Menos manifestantes que policías en un fracasado “asalto” al Congreso

Neptuno 6 vacia xeral xeral

La Plaza de Neptuno ha sido este jueves el epicentro de una nueva manifestación, ‘Asedia el Congreso’, convocada en esta ocasión por la Plataforma en Pie. Tras más de dos horas de protesta pacífica, con una asistencia mucho menor que en otras precedentes, ha concluido con disturbios que se han saldado con al menos 15 detenidos y 14 agentes de la Policía heridos.

Fuentes policiales consultadas por Europa Press han cifrado en un máximo de 1.200 las personas que han secundado la convocatoria. La Policía Nacional ha desplegado un fuerte dispositivo, con unos 1.400 agentes, para proteger la Cámara Baja ante una convocatoria oficialmente no comunicada. El perímetro de seguridad llegó en algunos casos a los 300 metros, con todas las calles aledañas al Congreso cortadas.

Las primeras cargas policiales se registraron en Neptuno cuando un grupo de personas intentó derribar las vallas que impedían el paso hacia la Carrera de San Jerónimo, donde se encuentra el Congreso de los Diputados. Además, hubo un lanzamiento continuado de objetos hacia la línea de formación de la Policía, al otro lado del vallado.

En ese momento, antidisturbios que estaban desplegados en uno de los extremos de la plaza acudieron rápidamente al lugar, estableciendo un perímetro de seguridad entre los manifestantes y el vallado que apenas duró unos segundos, ya que acto seguido procedieron a la primera carga que desembocó en el ‘correcalles’ desde Neptuno.

El grupo de manifestantes de la convocatoria ‘Asedia el Congreso’ que había ocupado el centro de la glorieta de Neptuno y se había subido a la fuente presidida por el dios romano han abandonado el monumento al poner en marcha un operario el sistema de agua.
Este grupo había aprovechado que, en esta ocasión, no había vallas de protección que rodearan la escultura para subirse a la famosa fuente. Además de manifestantes, subidos a la fuente se podían ver algunos fotógrafos identificados con los chalecos de protección de prensa.

No obstante, poco antes de las ocho de la tarde ha llegado un operario de la Concejalía de Medio Ambiente a bordo de su coche y, tras aparcarlo, ha sacado una llave inglesa y ha accionado el sistema de agua, lo que ha provocado que los manifestantes que estaban en la fuente la abandonaran de manera inmediata.
“Me han encargado abrir la fuente para preservar el monumento”, ha señalado el operario en declaraciones a Europa Press. Tras accionarse el sistema de agua y una vez desalojada la fuente, dos agentes de la Policía Municipal se han acercado a inspeccionar el momento y han comunicado a sus superiores por ‘walkie talkie’: “Oye, el operario ha sido mano de santo”.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar