Abanca gana 133 millones en el primer semestre, un 47% menos, tras dedicar 163 millones a provisiones

Abanca obtuvo un beneficio de 133,1 millones en el primer semestre de 2020, lo que supone un 46,8% menos que en el mismo periodo de 2019 –fueron 250,1 millones por entonces–, tras realizar una dotación por valor de 163 millones para hacer frente al impacto del coronavirus.

Presentación de Abanca de resultados con Francisco Botas y Juan Carlos Escotet Presentación de Abanca de resultados con Francisco Botas y Juan Carlos Escotet 3/8/2020

En presentación de resultados por videoconferencia, el presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, ha destacado que la entidad cuenta con «un sólido perfil financiero para afrontar el entorno COVID», con «robustos niveles» de capitalización, liquidez y cobertura, así como la «máxima calidad» de activos.

En este sentido, el consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, ha llamado la atención sobre las «fuertes» provisiones realizadas que servirán como «colchón anticrisis» frente al coronavirus.

Así, Escotet ha remarcado que ha sido un primer semestre «bueno», «a pesar de las enormes dificultades que ha supuesto la pandemia».

CIFRAS

Según destaca la entidad, Abanca obtiene un crecimiento del 56,1% en el margen antes de provisiones. El beneficio obtenido, de 133,1 millones de euros, supone un ROE del 5,7%,

Mientras, los ingresos recurrentes continúan al alza (+15% de margen básico) y se mantienen como pilar de la rentabilidad.

La tasa de morosidad se sitúa en el 2,7% y posiciona a Abanca como entidad líder por calidad de activos. La tasa de cobertura de activos dudosos crece hasta el 66,2%, la más elevada del sector –la ratio Texas se sitúa en el 31,6%–.

Mientras, el volumen de negocio crece un 12,8% hasta los 88.693 millones de euros, con notables crecimientos en créditos y depósitos.

El ratio de capital se incrementa hasta el 16% con un exceso de 1.110 millones sobre los requisitos regulatorios

Junto a esto, se han producido cambios con el coronavirus, con «nuevos hábitos», ya que las transacciones digitales crecieron más del 54% y hubo un aumento del 12% del uso de tarjetas –con un 46% más en pagos–, y en paralelo se produjo una reducción de reintegros de efectivo en más del 30%.

TENDENCIA ECONÓMICA «MÁS POSITIVA» EN GALICIA

Uno de los puntos sobre los que ha llamado la atención el consejero delegado de Abanca, Francisco Botas, es que Galicia presenta una tendencia económica «más positiva» que la media.

Sobre este extremo, se apunta a que hay «una menor dependencia» del turismo exterior, un peso del mercado ganadero y pesquero «muy destacado» y una situación sanitaria con una «evolución más razonable que la media».

Estos factores estructurales se reflejan en una menor caída de la evolución del PIB y un mejor comportamiento del empleo, por lo que el futuro económico «tenderá a ser más ponderado que la evolución de la media nacional», con una «fuerte resiliencia».

MORATORIAS POR CERCA DE 1.000 MILLONES

Tras la incidencia de la pandemia, el banco ha realizado moratorias financieras a sus clientes por cerca de 1.000 millones de euros.

Así, han sido 13.500 moratorias hipotecarias por valor de 676 millones, a lo que se suman 311 millones en flexibilizaciones en el resto de financiación.

El apoyo a familias y empresas para combatir los efectos económicos del COVID-19 se traduce en más de 2.200 millones formalizados a través de créditos ICO.

También ha adelantado un total de 400 millones de euros en prestaciones para 385.000 pensionistas y 3.164 en ayudas de ERTE.

En el ámbito asistencial, el banco ha donado 514 equipos sanitarios a los hospitales gallegos, de los cuales más de 150 son UCI, y 4 lectores automatizados para la realización de test. Además ha proporcionado más de 80.000 menús para escolares en situación de vulnerabilidad.

Aquí, el presidente de Abanca ha valorado la «fuerte» apuesta social corporativa, con un apoyo «integral» a la sociedad para «contribuir a superar impactos de la pandemia».

COBRO DE COMISIONES

Preguntado por las críticas de clientes por el cobro de comisiones en cuentas corrientes, Escotet ha defendido que «no se han cambiado las condiciones sin aviso previo», pues «todos los cliente afectados» recibieron explicaciones.

Además, deja claro que Abanca «no ha cobrado ni cobrará» estas comisiones a la población «más vulnerable», como los que han solicitado adelantos de ERTE o moratorias hipotecarias, entre otros.

Escotet ha indicado que este cobro se realiza a los clientes que «no logran el nivel de vinculación que el banco tiene establecido». También, subraya que se pasaron estos cobros «después» del confinamiento, a pesar de que estaba previsto para el primer trimestre del año.

Señala que «el banco no ha aumentado el pago por servicio respecto a las tarifas que venía aplicando» y «tampoco ha creado nuevos pagos por servicio».

En esta línea, el presidente del banco se refiere al «elevado coste de desarrollo» de servicios, por lo que «las actuales condiciones con unos tipos de interés muy bajo desde hace tiempo no permiten neutralizar ese coste». Precisamente, sostiene que «la mayoría de los clientes no pagan ese servicios» por «el grado de vinculación».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar