Ceremonia de entrega del Premio Gallego del Año

El pasado 6 de febrero la vicepresidenta para Asuntos Económicos del Gobierno, Nadia Calviño, entregó el Premio Gallego del Año al ingeniero Tony Carro (Ortigueira, A Coruña, 1946), delegado de la NASA en Madrid. A la cena de gala asistieron también el Conselleiro de Economía e Industria de la Xunta de Galicia, Francisco Conde; alcalde de Ortigueira, Juan Penabad; el científico y agregado a la Embajada de los Estados Unidos Frank Talluto; director general del INTA, teniente general José María Salom; subdirector general de Organización y Planes del INTA, general Julio Ayuso;  secretario general del  CESIC, Alberto Sereno; así como un centenar de socios del Club de Periodistas Gallegos en Madrid, entidad que otorga este galardón, presidentes de las entidades gallegas, Jurisgama,  Asomega, Aegama,  Orden da Vieira y miembros de la colectividad gallega residente en la capital incluida la Banda de Gaitas Lume de Biqueira que cerró el acto con el Himno gallego.

La presidenta del Club, Pilar Falcón, subrayó que Tony Carro es el tercer galardonado por el Club -los otros son  al actor Fernando Rey y el traumatólogo Miguel Cabanela- que ostenta la condición de galaico-americano, en razón de que buena parte de sus vidas profesionales se desarrollaron   brillantemente en los Estados Unidos.

Toni Carro desempeña, por segunda vez (la primera fue en los años 80), el cargo de delegado de la NASA en España, al tiempo que dirige varias misiones espaciales y las relaciones de Estados Unidos con las agencias de otros países. Es, además, responsable de la Estación madrileña de Robledo de Chavela, una de las tres más importantes del mundo por formar parte  de la Red del Espacio Profundo de la NASA, junto a las de Goldstone (California) y Canberra (Australia). Desde Robledo se siguen actualmente 35 misiones de la NASA.

Residente en Estados Unidos desde hace 55  años, está en posesión de cuatro títulos universitarios en distintas ingenierías y matemáticas así como una licenciatura en Derecho.

Carro pasa sus veranos en su villa natal de Ortigueira, a la que se sienten fuertemente vinculadas también sus hijos, cuyos nombres revelan claramente el origen paterno: Marta y Ana, por las patrona de Ortigueira y Luhía, lugar éste de nacimiento del padre de Tony, y Andrés, por el popular santuario de Teixido.

Con su elección como Gallego del Año 2019, Tony Carro une su nombre a una orla de gallegos egregios que le precedieron en este premio desde 1988, entre los que figuran el Nobel Camilo José Cela; Gonzalo Torrente Ballester, premios Príncipe de Asturias y Cervantes, las empresas Inditex y Citröen Vigo, la Universidad de Santiago, el Xacobeo, el Deportivo de La Coruña, la Moda Gallega y otros destacados empresarios e intelectuales.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar