Galicia se sumó a la «Hora del Planeta» en defensa de la Tierra

La Catedral de Santiago, la Torre de Hércules y la plaza María Pita en A Coruña, la Muralla romana de Lugo, la iglesia de La Peregrina en Pontevedra, la Plaza Mayor de Ourense, las plazas de España y del Rey en Vigo, el castillo de Monforte o la catedral de Tui quedaron a oscuras entre las ocho y media y las nueve y media de la tarde, en la llamada Hora del Planeta al igual que otros cientos de ciudades en todo el mundo, para sumarse de ese modo a la defensa del medio ambiente, abogando por un consumo energético responsable y un futuro limpio de contaminación.

La Hora del Planeta se ha convertido en la mayor iniciativa global en defensa del medio ambiente conocida hasta el momento, cuyo gesto más conocido es el apagar la luz durante una hora, de 20:30 a 21:30, el sábado 23 de marzo. Se trata de unirse a un gesto simbólico pero de gran impacto, que pretende llamar la atención y reclamar la acción de toda la sociedad para luchar contra el cambio climático.

MOVIMIENTO MUNDIAL

Durante las pasadas ediciones la campaña se convirtió en un movimiento mundial sin precedentes, con la participación de los cinco continentes y al que se sumaron más de 40.000 compañías en todo el mundo, mil millones de personas, y 4.159 ciudades de 135 países, apagando las luces de los monumentos más emblemáticos del mundo.

Desde hace siete años, cientos de millones de personas de todo el mundo, empresas, gobiernos y centros educativos unen sus voces en defensa del medio ambiente. Por eso, La Hora del Planeta se ha convertido en la mayor campaña de movilización y participación jamás organizada.

En 2012, más de 7.000 ciudades de 150 países apagaron las luces de sus principales monumentos y edificios emblemáticos, enviando así un claro mensaje: los gestos simbólicos pueden generar grandes cambios si conseguimos un compromiso global durante todo el año.

La campaña tomó entonces una nueva dimensión invitando a los ciudadanos a ir más allá y adoptar medidas de ahorro energético durante todo el año. Fue el año de los pequeños y grandes compromisos para crear un modelo de vida más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Fue el año de los retos, de los desafíos y la gran pregunta ¿ Qué serías capaz de hacer para salvar el planeta?

En España también fue un éxito extraordinario gracias al apoyo de 3 millones de personas y la participación de alrededor de 500 empresas, de todos los sectores. El éxito de la campaña está en conseguir que todos participemos.

En 2013, WWF plantea un nuevo desafío: crear una comunidad global interconectada que demuestre hasta dónde podemos llegar para cambiar el mundo en que vivimos. Queremos que todos, individuos, empresas, ayuntamientos y centros educativos, apuesten por ser más eficientes y autosuficientes en el uso de la energía y promuevan las energías limpias para lograr, de esta menera, reducir el nivel de emisiones de C02 del planeta. Usa tu imaginación y tus redes sociales para difundir la campaña entre tus seguidores y anímales a hacer los mismo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar