El líder del PP, Pablo Casado, ve una «aberración» que Sánchez se plantee otra prórroga

El líder del PP, Pablo Casado, ha recalcado que su partido lleva «un mes diciendo que ya no es necesario» el estado de alarma y ha subrayado que es una «aberración» constitucional y jurídica que el Gobierno se plantee una sexta prórroga en una desescalada llena de «bandados». Tras asegurar que España tiene que estar «ya fuera de la excepcionalidad» porque hay «una alternativa» con la legislación vigente, ha respondido a Pedro Sánchez que «no es cuestión de derrocar al Gobierno» sino de evitar más muertes, más contagios y más parados.

«En mi opinión es una aberración jurídica que se mantenga el estado de alarma cuando ahora, sin un colapso de las urgencias previsible, hay mecanismos jurídicos ordinarios y orgánicos para regular esta desescalada», ha señalado, para añadir que así lo piensan también los «más prestigiosos constitucionalistas» de España.

Así se ha pronunciado Casado en una rueda de prensa en la sede del PP, en la que el partido ha recuperado la asistencia presencial –fijando un máximo de 15 personas– y la ha combinado con la vía telemática que ha utilizado estos dos meses para sus comparecencias.

SÁNCHEZ «COMO POLLO SIN CABEZA»

Casado ha acusado al presidente de actuar «como pollo sin cabeza» en la desescalada, con «bandazos», a «trompicones» y con continuas «rectificaciones», si bien ha dicho que «acierta» al dar marcha atrás en algunas de sus decisiones. «Transparencia, eficacia y mayor coordinación en la gestión», ha solicitado, para añadir que se ha pasado de un Gobierno «bicéfalo» a otro «acéfalo», donde «no hay nadie al frente del timón».

Dicho esto, ha señalado que es «algo evidente» que hay que levantar ese estado de alarma, como ha sucedido en los países europeos, y ha criticado que Sánchez se escude en un «supuesto informe» de la Abogacía del Estado. Según ha agregado, está intentando ir «contra la esencia de la democracia» al limitar derechos de los ciudadanos cuando hay alternativas legales.

Así, el presidente del PP ha indicado que es una «aberración» decir que se puede retomar la Liga de Fútbol, salir a una terraza con un grupo de personas o proclamar «a bombo y platillo» que España «sale más fuerte», pero luego seguir en la «excepcionalidad legal» y mantener el «control absoluto de las libertades y derechos de los españoles». En su opinión, esto es «algo gravísimo» dado que esta excepcionalidad «no se puede mantener eternamente».

«Para el señor Sánchez es muy peligroso lo que hacen Polonia y Hungría pero cuando el Gobierno de España también está siendo observado por las instituciones comunitarias, resulta que nosotros somos los alarmistas», ha declarado, para afirmar rotundo que este Gobierno no puede tener «ni una semana más poderes excepcionales».

Dicho esto, se ha mostrado partidario de que, dentro de la legislación ordinaria pueda haber una desescalada «dependiendo de las circunstancia sanitarias de las distintas provincias y autonomías» y ha señalado que así lo ha defendido el PP desde el primer momento. A su entender, la legislación vigente permitiría ir «adecuando las circunstancias» en función de los territorios.

Además, se ha abierto a negociar con el Gobierno esa legislación vigente si fuera necesario, como el artículo 3 de la Ley Orgánica 3/86 de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública. «Lo dijimos hace un mes y nos contestaron que después de verano», ha agregado, para añadir que eso le hace «sospechar» que Sánchez quería evitar el control parlamentario.

PIDE OTRA COMISIÓN EN EL SENADO

Casado ha calificado de «ridículo» que Sánchez culpe al PP por no apoyar la prórroga del estado de alarma cuando su partido avisó hace semanas que no apoyaría esa medida y ha exigido que haga públicos los informes de la Abogacía del Estado que esgrimió la semana en el Pleno del Congreso.

Además, ha anunciado que el PP ha aprobado pedir que en el Senado se constituya otra comisión en el Senado –al margen de la comisión de reconstrucción que ha echado a andar en el Congreso– para estudiar «en términos de competencias autonómicas como se puede superar esta crisis social y económica», dado que las autonomías «tiene competencia sobre la renta mínima y tienen que fortalecer sistema sanitario y atención a mayores, entre otras cuestiones.

Preguntado cómo valora la posición de Cs apoyando al Gobierno en la última prórroga del estado de alarma y mostrándose dispuesto a seguir hablando con el Gobierno, ha indicado que el partido naranja «ha estado siempre en el sí» y, por tanto, su posición «no ha cambiado». «Lo que ha cambiado es un documento firmado por los portavoces de PSOE, Unidas y Podemos con Bildu con contrapartidas muy evidentes», ha resaltado.

REFRÁN «EL LADRÓN CREE QUE TODOS SON DE SU CONDICIÓN»

Ante las declaraciones de Sánchez avisando que hay cuatro años de legislatura por delante ante los intentos de la derecha de intentar derrocar al Gobierno, Casado ha indicado que «le vuelve a traicionar el subconsciente» al pensar que «todos son como él», aludiendo al refrán español el ‘el ladrón cree que todos son de su condición’.

«No es una cuestión de derrocar al Gobierno sino de evitar más muertes, más contagios y más parados. Es mi obligación y a mi me pagan para servir a los españoles. Y como mejor puedo servir a los españoles es diciendo lo que creo que es mejor para protegerles», ha aseverado.

CREE QUE PONDRÁ FECHA A MESA DE DIÁLOGO COMO PIDE ERC

En cuanto a si cree que el Gobierno pondrá fecha a la mesa de negociación con la Generalitat para lograr la abstención de ERC en la sexta prórroga, Casado ha dicho que no le cabe la «menor duda» de que Sánchez aceptará esa mesa a favor de la independencia en Cataluña porque «la constituyó él en el Palacio de la Moncloa». Además, ha señalado que el jefe del Ejecutivo defiende «la plurinacionalidad y la nación de naciones».

Por eso, ha dicho que recuperará esa mesa de negociación en función de la necesidad de votos que tenga y las «prebendas» que le soliciten sus «socios independentistas». Eso sí, ha afirmado que «la culpa no es de ERC, es de Sánchez» porque el PP «nunca cedió» a las peticiones de los independentistas porque «son malas para la unidad naciona y la prosperidad y libertades de los catalanes que viven en Cataluña».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar