La Xunta y las operadoras del sector controlan la evolución del Covid-19 en las aguas residuales

La Xunta y las principales operadoras del sector del agua en Galicia colaboran en la puesta en marcha de sistemas para la detección y control de la evolución del Covid-19 en las aguas residuales.

Este fue uno de los asuntos abordados en la reunión que el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, mantuvo por videoconferencia con los representantes de las entidades que prestan los servicios de agua en Galicia, en la que también participó la conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez.

Por una parte, a través de Augas de Galicia, y en colaboración con cinco empresas del sector y con las universidades de Vigo y de Santiago de Compostela, respectivamente, la Xunta está trabajando en dos proyectos de investigación en ocho depuradoras, que podrán ser ampliables a más, con la toma de muestras que permiten la detección y control de la evolución de la pandemia a través de las aguas residuales.

Uno de estos proyectos de investigación en el que participa Augas de Galicia, la Universidad de Santiago y el hospital Álvaro Cunqueiro tiene por objeto estudiar el impacto del covid-19 en las aguas residuales y en medio receptor. Para eso se tomarán muestras en distintos puntos de la red de los sistemas de depuración de Vigo, Ourense, Sanxenxo, Ribeira y Viveiro, contando con la colaboración de las empresas concesionarias. El análisis de esas muestras permitirá seguir la evolución epidemiológica y actuar como sistema de alerta temprana frente al virus.

El segundo de los programas de detección y modelización se llevará a cabo entre Augas de Galicia, las empresas que prestan el servicio, la Universidad de Vigo y el CSIC en tres estaciones depuradoras que son gestionadas directamente por la Xunta: las depuradoras de Baiona, Nigrán y Cambados. En este caso, la toma de muestras se centrarán, principalmente, en el punto de vertido al dominio público hidráulico.

A estos estudios hay que sumar un tercero que se está llevando a cabo en la depuradora de A Coruña, en la EDAR de Bens, en el que colabora la Xunta a través del Complejo Hospitalario de A Coruña y la Universidad herculina.

Estos estudios serán una herramienta muy valiosa y útil para hacer seguimiento de la evolución del covid-19 y también para la detección temprana de posibles rebrotes.

En la reunión con las operadoras de los servicios del agua en Galicia, el titular del Gobierno gallego puso en valor la labor de los profesionales del agua, especialmente, durante la emergencia sanitaria por el covid-19.

Núñez Feijóo destacó la anticipación, la previsión y la planificación de las empresas del sector para dotarse desde el primer momento de planes de contingencia que permitieron asegurar su funcionamiento en estas circunstancias excepcionales. El sector adquirió equipos de protección individual, acumuló remanentes de suministros y mismo organizó turnos de trabajadores especializados. Esto hizo posible que los profesionales y las infraestructuras hidráulicas siguieran trabajando para garantizar la calidad de las aguas mientras la población gallega quedaba confinada en la casa.

El presidente de la Xunta recordó que el agua es un bien básico para la vida y para la salud y que la situación actual hizo valorar aun más su esencialidad. Así lo entendió desde el primer momento de la pandemia el Gobierno gallego, quien defendió ante el Ejecutivo español la importancia de que los servicios del agua fueran declarados esenciales, algo que quedó reconocido en el Boletín Oficial del Estado del pasado 24 de marzo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar