Rubalcaba asume la responsabilidad de la derrota electoral del PSOE

El candidato del PSOE en las elecciones del 20N, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha reconocido su responsabilidad personal en la derrota del PSOE en las pasadas eleccioens generales, pero no reveló si optará a la secretaría general del partido en el Congreso que celebrará en febrero.

Por su parte, Zapatero  llama al PSOE a mirar «hacia el futuro» convocando el 38 Congreso.

Rubalcaba ha afirmado  que José Luis Rodríguez Zapatero supo manejar las situaciones del partido de manera «extraordinariamente inteligente» y ha apostado por un congreso en el que se fortalezca el partido y el proyecto y en el que se comprometan con España y se ha referido a la «herencia» de Zapatero, que ha puesto por encima de los intereses del partido los intereses generales de España.

Tras reconocer que la campaña electoral «se podría haber corregido en algunos momentos», ha matizado que el PP ha ganado medio millón más de votos de los que tenía, pero aún así se ha quedado a otro medio millón de los que alcanzó el PSOE en las elecciones del 2008, por lo que no se ha producido una «derechización de la sociedad española». Rubalcaba, que ha considerado que si logran «aglutinar el voto de la mayoría progresista, el PSOE puede ganar las próximas elecciones generales», ha optado por hacer una «oposición centrada, no despistada ni desorganizada».

Es necesario, ha dicho, «fortalecer el partido» y hacer frente a la nueva etapa socialista con el programa que presentaron en las pasadas elecciones y «con capacidad».

«No vale una suma de partidos sociales, hace falta una única voz» y el PSOE se tiene que «fortalecer dentro y fuera de España», ha subrayado Rubalcaba antes de comentar que la crisis se debe combatir también desde la oposición».

Una oposición, ha señalado, en la que no van a brindar por las malas noticias, ni van a poner «palos en la rueda» a las medidas que puedan mejorar la situación de los españoles.

Rubalcaba, que ha agradecido la «unidad» de todos los socialistas ante el desafío al que se han sometido en unas elecciones «difíciles», ha resaltado la «honestidad democrática» del partido y el «compromiso con los ciudadanos», por lo que ha dicho sentir «gratitud y orgullo» y el PSOE va a «cumplir» con los siete millones de votantes que les han elegido.

En su intervención, ha analizado la campaña electoral, que ha calificado de «sincera» y «autocrítica», además de «abierta y participativa», de manera que el partido ha logrado abrirse «a mucha gente» y 50.000 voluntarios han participado en la preparación de las elecciones.

Asimismo, ha analizado las dos etapas de la legislatura socialista, la primera con crecimiento y empleo, que ha sido «impecable» y una segunda, marcada por la crisis económica, en la que ha sido «un handicap importante para la izquierda» la idea de que «no se puede combatir desde la política los poderes de los mercados».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar