¿A quién perjudicará el Brexit?

El Diario Oficial de la Unión Europea publicó el pasado día 31 de enero de 2020 varios actos no legislativos vinculados con el Brexit. Concretamente, el boletín incluye: la Decisión (UE) 2020/135 del Consejo de 30 de enero de 2020 relativa a la celebración del Acuerdo sobre la retirada del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de la Unión Europea y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica; el Acuerdo sobre la retirada del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de la Unión Europea y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica; la Declaración de la Unión Europea realizada de conformidad con el artículo 185, párrafo tercero, del Acuerdo sobre la retirada del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de la Unión Europea y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica; y la Información relativa a la entrada en vigor del Acuerdo sobre la retirada del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte de la Unión Europea y de la Comunidad Europea de la Energía Atómica. Esos actos constituyen la piedra angular de lo que serán las relaciones entre la Unión Europea y Reino Unido de ahora en adelante. 

De los textos señalados se deduce que la Unión Europea y el Reino Unido, con pleno respeto mutuo y de buena fe, se asistirán mutuamente en el cumplimiento de las tareas derivadas del acuerdo, de modo que adoptarán todas las medidas apropiadas, tanto de índole general como particular, para asegurar el cumplimiento de las obligaciones y se abstendrán de toda medida que pueda poner en peligro la consecución de los objetivos. El problema es que son muchos los aspectos sobre los que habrá que discutir en los próximos meses, antes de que llegue la fecha de terminación de las negociaciones definitivas para ver como se desenvuelven las relaciones entre la Unión Europea y Reino Unido en los próximos años. 

El Brexit va a perjudicar a la Unión Europea, pero fastidiará más a Reino Unido, pues los británicos han conseguido más beneficios de la Unión Europea que la Unión Europea de los británicos en todos los sentidos debido a la configuración de la integración europea. que siempre permitió que Reino Unido tuviera poder para no adoptar aquellos actos normativos y políticos no convenientes para los intereses del Gobierno británico. Además, el Brexit constituye una buena ocasión para que la Unión Europea pueda disuadir a cualquier Estado miembro cuyo Gobierno pueda tener la pretensión de seguir el camino por Reino Unido, que podría demostrar haberse equivocado más pronto que temprano.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar