Olga Novo, Premio Nacional de Poesía

Olga Novo, que ha ganado el Premio Nacional de Poesía 2020 por su obra ‘Feliz Idade’, escrita en gallego, ha lamentado que los autores de lenguas conocidas como «periféricas» sigan «siendo invisibles» a su entender, aunque le gustaría «pensar que es algo que ya está superado».

«Los escritores de los sistemas literarios llamados periféricos como el catalán, el gallego, el vasco o el aragonés sabemos que seguimos siendo eso, periferia. Somos invisibles, por ejemplo en los medios de comunicación. Y que un premio de estas características recaiga en un autor de esos sistemas periféricos supone una cierta armonía», ha señalado en declaraciones a Europa Press la autora.

Novo ha explicado que la España rural es algo que está muy presente en su obra y este premio le ha llegado precisamente en el Día Internacional de la Mujer Rural. Defensora de esta ‘España vacía’, la propia autora vive en una aldea de la que ha visto su «proceso de extinción», al no haber apenas habitantes ya.

«Mi aldea podría ser un símbolo, recuerdo todas estas casas habitadas y con animales y hoy solo quedan tres personas y son gente mayor. Es una enorme pérdida cultural de consecuencias sociológicas profundísimas, que desde el poder no se ha querido atajar porque probablemente no interesa al gran capital un sistema de vida prácticamente autárquico e independiente», ha criticado.

‘Feliz Idade’ habla del encuentro de una persona mayor «en fase de enfermedad» con su nieta recién nacida –padre e hija de Novo, respectivamente–. «Es la presencia de una vida que nace y otra que se apaga, el ciclo completo», ha señalado.

«La muerte es un tabú en esta sociedad, no estamos preparados para ella, la escondemos y la disfrazamos. Pero temer a la muerte, de alguna forma, es temer a la vida y no aceptar nuestra condición de seres vivos: todos los seres vivos tienen la muerte como horizonte», ha asegurado.

Novo ha recordado que vivió ese proceso de maternidad «de una manera realmente esplendorosa», aunque defendiendo el derecho de aquellas madres a expresar una percepción distinta. «Ya es hora de que las mujeres digamos realmente lo que sentimos, aunque a veces lo pintemos de manera que no parezca lo correcto o lo que se espera de nosotras», ha indicado.

La autora, que reconoce que todavía no ha decidido qué hacer con la cuantía económica del premio porque «no lo esperaba para nada» –«aunque el dinero es lo que menos importa de esto», ha destacado–, ha roto una lanza también en favor de la poesía. «Siempre ha sido un género minoritario, pero lo poesía va más allá de las palabras: es una forma de mirar el mundo», ha concluido.

COLECCIÓN TAMBO

La editorial Kalandraka, por su parte, ha valorado el reconocimiento a la autoria, el segundo que recibe una obra publicada en la colección ‘Tambo’.

Según indica en un comunicado, esta distinción se suma al reciente ‘Premio Nacional de la Crítica Española’ en el apartado de Poesía Galega y al ‘Premio Gala do Libro 2020’, como un relato «vitalista» que «celebra el amor y la existencia más allá del tiempo».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar