Desmantelada una organización que estafó más de 240.000 euros cobrando cheques falsos

   Agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil han detenido a los ocho miembros de un grupo organizado especializado en la falsificación de documentos con los que habrían estafado a entidades bancarias más de 240.000 euros, según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid, que detalla que la red actuó, entre otras provincias españolas, en A Coruña.

   A los arrestados se les imputan los delitos de falsificación de documentos, mercantiles y públicos, robo de documentos, estafa y pertenencia a organización criminal. Las detenciones se han realizado en la Comunidad de Madrid y la provincia de Toledo y hasta el momento se les imputan más de un centenar de hechos delictivos cometidos en todo el territorio nacional.

La investigación se inició el pasado 11 de julio, cuando una persona con documentación falsa, logró ejecutar el cobro de un pagaré bancario también falsificado por valor de 2.800 euros en una entidad bancaria de Villanueva de Gállego (Zaragoza).

Se trataba de un hecho muy similar a los investigados en otra operación conjunta llevada a cabo en octubre de 2012, por lo que los agentes comenzaron a analizar denuncias de estafas que pudieran haber sido cometidas por las mismas personas.

Según los datos de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, esta organización podría estar detrás de 108 estafas cometidas a lo largo de todo el territorio nacional, en comunidades autónomas y provincias como A Coruña, Asturias, La Rioja, Granada, Córdoba, Málaga, Sevilla, Jaén, Ciudad Real, Badajoz o Zaragoza. El valor total de lo defraudado ascendería a 242.000 euros.

REPARTO DE FUNCIONES

Del estudio de toda la información obtenida, se determinó la identidad de ocho personas presuntas responsables de los 108 casos denunciados. Los integrantes de esta organización criminal desarrollaban misiones perfectamente definidas, existiendo una persona que realizaba las labores de «jefe» y contactaba con el resto de integrantes a los que impartía las directrices a seguir.

Unos se encargaban de sustraer los documentos mercantiles (emitidos por diferentes empresas), otros de falsificarlos y por último estaban los que, tras presentar la documentación falsa, realizaban el cobro en metálico en entidades bancarias. Dicha organización contaba con avanzada tecnología utilizada para falsificar DNI y los documentos mercantiles originales sustraídos, siendo entonces difíciles de detectar por los empleados de las sucursales bancarias.

Como resultado de todo lo anterior, los investigadores han detenido a ocho personas, como presuntas autoras de delitos de falsificación de documento mercantil, falsificación de documento público, robo de documentos, estafa y pertenencia a organización criminal. Estas detenciones han sido efectuadas en la Comunidad de Madrid y en la provincia de Toledo.

Los detenidos, cuatro hombres y cuatro mujeres, de nacionalidad española y ecuatoriana y de edades comprendidas entre los 21 y 51 años, han sido puestos a disposición judicial.

MODUS OPERANDI

El cabecilla de la organización ordenaba a las personas encargadas de sustraer los documentos que se trasladaran a polígonos industriales o zonas de concentración de sociedades o industrias, dentro de una población. Allí controlaban a los carteros o buzones y, aprovechando un descuido, sustraían los documentos que portaban o estaban en el interior del buzón. De esta documentación seleccionaban los envíos que tenían cheques o pagarés bancarios.

Los documentos eran entregados al «jefe», que los hacía llegar a los falsificadores. Éstos los manipulaban utilizando medios informáticos y modificaban el nombre del beneficiario, manteniendo el resto de datos como el número de cuenta, sello de la mercantil y firma del autorizado.  Igualmente falsificaban los documentos de identidad utilizados para el cobro, usando una fotografía aportada por el componente de la organización dedicado al cobro en la entidad bancaria.

Una vez confeccionados los documentos necesarios, el «Jefe» se los entregaba a las personas encargadas de personarse en una entidad bancaria para proceder a cobrar el cheque o pagaré, consiguiendo finalmente el beneficio económico que era repartido entre los miembros de la organización.

La operación, continúa abierta con la finalidad de localizar y detener a más personas implicadas en las mencionadas estafas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar