Casi la mitad de los gallegos están confinados en sus municipios y áreas

Casi la mitad de los 2,7 millones de personas que residen en Galicia se verán afectadas por las restricciones de movilidad impuestas desde este vienres por la Consellería de Sanidade para evitar la propagación del virus y que entran en vigor a las puertas de un fin de semana en el que se preveían numerosos desplazamientos por la celebración del Día de Todos los Santos.

Así, según datos del padrón municipal del IGE a 1 de enero de 2019, un total de 1.225.229 gallegos residen en los 23 ayuntamientos en los que los desplazamientos están limitadas al término municipal o a las localidades que forman parten del cierre conjunto, como es el caso, por ejemplo, de Santiago, Teo y Ames o A Coruña y Arteixo.

De este modo, con la imposición de las restricciones en las siete ciudades y algunos de sus ayuntamientos de influencia, el 45% de los gallegos quedan confinados en sus ayuntamientos o áreas.

Esto se suma a que, con el cierre de la frontera con Portugal y el cierre perimetral decretado por las comunidades de Asturias y Castilla León, Galicia se encuentra, en la práctica, aislada.

ÁREA DE VIGO

A pesar de solo afectar a un ayuntamiento, el confinamiento perimetral de Vigo es el que afecta a más personas, pues residen en la ciudad olívica un total de 295.364 vecinos que no pueden abandonar el término municipal desde las 15,00 horas de este viernes.

Así, la restricción de la movilidad solo atañe al 60% de la población del área metropolitana de Vigo, en la que residen más de 480.000 personas repartidas en 14 municipios, de los cuales, aquellos con más habitantes, como Redondela (29.218), Cangas (26.542), O Porriño (19.848) o Nigrán (17.675), se encuentran en alerta máxima en el mapa de incidencia del virus que elabora el Sergas a diario.

ÁREA DE A CORUÑA

Por su parte, en el área metropolitana de A Coruña el cierre ha sido decretado para la ciudad herculina y Arteixo, que suman 277.973 vecinos que podrán moverse entre municipios.

Quedan fuera del cierre localidades con poblaciones de más de 30.000 habitantes como Oleiros (36.075) o Culleredo (30.402), ambas limítrofes con A Coruña y en alerta máxima. También quedan fueran Cambre (24.648), Sada (15.841) o Betanzos (12.959), parte de un área metropolitana que suma más de 416.000 personas, el 15% del total de la población de Galicia.

SANTIAGO, PONTEVEDRA, LUGO Y FERROL

El cierre de Santiago, que incluye los municipios limítrofes de Teo y Ames –donde se ubican las ciudades dormitorio de O Milladoiro y Bertamiráns–, atañe a 147.632 personas, a las que hay que sumar los estudiantes que residen en la capital gallega que, si bien pueden regresar a sus localidades de origen, se les ha recomendado que permanezcan en su domicilio en la ciudad compostelana.

Otro de los cierres perimetrales que afectan a más de un municipio es el decretado para el área de Ferrol, en el que se incluyen, además de la ciudad naval (66.065 habitantes), los ayuntamientos de Narón (39.080), Fene (12.944) y Neda (5.079); lo que suma un total de 123.168 personas.

En Pontevedra son tres los municipios cercados perimetralmente desde este viernes: Pontevedra (83.029), Poio (17.082) y Marín (24.319), entre los cuales acumulan 124.430 habitantes.

Por su parte, el cierre de Lugo solo afecta a la capital provincial, en la que residen 98.276 vecinos. Además, se trata del único ayuntamiento con restricciones de movilidad en toda la provincia.

En la misma situación está el ayuntamiento coruñés de Vimianzo, donde sus 7.057 habitantes no podrán salir del término municipal, salvo causas justificadas, hasta que lo decidan las autoridades sanitarias.

Las restricciones dictadas este viernes por el comité clínico se suman a las que desde hace semanas afectan a los ayuntamientos de Ourense y Barbadás (en los que viven 116.270), en la comarca de O Carballiño (con 17.778 habitantes) y en la zona de Verín (17.218).

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar