De Sousa intentó transferir 4 millones a China

Fernández de Sousa_Pescanova

   La Audiencia Nacional ha ordenado bloquear una cuenta bancaria abierta en Portugal a nombre de una sociedad del ex presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, desde la que su mujer intentó mover 4 millones de euros a China, tan solo unos días después de que el juez admitiera las querellas y le impusiera una fianza millonaria por el  falseamiento de cuentas de la compañía que condujo a varios inversores a la compra de acciones.

   El magistrado Eloy Velasco, en sustitución del juez Pablo Ruz que se encuentra de vacaciones, ha dirigido además una comisión rogatoria a las autoridades lusas para que informen del número de cuenta, la entidad bancaria en la que se abrió, los documentos utilizados, las identidad de las personas autorizadas para operar con el depósito y el extracto de movimientos desde su apertura hasta la actualidad.

En el auto, el magistrado pone de relieve que los hechos ahora conocidos podrían dar lugar a la imputación de un nuevo delito de alzamiento de bienes, que se sumaría al falseamiento de información económico-financiera, falseamiento de cuentas anuales, estafa, uso de información relevante e impedimento de la actuación del organismo supervisor que ya se atribuyen a Sousa.

La Policía Judicial puso en conocimiento del Juzgado Central de Instrucción número 5 la comunicación efectuada por la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Portugal informando de que había procedido al bloqueo ‘de facto’ de una transacción por importe de 5,2 millones de dólares -unos 4 millones de euros– ordenada  por María Rosario Andrade, cónyuge de Sousa, a otra cuenta de la que era titular en un banco de China.

Andrade abrió el 29 de mayo una cuenta bancaria en Portugal a nombre de la sociedad Quinta do Sobreiro S.L., de la que es administrador único Sousa, seis días después de la admisión de las querellas. El 26 de agosto el depósito recibió 4 millones transferidos por dicha sociedad y, dos días después, acogió 236.000 euros desde Kiwi España S.L., que también tiene como administrador único al querellado.

RIESGO DE OCULTACIÓN DE PATRIMONIO

A continuación, los investigadores detectaron que se ordenó una transferencia por valor de 4 millones de euros con cargo a esta misma cuenta. Unos días antes, la Audiencia había también impuesto un fianza de 178,8 millones a Sousa y de 69,4 millones sobre cada una de sus sociedades, Sociedad Gallega de Importación de Carbones y Sociedad  Anónima de Desarrollo y Control.

Las operaciones efectuadas justifican la adopción «urgente» de medidas cautelares que permitan «conjurar el riesgo de una eventual ocultación del patrimonio del querellado», resalta el magistrado, que expone la vinculación de Sousa con las cuatro sociedades mencionadas.

Por todo ello, ordena bloquear todas las cuentas bancarias, depósitos y cualquier producto financiero que figuren a nombre del matrimonio y de las sociedades Kiwi España S.L, Quinta do Sobreiro S.L., Sociedad Anónima de Desarrollo y Control, Sociedad Gallega de Importación de Carbones abiertos en el banco Etcheverria.

 

INFORME CONCURSAL

Pescanova destinó a inversiones un total de 833,83 millones de euros desde 2007, enfocados principalmente al negocio de la acuicultura, de los cuales la mitad correspondió al periodo 2007-2010 y la otra mitad a los ejercicios 2011 y 2012, en los que ya estaba en situación de insolvencia.

En concreto, según recoge el informe concursal, la firma registraba unos fondos propios negativos en 2011 de 789,79 millones de euros, frente a una cifra positiva de 261,94 millones contabilizada por la empresa, mientras que en 2012 se elevaron hasta -1.321,27 millones, frente a los 120,88 millones, según la empresa.

Así, la compañía llevó a cabo un «intenso» plan de inversiones en seis años, al tiempo que el nivel de endeudamiento de las sociedades del grupo con entidades financieras, así como con empresas del mismo, se iba también incrementando significativamente.

«Considerando que las cuentas anuales presentarían unos fondos propios y un patrimonio neto negativos al menos desde 2011, la sociedad estaría en situación de disolución desde al menos ese ejercicio y, por tanto, debería haber reequilibrado su patrimonio o haber solicitado concurso», señala Deloitte en su informe concursal.

Del total de inversiones realizadas desde 2007, la mayor parte, 379,27 millones de euros, se destinaron al desarrollo del negocio de cultivo del langostino ‘vannamei’ en Ecuador y Centroamérica, con 379 millones de euros. A esta cifra se suman otros 203 millones de euros, que corresponden a las plantas de cría y cultivo de rodaballo en el Norte de Portugal y Galicia y otros 186 millones al Cono Sur.

Dichas inversiones se financiaron mediante capital y créditos del grupo, que se recibían fundamentalmente desde la sociedad Novapesca Trading y la propia Pescanova. Únicamente las inversiones relacionadas con el rodaballo se financiaron mediante esquemas de ‘Project Finance’, esto es, de forma autónoma, con arreglo a un plan de negocio y sin recurso al accionista.

Desde 2010, según revela el informe concursal, la estrategia inicial de financiación interna se fue modificando y se incrementó el nivel de financiación exterior, incrementando el nivel de préstamos de entidades financieras en las sociedades locales donde se había completado la inversión.

PRACTICAS CONTABLES «IRREGULARES»

Parte de esta financiación adicional se formalizó con garantía de Pescanova, apunta Deloitte, que considera que el grupo, en general, ha venido realizando prácticas contables y de financiación «irregulares», lo que dificulta la definición temporal del momento en que la firma se encontró en una situación de insolvencia.

Adicionalmente a los desembolsos realizados en inversiones en inmovilizado, Pescanova estuvo financiando las operaciones de las sociedades que recibían dichas inversiones, al no contar las mismas con capacidad de generación de caja suficiente.

Asimismo, según detalla el informe, existen otros negocios y sociedades del grupo que a lo largo de los años recibieron ‘subvenciones o ayudas’ de la propia Pescanova como una forma de financiar ciertas pérdidas operativas en aquellos ejercicios en los que dichas sociedades no hubieran alcanzado los resultados de explotación esperados.

Según se detalla, la compañía gallega reconoció en sus estados financieros de 2012 unas gastos de 103,9 millones de euros y ocultó unos gastos adicionales de 82,9 millones de euros.

ESQUEMA DE FINANCIACION SIMILAR AL PIRAMIDAL

«La acumulación de gastos financieros, tanto reconocidos como ocultados, en los últimos ejercicios no sólo es la consecuencia de una estructura de deuda excesiva e ineficiente, sino que también son la causa de parte del ingente volumen de deuda al financiarse su pago con más deuda en un mecanismo que funcionaría de manera análoga a los sistemas piramidales de financiación», señala el informe.

En opinión de Deloitte, aunque la situación patrimonial negativa no es, en sí misma, una causa de insolvencia, sí es un hecho que agrava de forma significativa la imagen de la empresa y que, por tanto, en el caso de que se hubiera reflejado en los estados financieros podría haber incidido de forma determinante en la capacidad de obtención de financiación del grupo en los pasados ejercicios y, por ello, en su capacidad de atender sus necesidades de pagos.

En este escenario, en materia laboral, no se ha acometido hasta la fecha ningún expediente de modificación sustancial de condiciones de trabajo de carácter colectivo, ni suspensión o extinción colectiva de las relaciones laborales en la concursada o sus filiales, con excepción de Acuinova, que se encuentra en concurso.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar