El doloroso fallo contra las pretensiones indemnizatorias de los interinos

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo n.º 14 de Madrid decidió suspender un proceso sobre el cese de un interino y decidió plantear varias cuestiones prejudiciales vinculadas con el derecho a la igualdad de trato y la prohibición de discriminación entre funcionarios e interinos. Además, se pregunta por el derecho a la indemnización que el interino puede tener puede alcanzar, ya sea desde la comparación con el trabajador laboral temporal o con el funcionario y si procede aplicar como medida para prevenir el abuso y eliminar la consecuencia de la infracción del Derecho de la Unión, en caso de que el empleador no dé fijeza al trabajador, una indemnización, equiparable a la de despido improcedente, indemnización como sanción adecuada, proporcional, eficaz y disuasoria. La Sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 22 de enero de 2020, que se ha dictado en el asunto C-177/18, ha resuelto las dudas.

Concretamente, se recogen dos afirmaciones para responder las cuestiones prejudiciales. Por la primera, establece la sentencia comentada que “La cláusula 4, apartado 1, del Acuerdo Marco sobre el trabajo de duración determinada, celebrado el 18 de marzo de 1999, que figura en el anexo de la Directiva 1999/70/CE del Consejo, de 28 de junio de 1999, relativa al Acuerdo Marco de la CES, la UNICE y el CEEP sobre el trabajo de duración determinada, debe interpretarse en el sentido de que no se opone a una normativa nacional que no prevé el abono de indemnización alguna a los funcionarios interinos ni a los funcionarios de carrera cuando se extingue la relación de servicio, mientras que prevé el abono de una indemnización al personal laboral fijo cuando finaliza el contrato de trabajo por concurrir una causa objetiva”. Por la segunda, señala la resolución indicada que “Los artículos 151 TFUE y 153 TFUE y la cláusula 4, apartado 1, del Acuerdo Marco sobre el trabajo de duración determinada, que figura en el anexo de la Directiva 1999/70, deben interpretarse en el sentido de que no se oponen a una normativa nacional que no prevé el abono de indemnización alguna por cese a los funcionarios interinos, mientras que al personal laboral temporal se le concede una indemnización cuando finaliza el contrato de trabajo”. Ambas respuestas se deducen de la idea de que los interinos se encuentran en una situación diferenciada que justifica un trato desigual.

La resolución del problema planteado con el derecho a indemnización de los interinos constituye un jarro de agua fría para los propios interinos y, simultáneamente, supone un alivio para las Administraciones Públicas, que, ante la posibilidad de una declaración que determinará la existencia de un derecho a indemnización de los interinos por el cese, iniciaron procesos de regularización del empleo temporal de los interinos que se han configurado mediante convocatorias de concurso-oposición que favorecen a todos los que han desarrollado labores como interino en los procesos selectivos de adquisición de plazas de funcionarios públicos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar