Dos sospechosos de ocultar el ordenador de Alfonso Basterra

Basterra_PP_rúa

Dos amigos personales de Alfonso Basterra, el padre adoptivo de Asunta, están siendo investigados por la Policía ante la posibilidad de que uno o bien ambos sean responsables de llevar el ordenador personal y un segundo teléfono móvil del imputado a su domicilio, que fue hallado días pasados en la tercera inspección en detalle realizada y que, sin embargo, no se constató visual ni fotográficamente en las dos anteriores.

La aparición de los dos aparatos la semana pasada llamó poderosamente la atención de las fuerzas de seguridad actuantes, sobre todo por el hecho de que se trata de una vivienda pequeña, de unos 50 metros cuadrados, situada en la calle de la República Argentina.

En caso de realizarse nuevas detenciones la persona o personas tendrían sobre si la responsabilidad de ocultación de pruebas, para lo que el Código Penal estipula una pena de al menos tres años de prisión.

EL CONTENIDO

El ordenador personal se ha convertido en objetivo fundamental en las investigaciones, tanto por su contenido gráfico y de texto -Alfonso Basterra es periodista de profesión- como por los indicios de correo electrónico que puedan recogerse. No obstante, algunas fuentes apuntan a que el disco duro del ordenador ha sido formateado, lo que constituiría por sí mismo una prueba de ocultación de información.

El ordenador de Alfonso Basterra sigue depositado en el juzgado a la espera de que se autorice el volcado de su contenido.

Basterra_casa_rexistro_ordenador_Asunta

Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil realizaron el lunes pasado un nuevo registro en la vivienda de Alfonso Basterra, en la calle República Argentina, donde esta vez hallaron el ordenador y el teléfono móvil que buscaban y que anteriormente no estaban en el lugar.

El padre de Asunta fue llevado por agentes de la Guardia Civil para presenciar el registro, que duró apenas una hora. Durante el mismo, estuvo acompañado por su abogada, Belén Hospido.

Hasta el lugar, además de los efectivos del Instituto Armado movilizados en el operativo, se desplazó el juez instructor de la causa, el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Santiago de Compostela, José Antonio Vázquez Taín.

Una hora después de iniciarse el registro, Alfonso Basterra salió escoltado de su domicilio. Unos minutos antes, agentes de la Policía Judicial habían sacado una caja de cartón que introdujeron en un vehículo.

Tras el registro, el padre de la niña fue llevado de nuevo a la cárcel coruñesa de Teixeiro, donde permanece en prisión provisional imputado, así como la madre de la niña, Rosario Porto, por el asesinato de su hija adoptiva.

Ahora, el material localizado en la vivienda permanece depositado en el juzgado. En concreto, se está a la espera de que se autorice el volcado de los datos que puedan contener, una labor que, previsiblemente, asumirán expertos de la Guardia Civil en Madrid.

DELEGADO DEL GOBIERNO

El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, ha remarcado que en la causa sobre la investigación abierta por la muerte de Asunta Basterra Porto, es el juez el que “marca los tiempos”.

Así se ha pronunciado al ser preguntado si se había autorizado ya el volcado de los datos del ordenador localizado en la vivienda del padre adoptivo de la menor, Alfonso Basterra, en el último registro practicado y después de que en los anteriores no se encontrasen ni el ordenador ni el segundo móvil de su propiedad que se buscaba.

En las últimas horas, el ordenador seguía depositado en el Juzgado de Instrucción número 2 de Santiago de Compostela, a la espera de que su titular, José Antonio Vázquez Taín, autorizase el volcado de su contenido.

En concreto, agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil realizaron el lunes un nuevo registro en la vivienda de Alfonso Basterra, en la calle República Argentina, donde hallaron el ordenador y el teléfono móvil que buscaban y en las ocasiones anteriores no estaban allí, según indicaron fuentes de la investigación.

El padre de Asunta fue llevado por agentes de la Guardia Civil para presenciar el registro, que duró apenas una hora. Durante el mismo, estuvo acompañado por su abogada, Belén Hospido.

Hasta el lugar, además de los efectivos del Instituto Armado movilizados en el operativo, se desplazó el juez instructor de la causa. Tras el registro, el padre de la niña fue llevado de nuevo a la cárcel coruñesa de Teixeiro, donde permanece en prisión provisional imputado, así como la madre de la niña, Rosario Porto, por el asesinato de su hija adoptiva.

En las últimas horas, el material localizado en la vivienda permanecía depositado en el juzgado a la espera de que se autorizase el volcado de los datos que puedan contener, una labor que, previsiblemente, asumirán expertos de la Guardia Civil en Madrid.

Sobre esta cuestión, el delegado del Gobierno ha evitado pronunciarse por tratarse de “un tema judicializado”. Al respecto, ha insistido en que se trata de cuestiones que “determina el juez, que es el que marca los tiempos”. “La Guardia Civil actúa al servicio del juez”, ha apostillado.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar