Rodríguez Carballo confía en el viaje papal

Rodriguez Carballo recibe un homenaje en Sarreaus.
Rodriguez Carballo recibe un homenaje en Sarreaus.

El monje franciscano José Rodríguez Carballo manifestó su deseo por que el nuevo Papa pueda visitar Galicia y que, en caso de hacerlo, lo haga el próximo año, fecha especial para los franciscanos.

Sobre una supuesta visita de Francisco I a tierras gallegas, Rodríguez Carballo dijo desconocer la fecha auque sí expresó su confianza en que lo hará, porque ya se lo planteó. «A mí me gustaría que viniese en el año 2014, pues entonces conmemoraremos los 800 años de la llegada de San Francisco a Santiago de Compostela», detalló.

Natural de Lodosedo en el municipio ourensano de Sarreaus, se define como un «hombre de raíces», y dijo estar feliz entre su gente y sus muertos, siendo «Pepe, el de Celia y Ángel», donde recibió una llamada del Papa Francisco I recién elegido para pedirle que fuese a Roma para recibir una noticia importante, el pasado Viernes Santo por la tarde.

En su pueblo y rodeado por su hermana Josefa, su sobrina, amigos y exalumnos de Vigo y Ourense, Rodríguez dedicó unos minutos a responder a los periodistas antes de comenzar un homenaje en su pueblo natal, pocas horas después de ser consagrado en la catedral de Santiago de Compostela como arzobispo de Belcastro (diócesis del sur de Italia) para poder ejercer del cargo de Delegado del Vaticano para las Órdenes Religiosas.

«Estoy muy contento de estar con los míos, aunque llevo tres días sin parar, y aquí vengo siempre que puedo, están mis seres más queridos y mis muertos, pues hace seis meses que enterré aquí a mi padre Ángel y hace 18 que murió mi madre, una maestra inteligente y sencilla que se dedicó a su familia y que después de Dios, fue mi gran maestra y le debo todo lo que soy», explicó
TIERRA NATAL

La hermana del recién nombrado arzobispo, Josefa, explicó a Europa Press que fray José disfruta «mucho de la familia y de la tortilla de patata con cebolla», además de la paella que le preparo «cuando viene». «Aunque él es el que prepara el café», bromea.

En una celebración familiar, se encontraban en la tarde del Viernes Santo, según su hermana, cuando el franciscano recibió una llamada del Vaticano, en la que el pontífice recién nombrado Francisco I le hizo saber que debía volver a Roma para recibir una noticia. «Y él tenía en la mano un billete para irse a India pero tuvo que dejarlo todo», agregó.

En el patio de su casa familiar, el nuevo arzobispo recibió a un grupo de franciscanas seglares de la Tercera Orden, de Ourense, a familiares, a su exalumno Benito Rodríguez, del Seminario de Vigo y ahora párroco en varias parroquias pontevedresas y conversó con conocidos que le acompañaron en su corto recorrido desde la casa familiar hasta la parroquia de Lodoselo, donde presidió una misa junto con el obispo de Ourense José Leonardo Lemos.

Rodríguez Carballo recibió el saludo protocolario del presidente de la Diputación José Luis Baltar y del vicepresidente del Parlamento Miguel Santalices, además de alcaldes y representantes políticos de la comarca de A Limia.

Al presentarse Baltar, el franciscano le dijo que le sacaba por el parecido con su padre y por verlos a ambos en televisión y luego se dirigió hacia la parroquia donde de nuevo recibió saludos, abrazos y afecto de feligreses y familiares.

Al término de la misa, todos compartieron la inauguración de un monolito en una encrucijada del pueblo, con una placa que le recordará como hijo predilecto del municipio de Sarreaus y luego una cena bajo carpa, con pulpo y bebidas.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar