El diputado ourensano Celso Delgado, primera víctima del “escrache” en Galicia

Escrache casa Celso Delgado
Afectados por las preferentes se concentran ante la casa del diputado ourensano.

Afectados por desahucios han desarrollado el primer ‘escrache’ en Galicia este sábado en Ourense ante la casa familiar del diputado popular Celso Delgado, en donde realizaron una breve pitada.

Además, en la manifestación pacífica que realizaron, dieron lectura a un manifiesto y entraron en el portal del domicilio familiar para dejar una carta en su buzón, relativa a la situación de las personas en riesgo de desahucio de sus viviendas por impago de la hipoteca, para apelar a su “humanidad para que rompa la disciplina de voto en el Congreso”.

Un grupo de veinte personas se ha colocado ante el portal de Delgado, timbraron en su interfono y supieron, por su hijo, que el diputado no estaba en casa, pero allí leyeron igual un manifiesto que luego dejaron en su buzón.

En su escrito, el colectivo Stop Desahucios se dirigió al diputado para apelar a su “humanidad y conciencia personal” para que vaya “más allá de la disciplina de voto de su partido (el PP) y se dé la oportunidad de rematar con el drama y no convertirse en responsable directo del sufrimiento y dolor de miles de familias de este país”.

Además, en el escrito, leído en voz alta por María Cristina Alves, pendiente de su desahucio desde que hace unos días el banco le dio como ultimátum por burofax el pago de 105.000 euros, se invitó al diputado a asistir a la próxima asamblea, aún por concretar, del colectivo de afectados, para que conozca “en primera persona” su situación.

CONVERSACIÓN

Tras la lectura del manifiesto, el colectivo se fue del portal de Celso Delgado pero se cruzó con el diputado cuando él volvía a su casa, a unos cientos de metros de ella, y allí mantuvieron una conversación de casi media hora en la que expusieron directamente su situación y sus reivindicaciones.

El diputado les escuchó y negó que fuese a romper la disciplina de voto de su partido, ya que, según les dijo, se están introduciendo mejoras en la Iniciativa Legislativa Popular aceptada para su votación en el Congreso. Ante esto, los manifestantes respondieron que esas mejoras no son tales y que es hora de que igual que los políticos “respaldan la acción de los bancos para desahuciar a los que no les pagan, de forma inmediata, apoyen también a los ciudadanos que cumplieron con sus obligaciones y ahora además deben pagar lo que no les corresponde”.

“No se persigue igual a un ciudadano que a una entidad bancaria cuando ambos cometen un impago”, remató uno de los portavoces ante el diputado.

De forma pacífica, la conversación terminó, Delgado regresó a su casa y allí se encontró con la carta en su buzón y unos metros de fachada empapelados con las frases ‘Sí que puede, pero no quieren’ y ‘Hay vidas en juego’, entre otras.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar