16 detenidos en Pontevedra por robo de joyas

Operacion Pimos

   La Guardia Civil de Pontevedra ha desmantelado un grupo de supuestos delincuentes especializado en el robo y hurto de joyas en domicilios, y ha detenido a 16 personas en las localidades de Vilaboa, Cotobade, Pontevedra, Poio y Ponteareas.

   Según han informado fuentes del Instituto Armado, la ‘Operación Pimos’ arrancó hace meses, cuando se establecieron las primeras conexiones entre robos con fuerza y hurtos cometidos en domicilios de diferentes lugares de Galicia.

La investigación permitió identificar a este grupo criminal, perfectamente organizado, que se movía por toda Galicia y que contaba con recursos humanos y materiales para cometer los delitos. La banda se especializó en el robo de joyas y, de hecho, en los registros que se llevaron a cabo tras los arrestos, se encontraron herramientas profesionales para el pesaje de oro y piedras preciosas, lupas, sistemas para contrastar la pureza de diamantes, o distintos ácidos empleados en joyería.

Los miembros de la organización, que estaba jerarquizada y en la que cada uno cumplía una determinada función, están imputados por pertenencia a grupo criminal. Se les vincula con, al menos, una veintena de robos cometidos en domicilios de Salvaterra, Vilagarcía, Poio, Pontevedra, Caldas de Reis, Soutomaior, Sada, Bergondo y Ourense.

El pasado 22 de octubre se detuvo a diez personas y, posteriormente, a otras seis. A varios de ellos también se les relaciona con delitos de tráfico de drogas y, de hecho, cinco de los detenidos habrían participado en la introducción de estupefacientes en la cárcel de A Lama.

MODUS OPERANDI

Este grupo criminal seleccionaba a sus víctimas cuando creía que eran un objetivo viable, y realizaban un seguimiento para conocer sus hábitos y horarios. Incluso llegaban a preguntar a los vecinos para informarse de las costumbres de las víctimas.

Los robos se producían siempre de día, cuando no estaban los habitantes de las viviendas que, a veces, se encontraban trabajando el campo en fincas anexas a las casas. Mientras unos miembros de la banda vigilaban el entorno, otros accedían al interior de los domicilios para sustraer las joyas.

En esa jerarquización, otros de los componentes de la red se encargaban de vender el material robado en tiendas de segunda mano o de compra venta de joyas.

En los registros de los domicilios de los detenidos, además de las joyas y efectos para su manipulación, se encontraron relojes, equipos informáticos, teléfonos móviles, cámaras de fotos, una importante cantidad de dinero en metálico, 14 gramos de cocaína y un revólver.

El material incautado, del que no se haya podido acreditar su procedencia, permanecerá expuesto en las dependencias de la Guardia Civil en Poio. Los detenidos fueron puestos a disposición del juzgado de instrucción número 3 de Pontevedra, que decretó su libertad provisional con cargos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar