Una ley fijará en 60 días el tope máximo de la espera sanitaria

El Gobierno gallego ha dado luz verde este jueves a la Ley de Garantías Sanitarias, que fija un tope de 60 días para operaciones y 45 días para consultas que, en ambos casos, estipularán sociedades científicas y profesionales de la salud en función de la «gravedad» de la patología. Además, la norma «amplía» los derechos de libre elección del paciente, fija plazos para la segunda opinión médica y «facilita» las instrucciones previas a un tratamiento o intervención quirúrgica.

Visiblemente satisfecho, Feijóo ha destacado al término de la reunión semanal de su Gobierno que con el impulso de esta ley se da respuesta a una promesa recogida en el programa electoral, pero también a su propio «compromiso personal» y ha remarcado que, gracias a esta ley, Galicia contará «con unos tiempos máximos de espera» prefijados «en función de la gravedad de cada patología». «Se acabó reducir la lista de espera en número, interesa la gravedad», ha aseverado.

Así, ha explicado que los gestores sanitarios estarán «obligados por ley» a agilizar la atención según la «gravedad» del paciente y no en función de «sus intereses estadísticos». Preguntado sobre si hasta el momento no se estaba utilizando esta fórmula, ha matizado que es una cuestión sobre la que «se debate desde hace mucho tiempo» y que solía regularse mediante «acuerdos de gestión», pero que ahora «se hará por ley».

En cuanto a las críticas recogidas en el informe del Consello Económico e Social (CES) sobre la inexistencia de una memoria económica, Núñez Feijóo ha replicado que lo que hubo fue «un voto particular de los sindicatos», que ha asegurado «respetar», si bien se ha mostrado «sorprendido» por el hecho de que no presentasen «alegaciones» en el periodo de exposición pública.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar