluso del uso de mi nombre o cargo por terceras personas», ha manifestado.

Ángel Currás ha negado hasta dos veces que no dio ninguna lista de personas para su contratación en la guardería de Salgueiriños. A través de una nota de prensa, el Ayuntamiento de Santiago señala que el regidor «niega rotundamente que mantuviese conversaciones con el delegado de Sermasa (empresa concesionaria de la guardería) respecto de la que no tuvo ninguna intervención».
DICE QUE EL GRUPO ES «LEAL» CON ÉL

El regidor compostelano ha pedido no hacer «juicios anticipadamente, sin conocer en profundidad toda la investigación», y ha recordado que las indagaciones todavía están en «una fase inicial». Del mismo modo, afirmó que él «no hace juicios hasta que se conozcan todas las actuaciones», porque serían «precipitados», y ha señalado que «hay que pedir para todo el mundo presunción de inocencia».

Además, Currás ha remarcado que «desde el primer momento», solicitó el levantamiento del secreto de sumario, y se ha mostrado «seguro» de que, cuando eso ocurra, «se despejarán sombras de dudas y sospechas». «Lo que procede es que se conozcan todas las actuaciones, sólo se conoce una pequeña parte, y espero que sea así dentro de unos día», ha señalado en otro momento de sus declaraciones.

Preguntado por si se siente respaldado en la Alcaldía, a raíz de las conversaciones que han trascendido, en las que queda patente la división del grupo municipal a raíz de la dimisión de Gerardo Conde Roa; Currás ha subrayado que él y el resto de concejales «llevan trabajando prácticamente desde hace dos años», con él como regidor, y lo «único» que tiene para sus compañeros es la «seguridad de la colaboración y lealtad». «En ningún momento noté un déficit de lealtad y de esa colaboración», ha manifestado.
MARÍA PARDO SOBRE SU MARIDO

Por otra parte, la portavoz del gobierno local de Santiago, María Pardo, ha señalado, al respecto del trabajo de su marido, que su cónyuge trabajaba en la empresa en la que está contratado «antes de empezar» ella en la «política» y de ser «concejala», «muchos años» antes como autónomo.

Asimismo, ha dicho que la empresa en la que trabaja «es privada» y «no una concesionaria» del Ayuntamiento y que, en todo caso, tuvo un «contrato menor» en la época del bipartito. Del mismo modo, ha indicado que su marido «no trabaja en Santiago» y su concejalía no tiene ningún contrato con la empresa de su cónyuge.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar