Valdeorras y Rias Baixas ponen en el mercado vinos espumosos

   Las denominaciones de origen (D.O.) vitivinícolas Rías Baixas y Valdeorras se estrenan en el sector de los vinos espumosos con varios elaborados a partir de las uvas «albariño» y «godello», y dos sidras certificadas por el Consejo Regulador de Agricultura Ecológica de Galicia (Craega), de manzanas de A Estrada y Chantada se suman a las burbujas que están en todos los menús navideños.

Los espumosos «Laxas», «Burbullas do Atlántico» y «Mar de Frades» están ya en el mercado tras su elaboración con un vino «base» sometido a una segunda fermentación en botella con levaduras y azúcares, durante al menos nueve meses, en un proceso que contó con los conocimientos de los enólogos de las bodegas gallegas y con la experiencia acumulada en el vecino Portugal, con la misma variedad de uva, según explicó a Europa Press el técnico Fernando Alonso, de la bodega Eidosela.

Las 8.000 botellas de «brut Laxas» tienen, tras su elaboración, entre 6 y 12 gramos de azúcar por litro y una presencia alcohólica del 12%, mientras que las 6.000 botellas de «Burbullas do Atlántico» son un «extra-brut» que se define por su contenido de 4 a 6 gramos de azúcar por litro y por sus 12,5 grados y el tercer espumoso de «albariño», el «Mar de Frades» es un «brut-nature» con un máximo de 4 gramos de azúcar por litro y el de alcohol de un 12 por ciento, según los técnicos de cada bodega productora.

Según Miguel Fernández, el objetivo de los espumosos gallegos «no es tanto ser acompañante de postres navideños, como es tradicional en toda España, sino también servir como aperitivo como manda la tradición francesa» y está convencido de que es posible romper tópicos en ese tema, igual que ya comienzan a romperse con los vinos adecuados a cada comida y recordó que en Estados Unidos, se constató un «maridaje perfecto» de comidas asiáticas y vinos de «albariño».

En diciembre habrá más vinos con burbujas «Rías Baixas», algunos de uvas tintas, y todos ellos se identificarán con la etiqueta «Vino espumoso de calidad».

PRIMER ESPUMOSO GALLEGO DE UVA GODELLO

El reglamento de la D.O. Rías Baixas contempla la elaboración de vinos espumosos desde el año 2011, igual que el de la D.O. Valdeorras, donde el primero que llega al mercado es un «brut» de 11 grados , elaborado con uvas «godello» en la bodega Roandi.

En este caso, el espumoso tuvo en cuenta la experiencia acumulada en Cataluña y la enóloga de Roandi, Cristina Murga, explicó que sus conocimientos sobre el proceso llamado «tradicional» le fueron transmitidos por el enólogo Joan Milá, que estuvo en Valdeorras en 2003 y al descubrir la variedad blanca «godello» tuvo claro «que ahí había un gran espumoso», recordó.

Murga recordó que tras los primeros experimentos, fue enóloga en la bodega «Día-Noite» del grupo Graciano y allí elaboró el primer espumoso gallego que salió a la venta en 2005 con el nombre de «Danza».

El grupo Graciano desapareció y ahora, el nuevo espumoso de la vendimia de 2011 y amparado por la D.O., llega desde la bodega «Roandi» con 2000 botellas «que son una apuesta empresarial y un homenaje personal al también desaparecido enólogo de Vilafranca del Penedés, Joan Milá», añadió.

Este primer espumoso elaborado con «godello» se llama «Brinde» y tuvo su segunda fermentación durante nueve meses en una cueva (bodega excavada en la roca habitual en la comarca) alquilada, pero la cosecha de 2012 se transformará en espumoso tras fermentar en una cueva descubierta en el subsuelo del hotel-bodega Roandi.

Sus diez años de experiencia valen a Murga para aceptar el reto de la familia Moral, propietaria de «Roandi», de elaborar más vino espumoso y con otras variedades, por lo que ya está en pleno proceso para un nuevo vino con burbujas rosado, elaborado con uvas tintas «sousón» y «albarello» que podría salir al mercado a finales de 2013.

BURBUJAS DE MANZANA FERMENTADA

La primera sidra industrial y ecológica gallega del mercado se llama «Maeloc», del grupo «Hermanos Rivera» y está elaborada con manzanas de la zona de Chantada de variedades como «raxao», «príncipe», «peró», «verdeñá» y «rabiosa», que serán protagonistas de toda una gama de sidras que serán comercializadas poco a poco.

Los que prefieran la sidra al vino espumoso, tendrán 40.000 litros de «Maeloc» en el mercado con una gradación alcohólica de 4,1 elaborada a partir de una mezcla de variedades diferentes de manzana.

Otra sidra ecológica se elabora a partir de una experiencia artesanal de 20 años, con manzanas de A Estrada, variedades «rabiosa», «rallada» y «freixerana», cuyo resultado se llama «Ribela» y según su impulsor, Jesús Armenteros, es una sidra «algo dulce y con carbónico con muy buena acogida», lo que anima a pensar «en aumentar las diez mil botellas que tenemos ahora de la cosecha de 2011, en las siguientes cosechas».

Según Armenteros, que además preside la Asociación Maceira e Sidra de A Estrada, Galicia cuenta con más de 400 «castes» de manzanas estudiadas en las cuatro provincias gallegas y catalogadas por el Centro de Investigaciones Agrarias de Mabegondo.

«En toda Galicia se producen alrededor de 50 millones de kilos de manzana y la mayor parte va para Asturias pues su mercado sidrero depende totalmente de las frutas gallegas», agregó.

El reglamento de la D.O. «Ribeiro» incluye desde 2001 la posibilidad de elaborar vinos espumosos, aprobada por el consejo regulador, pero espera la autorización de las Administraciones públicas pues tanto la Xunta como el Ministerio de Medio Rural y finalmente la Unión Europea, deben autorizar esta elaboración.

El técnico Pablo Vidal explicó que mientras se espera la autorización, tres bodegas experimentan la elaboración de espumoso a partir de variedades de uvas blancas de la comarca.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar