Los Itinerarios Culturales centran la jornada final de la asamblea del termalismo europeo

La segunda jornada de la asamblea general de la Asociación de Ciudades Históricas Termales de Europa (EHTTA), entidad que preside Manuel Baltar, celebró su segunda sesión, dedicada especialmente a las rutas culturales europeas. 53 territorios termales de 18 naciones de Europa debatieron sobre las perspectivas del termalismo en la etapa “poscovid” y de qué manera la cultura puede favorecer la creación de nuevos modelos turísticos “que combinen seguridad, calidad y cultura termal, ocio y salud, para un público cada vez más exigente y heterogéneo que visitará Europa desde diferentes lugares del mundo”, expresó Manuel Baltar.

El presidente de la Diputación de Ourense y de la EHTTA -la mayor red púbica de entidades termales de Europa- hizo esta afirmación en la sesión de clausura de la asamblea, que ha contado hoy con la participación de Stefano Dominioni, director del Instituto Europeo de Itinerarios Culturales y secretario ejecutivo del Acuerdo Parcial Ampliado sobre Rutas Culturales del Consejo de Europa. En su intervención, Dominioni habló sobre el programa de Itinerarios Culturales, su filosofía y evolución, y del valor agregado de la certificación.

“Este programa, lanzado en 1987, tiene como finalidad poner en valor la riqueza y la diversidad de las culturas europeas y convertir las identidades culturales compartidas en una realidad tangible, más allá de las divisiones políticas e ideológicas. Estos Itinerarios Culturales demuestran cómo el patrimonio y las culturas de diferentes y lejanas regiones de Europa contribuyen a construir un patrimonio cultural compartido”, destacó Dominioni.

“Una realidad, que en el caso de los territorios que comprende la Asociación de Ciudades Históricas Termales -destaca Manuel Baltar-, se basa en combinar el termalismo con todo el ámbito cultural que lo rodea: arquitectura, etnografía, historia, arte, junto a todos aquellos valores que hacen singular a cada uno de nuestros territorios, como pueden ser la gastronomía, las tradiciones y el medio natural”, explica el presidente Baltar, recordando que en la nueva realidad que nos encontramos “el termalismo tendrá un aliado en la seguridad y la confianza que buscan ya los nuevos usuarios, pues la base del turismo termal es la salud, a lo que contribuyen nuestras aguas minero-medicinales y las instalaciones balnearias que integran la red EHTTA”, asegura Manuel Baltar.

Precisamente, el éxito del programa de Itinerarios Culturales Europeos está en la promoción de los valores, el respeto de las identidades y de la diversidad, el diálogo intercultural y los intercambios transfronterizos, algo que -recordó Dominioni- fue reconocido en 2019 con el Premio Carlos V, un galardón -concedido por primera vez a un programa europeo- que honra a personas, organizaciones, proyectos o iniciativas que contribuyen a destacar los valores culturales e históricos de Europa.

“En esa línea seguimos trabajando”, expresó Baltar, con la convicción de que “el termalismo europeo sale fortalecido en esta nueva normalidad, porque calidad siempre es sinónimo de exigencia y confianza, dos elementos fundamentales que integran la seguridad que hoy en día demanda el turista”.

A lo largo de estas dos jornadas, representantes institucionales, técnicos y expertos termales de España, Portugal, Reino Unido, Austria, Bélgica, Croacia, República Checa, Francia, Alemania, Italia, Hungría, Luxemburgo, Polonia, Estonia, Grecia, Turquía, Azerbaiyán y Georgia, se han dado cita (telemáticamente) en la asamblea general de la EHTTA para poner en común estrategias y nuevos planes con los que el termalismo va a hacer frente a las consecuencias de la crisis del COVID-19 para afrontar los nuevos modelos del turismo de ocio y salud en Europa.

En la última sesión se pusieron en común ejemplos sobre buenas prácticas en diferentes itinerarios culturales europeos y aspectos de cooperación y desarrollo en estos ámbitos. Se habló de mejora de la memoria, la historia y el patrimonio europeo; los cambios culturales y en educación de los jóvenes europeos; prácticas culturales y artísticas contemporáneas; y turismo cultural y el desarrollo cultural sostenible, así como de la European Travel Commission y del Manifiesto Europeo del Turismo.

La asamblea concluyó con las miras puestas en dos eventos: la celebración del Día del Patrimonio Termal 2020, que en Europa se conmemorará en Baden Baden, un encuentro que servirá “para llamar la atención de la UE sobre nuestras posibilidades de desarrollo y nuestro papel en el Plan de Recuperación de Turismo de la Unión”, afirma Baltar; y también el encuentro que tendrá lugar el año próximo en Estados Unidos, “país que jugará un papel fundamental para el turismo termal que vendrá a Europa, para lo cual la EHTTA desarrollará su oferta de salud, cultura y valores europeos, dirigiéndose también a este mercado”, destaca el presidente Baltar.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar