Santalices, reelegido presidente del Parlamento con los votos del PPeG

El recién elegido presidente del Parlamento para la XI Legislatura, Miguel Santalices, ha proclamado que esta que comienza «debe de ser la legislatura de las personas» y ha advertido de que los discursos que «calan» son los que tienen «contenido». «No cala la estridencia», ha advertido, tras señalar que «acabamos de comprobarlo».

En sus primeras palabras ante el nuevo hemiciclo ha tenido un recuerdo para todas las víctimas del covid-19 y sus familias, así como todos los fallecidos durante esta pandemia que no han podido ser despedidos por sus seres queridos. Así, quiso dedicar, en esta sesión constitutiva, un minuto de silencio que los diputados guardaron antes de escuchar y cantar el Himno de Galicia, con el que ha concluido la sesión.

Santalices, veterano diputado desde la V Legislatura, ha saludado a los nuevos miembros del hemiciclo y ha querido pedir «disculpas» por una sesión en la que los invitados han sido recolocados en salas anexas, una imagen inédita en la cámara, en la que los escaños están separados por mamparas.

En su discurso, Santalices pidió a los diputados que hagan discursos que incidan en la necesidad de mantener la seguridad y salud de las personas. «Pido colaboración de los diputados, sus frases deben tener incidencia positiva», ha apelado el presidente de la Cámara, quien ha tenido palabras también para los trabajadores del Pazo do Hórreo, una casa de la que presumió ser uno de los mayores conocedores: «pocas personas puede haber que le quieran tanto».

El presidente del Parlamento, que comienza su séptima legislatura como diputado en el Pazo do Hórreo, no obvió su condición de médico para justificar las medidas de prevención instaladas en la Cámara, como las mamparas que separan a los diputados en el hemiciclo.

AGRADECIMIENTOS

Santalices fue agradecido con su grupo parlamentario por apoyarle nuevamente y, en especial, al presidente Alberto Núñez Feijóo, y se pudo ver, incluso pese a la mascarilla, la emoción de haber sido revalidado, con gestos que así lo desvelaron.

Pidió «disculpas» por una sesión que no pudo ser con invitados, pero apeló a la «responsabilidad» y a la situación excepcional. «Me gustaría tener lleno» el hemiciclo, reconoció, pero «sé que lo tenía que hacer así», sentenció.

En esta línea pidió la «colaboración de los diputados» para que, en el uso de su palabras, trasladen a la sociedad la necesidad de «cumplir las normativas sanitarias y las recomendaciones» al respecto.

ORGULLO DE SER PARLAMENTARIO

«Sé el orgullo que es ser parlamentario, ustedes lo van a sentir y les recomiendo, por experiencia propia, que los discursos que calan» son los que «tienen contenido y argumentación sólida». «No cala la estridencia, lo acabamos de comprobar», ha dicho, antes de señalado que «desde las discrepancias lógicas» hay que «siempre mantener la dignidad de la cámara».

Santalices incidió en que «debe de ser la legislatura de las personas» que lo están pasando mal y hay que «tratar de hacer cosas para ayudarles a ellos». «Solo pido una cosa: estar a la altura de la confianza depositada en mí y pido por ustedes, por que estén a la altura de la confianza que los electores depositaron», sentenció antes de dar por constituida la cámara y de guardar un minuto de silencio. La sesión finalizó con el Himno de Galicia.

Estuvo acompañado en la Mesa del Parlamento por los populares Diego Calvo como vicepresidente primero y Corina Porro como secretaria, que han recibido también 42 votos a favor.

Además, se sentarán en la Mesa la diputada del BNG Montse Prado, que será vicepresidenta segunda, con 32 votos –los de su formación y los de los socialistas, que se apoyaron mutuamente para repartirse los miembros–, y Marina Ortega, del PSdeG, que será vicesecretaria, con los mismos apoyos.

Tras ocupar su asiento, Santalices afirmó que esta «ha de ser la legislatura de las personas», que «lo están pasando mal» y a las que el Parlamento debe «tratar de ayudar». «Solo pido una cosa: poder estar a la altura de la confianza que se depositó en mí», manifestó y pidió también por que lo estén el resto de diputados.

Santalices repite como jefe del Parlamento gallego, un puesto que ocupa desde que, en enero de 2016, sustituyó a Pilar Rojo, después de que esta fuese elegida diputada en el Congreso en las elecciones de 2015. El presidente de la Cámara recordó que esta es su séptima legislatura.

La sesión constitutiva arrancó, mientras decenas de trabajadores de Alcoa protestaban en el exterior, pasadas las 11,00 horas de este viernes. La presidió en un primer momento el diputado del BNG Xosé Luís ‘Mini’ Rivas, como el de más edad, acompañado por sus dos compañeros de filas Daniel Castro –diputado por Lugo y que fue vestido con la camiseta y una chaqueta de Alcoa– y Paulo Ríos –que es representante por Pontevedra y secretario xeral de Galiza Nova–, como los dos diputados más jóvenes.

Castro se encargó de dar lectura a los textos pertinentes y a la lista de diputados electos –42 del PPdeG, 19 del BNG y 14 del PSdeG– para llamarlos a votar para la elección de los miembros de la Mesa del Parlamento. Ríos, por su parte, se ocupó de custodiar la urna.

JURAR, PROMETER Y OTRAS FÓRMULAS

Finalizada la votación y tras las felicitaciones y aplausos de los otros diputados, los integrantes de la Mesa ocuparon sus asientos. Santalices protagonizó una anécdota al prometer su cargo y corregirse para después jurarlo, al igual que hicieron Corina Porro y Diego Calvo.

Por su parte, Marina Ortega lo prometió y Montse Prado, con un ejemplar del ‘Sempre en Galiza’ de Castelao y un clavel en la mano –como es tradicional en el BNG– optó por una fórmula distinta, compartida con el resto de diputados de su formación e igual a la de la legislatura anterior: «Me comprometo a ser fiel a Galicia, a defender los derechos sociales y nacionales de los gallegos y las gallegas y su libertad y, por imperativo legal, prometo».

A continuación, la secretaria de la Mesa pasó a leer los nombres del resto de diputados para que estos procediesen a jurar o prometer su cargo.

Tanto el presidente de la Xunta en funciones, Alberto Núñez Feijóo, como algunos de los conselleiros, como Alfonso Rueda y Valeriano Martínez, y el que será portavoz del futuro Grupo Parlamentario Popular, Pedro Puy, prometieron; mientras que otros diputados del PPdeG, entre ellos Miguel Tellado –secretario general del PP gallego– o los conselleiros Francisco Conde, Jesús Vázquez Almuiña, Fabiola García y Ethel Vázquez, juraron.

Por su parte, todos los miembros del PSdeG, que depositaron en sus escaños una rosa como símbolo del partido, optaron por prometer el cargo.

MINUTO DE SILENCIO

Una vez llamados todos los diputados, Santalices declaró constituido el Parlamento de Galicia en la XI Legislatura y el pleno guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de la COVID-19 y de «todas las personas fallecidas por diferentes causas en este tiempo sin poder ser despedidas por su seres queridos».

El gesto pretendía también ser una muestra de «cercanía y solidaridad» con los afectados por la enfermedad y de «agradecimiento» a los profesionales sanitarios. Posteriormente sonó el Himno de Galicia, que los diputados escucharon de pie en sus escaños.

A partir de ahora, se abre un plazo de cinco días para la constitución de los grupos parlamentarios y de diez para la de las comisiones. En 15 días será la sesión solemne de apertura de la legislatura.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar