Las mujeres de Cervo fueron asesinadas 24 horas antes

 

Maria-José-López-Suárez_víctima-crime-Cervo_esposo.jp
Maria José López Suárez, con su esposo y asesino, José Antonio Cuadrado Fernández en una foto

El examen forense  sitúa las horas de las muertes de las dos mujeres entre las 8,00 y las 9,00 horas del lunes, más de 24 horas antes de que él mismo diese la alerta de lo ocurrido y se diese a la fuga.

Además, la autopsia ha determinado que la primera mujer en ser asesinada fue la de 72 años y, posteriormente, su hija y pareja del autor confeso, de 44 años, que ejercía como profesora de religión en dos colegios de la provincia. Estas mismas fuentes apuntan a que los problemas económicos y las deudas están detrás del doble crimen.

Por su parte, las dos armas empleadas –un palo y un arma blanca, que empleó contra su mujer pero no contra su suegra– están en poder de la Guardia Civil.

PRIMERAS DECLARACIONES

El detenido acusado de matar a su mujer y su suegra en el municipio de Cervo ha vuelto a reconocer la autoría de los hechos en la declaración prestada en el cuartel de la Guardia Civil de Burela.

José Antonio Cuesta Fernández., de 52 años, ha sido detenido como presunto autor de la muerte de su mujer, de 45, y su suegra, de 72, en el municipio lugués de Cervo. El arresto se produjo después de que el hombre se diese a la fuga y su vehículo fuese localizado en el puente que une Galicia con Asturias.

El interrogatorio en el cuartel de la Guardia Civil de Burela ha durado menos de dos horas, durante el que ha asumido de nuevo su culpabilidad. La comparecencia ante los investigadores comenzó sobre las 9.30 horas y sobre las 11.00 horas concluyó de relatar lo sucedido.

Con muchas “incongruencias”, según han apuntado fuentes de la investigación, el detenido volvió a admitir su culpabilidad, que ya confesara a los guardias que procedieron a su detención en la tarde del martes, tras más de cinco horas de búsqueda, desde que él mismo alertara a la Guardia Civil sobre las 13.00 horas del martes y hasta su apresamiento al filo de las 18.30 horas.

Según ha trascendido, la primera de sus víctimas fue su suegra Adela de 72 años, a la que habría golpeado con un palo para rematar el doble crimen con su mujer, María José, de 44 años y profesora de religión.

“Por no hacerle daño” o “porque no sufriera ella”, fueron algunas de las frases que pronunció durante el interrogatorio sobre los hechos ocurridos en el domicilio familiar.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar