Acotaciones

** La contundente referencia de la portavoz popular, Cayetana Álvarez de Toledo, al pasado político del padre de Pablo Iglesias como reconocido militante  que fue de la organización terrorista FRAP y su rotunda conclusión de que el hoy secretario general de Podemos sería, por tanto,  “hijo de un terrorista”, ha tenido un enorme impacto político y mediático, como a estas alturas bien se sabe. En esta sociedad suave y líquida que nos hemos dado, firmeza y dureza no se llevan. Y quienes las ejercen en su práctica política no suelen gozar de beneplácitos.  Aunque, depende. Para algunos hay bulas.

                Pero no hay de qué extrañarse. Como señalaba hace unos días la nota de la Fundación Faes, que como su gran patrón, José María Aznar, no se anda con pelos en la lengua, la cuestión más amplia que suscita la presencia del vicepresidente segundo en las instituciones democráticas es su búsqueda constante de la provocación.

Iglesias es un tipo crecido políticamente en la bronca y el escrache; sus modelos no pertenecen a la historia de la democracia parlamentaria sino a los que la han combatido. Como populista agresivo que es, no busca más que la quiebra social, el antagonismo y la demonización de sus adversarios para convertirlos en enemigos.

Es el político chulesco que con los brazos en jarras interpela al PP acusándolo de promover la insubordinación de la Guardia Civil. Él, que ha recorrido las herriko tabernas rindiendo homenaje a ETA y a la denominada izquierda abertzale; él, que elogia a los golpistas catalanes como demócratas y se inventa una teoría conspiratoria contra la derecha.

Claro que, al fin y al cabo, Iglesias es vicepresidente de un Gobierno entre cuyos apoyos destacan los de un partido cuyo líder está condenado en firme por sedicioso y de otro  que, además de no condenar un solo crimen de ETA, tiene por máximo dirigente a un condenado por terrorismo.

Estos son hechos, no especulaciones ni descalificaciones.  Lo que sucede también –añado yo-  es que cuando le dan la misma medicina que él lleva recetando largos años ya a medio mundo, se revuelve como lagartija malherida.

** El caso fue que en la sesión parlamentaria de que hablaba al principio y que había intensificado los focos sobre la arroutada o ventolera del ministro Marlaska para con la Benemérita, el interés de repente fue el FRAP, el brazo armado del Partido Comunista de España (marxista leninista) que había asesinado a varios policías y guardias civiles durante su actividad entre 1973 y 1978.

                Y tan así resultó que la polémica se trasladó a la web hasta el punto de que en menos de seis horas se registraron en la página correspondiente de Wikipedia  nada menos que veintiocho cambios, con una afluencia de usuarios tratando de modificar la entrada para eliminar la frase que definía al grupo como organización terrorista. Así en un hazme ver, el FRAP dejó de ser terrorista e incluso de extrema izquierda. El epígrafe “actividades violentas” pasada a denominarse sólo “Actividad”. Al final  hubo de intervenir el editor para proteger el artículo inicial.

** Un poco lo mismo ha sucedido con la página de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en la que una mano en principio invisible  intentó incluir el calificativo de “iluminada”, además de otros detalles, como añadir a la duración de su mandato, que es de cuatro años, la coletilla “para desgracia nuestra”.

                Según se ha investigado después, el responsable de la indebida intromisión ha sido un informático que trabaja para la empresa que vigila la red digital y de comunicaciones del Ministerio de Justicia. El empleado, vigilante desleal, ha sido expedientado y apartado del servicio, al tiempo que sus equipos informáticos y cuentas quedaban bloqueados.

** Enagás, participada por el Estado, principal transportista de gas natural en nuestro país y  gestor técnico del sistema gasista, dará entrada en su Consejo de administración a los ex ministros socialistas José Blanco y José Montilla, así como al miembro de la Comisión de expertos para la transición energética Cristóbal José Gallego,  afín a Podemos. Lo harán como consejeros independientes y con un sueldo sobre el papel  de 160.000 euros anuales.

Al último de ellos al menos se le reconoce una relación técnica con el sector. Los otros dos lo que aportarán  serán sus respectivas agendas de contactos e influencias, que  no serán pequeñas y estimables. Los tres tendrán, no obstante,  sobre sus cabezas  la tradicional enemiga de la izquierda sobre las llamas “puertas giratorias”, es decir, sobre la incorporación de los políticos a los Consejos de administración de las empresas y práctica que en su día Pablo Iglesias llegó a calificar como “traición a España”.

Hay que ver cómo cambian los tiempos. La hemeroteca lo persigue por doquiera vaya. Por lo demás, decir que en el Consejo dominan los abogados del Estado y varios ex políticos como Antonio Hernández Mancha, Isabel Tocino y Ana Palacio, las tres ministras que fueron con el PP.

** El número de familias atendidas por primera vez por Cáritas Madrid se ha triplicado en el último mes respecto al mismo periodo del año anterior. Los datos de los últimos treinta días se han disparado incluso si se comparan con las primeras semanas del estado de alarma. En concreto, entre el 15 de abril y el 14 mayo el número de ayudas ha crecido un 94 por ciento en comparación con el periodo entre el 15 de marzo y el 14 de abril anterior.

El programa de ayuda y asistencia  está siendo testigo no sólo de ese aumento de familias que  acuden a sus puertas, especialmente del sur de la capital, sino también de la gravedad de la  situación económica de las mismas y de la consiguiente mayor urgencia para la necesaria respuesta.

El problema   está incidiendo  de forma especial sobre afectados  por un ERTE y que todavía no han percibido ningún tipo de prestación. Y entre los demandantes de ayuda se aprecia también un significativo aumento de menores de 30 años y de personas de origen extranjero, muchas de las cuales venían trabajando en la economía sumergida.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar