Galicia decrece y perderá 150 mil habitantes en diez años

Calle de Príncipe, en Vigo.
Calle de Príncipe, en Vigo.

Galicia perderá 147.751 habitantes en los próximos diez años si se mantienen las tendencias demográficas actuales, lo que supondría perder el 5,3% de la población y que el total se sitúe en 2.613.978 en enero de 2023, según la proyección de población a corto plazo (2013-2023) elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

En toda España, los cálculos indican que a partir de 2017 el número de defunciones superará por primera vez al de nacimientos en España, un país que, de mantenerse las tendencias demográficas actuales, perderá durante la próxima década 2,6 millones de habitantes, el 5,6 por ciento de su población. De este modo, en 2023 la población se habrá reducido a 44,1 millones de personas.

El instituto estadístico vaticina una reducción progresiva de los nacimientos en los próximos años, en línea con la tendencia iniciada en 2009: entre 2013 y 2022 nacerían 3,9 millones de niños, un 17,1% menos que en la década pasada. En 10 años, la cifra anual de nacimientos habría descendido hasta 339.805, un 24,9% menos que en 2012.

En el caso de Galicia, entre 2013 y 2022 las previsiones apuntan a que nacerán casi 181.000 niños, aunque el número de nacimientos por año se irá reduciendo progresivamente, desde los 20.913 previstos para 2013 a los 15.315 estimados dentro de diez años.

Las defunciones, que en Galicia ya superan los nacimientos, continuarán con este comportamiento y pasarán de las 30.828 que se estiman para 2013 a unas 31.300 en 2022.

El INE indica que el número acumulado de defunciones superará al de nacimientos en la próxima década en Galicia, hasta arrojar un saldo vegetativo de -16.007 en 2022, lo que supone que se producirán 16.007 muertes más que nacimientos ese año. De hecho, el saldo vegetativo por 1.000 habitantes gallego previsto para la próxima década es el segundo más negativo (un 48,6 por 1.000), tras el de Asturias (un 61,9 por 1.000).

En cuanto a la emigración, el instituto estadístico señala que «la cuantiosa emigración al extranjero haría que la migración exterior contribuyera negativamente al crecimiento demográfico» en todas las comunidades, salvo Canarias y la ciudad autónoma de Ceuta. En el caso de Galicia, el cálculo es que el número de emigrantes superará al de inmigrantes en 2.199 en 2022.

DATOS NACIONALES

Según el INE, el descenso de nacimientos en España tendrá su origen en «la reducción del número de mujeres en edad fértil», porque se trata de las generaciones que nacieron durante la crisis de natalidad de finales de los 80 y de los años 90, que fueron menos numerosas. De hecho, el número de mujeres entre 15 y 49 años se reducirá 1,9 millones (un 17,0%) en 10 años.

La proyección contempla que la fecundidad de las mujeres mantendrá una «ligera tendencia favorable en los próximos años», elevando el número medio de hijos por mujer hasta los 1,41 en 2022, frente al 1,34 actual», aunque esto no conseguirá frenar el descenso previsto de la natalidad.

En cuanto a la esperanza de vida al nacer, alcanzará los 81,8 años en los varones y los 87 en las mujeres en 2022, tras aumentar 2,5 años y 1,9 años, respectivamente, durante la década. También se incrementará la perspectiva a los 65 años hasta 20,2 en los varones y 24,1 en las mujeres durante este periodo.

«A pesar de la pérdida de población y la mayor esperanza de vida, el número de defunciones seguiría creciendo como consecuencia del envejecimiento poblacional», explican las estimaciones del INE, que prevé 4,1 millones de muertes entre 2013-2022, un 6,2% más de las que se produjeron entre 2003 y 2012. En 2022 se producirían 411.617 fallecimientos, frente a los 403.785 registrados en 2012.

ENVEJECIMIENTO

Así las cosas, la población española se verá envejecida. El INE explica que la pérdida de población se concentrará en el tramo de edad entre 20 y 49 años, 4,7 millones de personas menos (22,7%) durante la próxima década. Además, en 2023 habrá un millón menos de niños menores de 10 años que en la actualidad (un 20,4% menos).

En paralelo, todos los grupos de edad a partir de los 50 años experimentarán un crecimiento de efectivos (salvo el grupo de edad 80-84, porque en 2023 serán la generación nacida durante la Guerra Civil). En concreto, dentro de 10 años en España residirán 19,7 millones de personas mayores de 64 años, 1,5 millones más que en la actualidad (un 17,6% más), y 23.428 personas tendrán para entonces más de 100 años de edad, casi el doble que los 12.033 centenarios actuales.

En cuanto a los movimientos migratorios, el INE señala que al cierre de 2013 se habrán producido unas 291.909 llegadas a España (7,1% menos que en 2012), pero por cada nuevo residente se habrán marchado dos: un total de 591.515 personas se habrán ido a vivir al extranjero al cabo del año. De este modo, se habrán sucedido cuatro años de saldo migratorio negativo: 299.607 personas menos en 2013, frente a los 162.390 menos de 2012.

Con estos datos, la proyección del INE para el periodo 2013-2022 indica que España perdería 2,5 millones de habitantes en los próximos 10 años en sus intercambios de población con el extranjero, de mantenerse las tendencias actuales.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar