El jefe de Salvamento admite que el «Prestige» podría haber entrado en alguna ría

El jefe del Centro Nacional de Coordinación de Salvamento, Pedro Luis Sánchez, ha admitido, en el juicio que se celebra por la catástrofe del ‘Prestige’, que el buque hubiera podido entrar «en alguna» ría con una maniobra «delicada».

Por otra parte, ha argumentado que el capitán, Apostolos Mangouras, «condenó al barco a romperse» con el lastrado de los tanques y ha llegado a manifestar que incumplió, con ello, las normas de seguridad marítima.

En el juicio, que se reanudará el próximo 8 de enero, el entonces subdirector general de Inspección Marítima de la Dirección General de la Marina Mercante, Alfredo de la Torre, ha dicho que la grieta en el buque existía «de antes», en referencia a los días anteriores al siniestro, y que este pudo verter «20.000 toneladas en 24 horas», en referencia a las discrepancias sobre lo que vertía.

Sobre la posibilidad de llevarlo al Puerto de A Coruña, Pedro Sánchez, que en 2002 ostentaba también el cargo de jefe del Centro Nacional de Coordinación de Salvamento, ha señalado que era «lo más fácil y efectivo», pero que no podía «entrar» por las «limitaciones de calado».

No obstante, ha reconocido que, durante su trayectoria profesional, llegó a hacerlo con petroleros similares. «Aligerando un poco», ha precisado sobre el peso de un buque «sobrecargado», según su testimonio y el de otros testigos por el lastrado de los tanques. También ha confirmado que no se valoró un vertido controlado de carga.
DECISIONES

Pedro Sánchez ha explicado también que «la posibilidad» del puerto refugio se la comentó al director de Operaciones y al director de Sasemar, no al exdirector general de la Marina Mercante.

Así, ha matizado que desde el 14 de noviembre -un día después del siniestro- «recibía instrucciones» del «consejo rector», al que ha atribuido la decisión del alejamiento y en el que estaban, entre otros, el propio Sors.
«PELOTILLAS» DE FUEL EN FRANCIA

En el juicio, Pedro Sánchez ha defendido de nuevo el alejamiento el mismo día 13 de noviembre, argumentando que el buque «estaba en peligro de hundimiento», y también el día 14 por considerar que estaba «muy cerca» de la costa.

En su opinión, con ello, se consiguió «minimizar» los efectos de la contaminación. Así, sostuvo que, por eso, a la costa francesa el fuel llegó en forma de «pelotillas».

Su testimonio se ha contradicho con lo manifestado por técnicos de la empresa de rescate Tecnosub, que estuvieron el 14 de noviembre en el barco, y que descartaron que, una vez estabilizado, existiese riesgo de hundimiento.
AVERÍA «ESTRUCTURAL»

Para Pedro Sánchez, «no hay duda» de que el barco tenía «una avería estructural interna» y ha cuestionado que si tenía una «vía de agua» -lo que, según un comandante de helicóptero, dijo la tripulación filipina- el capitán no lo llevase a puerto.

En la vista, también ha declarado el entonces subdirector general de Inspección Marítima de la Dirección General de la Marina Mercante, Alfredo de la Torre, quien ha apuntado que la grieta que presentaba el barco «debía existir antes», en referencia a la tesis de que el buque tenía una vía de agua desde hacía varios días.

«El barco estaba en una situación difícil de controlar», ha sentenciado De la Torre, para quien el hecho de que la tripulación abandonase el ‘Prestige’ evidenciaba que presentaba «riesgo de hundimiento».

Así lo ha recalcado al ser preguntado por el abogado del capitán cómo explicaba que hubiesen pasado seis días antes de partirse y hundirse, el 19 de noviembre de 2002. Sobre el destino, ha dicho que tenía entendido que lo iban a llevar «a aguas tranquilas».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar