Ocho detenidos por incendios forestales en seis municipios

   Un total de ocho personas fueron detenidas por agentes de la Policía Autonómica acusadas de ser autoras de incendios forestales en los municipios de Boqueixón, Ames y O Pino, en A Coruña; Outeiro de Rei, en Lugo; y Moraña y Mondariz, en Pontevedra. En lo que va de año, 40 personas han sido detenidas por este cuerpo de seguridad.

   El primero de los imputados es un vecino de la localidad de Santiago y está acusado de un incendio en el lugar de Piñeiro de Abaixo, en Boqueixón, y que se produjo el 2 de mayo, afectando a una superficie de 12.000 metros cuadrados de superficie arbolada y 3.400 en raso.

Según explica la Xunta, se originó por un escape de quema de restos forestales, en la que no se tomaron las medidas de seguridad preceptivas, viéndose favorecido el fuego por las condiciones meteorológicas. Las diligencias instruidas fueron remitidas al Juzgado de Instrucción de guardia de Santiago.

Un vecino de Teo y otro de Ames fueron imputados como presuntos autores de un incendio forestal en la localidad procedente del segundo de los acusados y que tuvo lugar el 4 de mayo, también por una quema forestal en la que «no se tuvieron en cuenta todas las medidas de seguridad preceptivas». Como consecuencia del fuego, se quemaron 28.000 metros cuadrados de monte arbolado y 10.000 metros cuadrados de raso. Las diligencias también fueron remitidas al juzgado de guardia.

Además, el 24 de abril, fue imputado un vecino de O Pino por un incendio en el lugar de Sobrado, en la parroquia de Medín de ese municipio. El fuego afectó a una extensión de 8.200 metros cuadrados de monte arbolado.

El origen del fuego fue la realización «negligente» de una quema agrícola en la que tampoco se tomaron las medidas preventivas precisas en seguridad, y también se vio favorecido por la situación meteorológica. Las diligencias instruidas residen en el Juzgado de Instrucción de Guardia de Arzúa.

En Outeiro de Rei fue detenido un vecino de Lugo como presunto autor de un incendio forestal en la parroquia de San Vicente de Candai, que afectó a una extensión de 14.000 metros cuadrados de monte arbolado y se originó por una quema forestal, para la cual no tenía autorización de la Consellería de Medio Rural, así como tampoco «se observaron todas las medidas de seguridad preceptivas». Por los hechos, se instruyeron diligencias que fueron enviadas al Juzgado de Instrucción número 3 de Lugo.

INCENDIO EN MORAÑA

Por otro lado, agentes de la Policía Autonómica imputaron a dos personas como presuntas autoras de un incendio forestal imprudente, motivado por la realización de una quema forestal en la que no se habían adoptado las medidas preventivas necesarias.

Tuvo lugar en el lugar de A Barosela, en la parroquia de Saiáns –San Salvador–, en el municipio de Moraña, y afectó a una superficie de 1.900 metros cuadrados de monte raso y 1.800 metros de monte arbolado. Las diligencias fueron remitidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de guardia de Caldas de Reis.

DOS INCENDIOS INTENCIONADOS

Finalmente, fue imputado un vecino de Vigo acusado de ser el autor de dos incendios de forma «intencionada». Los fueros se produjeron en las parroquias de Frades y Gargamala, en el ayuntamiento de Mondariz, el pasado 6 de mayo, y resultaron quemadas 10.000 metros cuadrados de monte arbolado y 2.500, respectivamente.

El ‘modus operandi’, según explica la Xunta, fue la aplicación directa de fuego con un mechero en la orilla de la carretera del lugar de A Cambra. Esta persona ya había sido detenida en otras ocasiones por hechos similares.

Con motivo de estos nuevos acontecimientos, se instruyeron diligencias , que fueron remitidas al Juzgado de Instrucción de Ponteareas.

En todos los fuegos fue precisa la intervención del servicio de extinción de incendios de la Xunta, lo que evitó que «no ardiese más superficie».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar