El Gobierno acuerda la senda de estabilidad presupuestaria y prevé que la economía crezca el 1,6% en 2020

El Consejo de Ministros ha presentado los objetivos de estabilidad presupuestaria plurianual y el techo de gasto para 2020, que avanzan en la reducción del déficit y la deuda pública, sin poner en riesgo el crecimiento y la creación de empleo.

El objetivo de estabilidad para el conjunto de las administraciones públicas -central, autonómica y local- y la Seguridad Social se sitúa en el 1,8% del Producto Interior Bruto (PIB) para este año, y la previsión para el siguiente trienio es que descienda tres décimas por año hasta llegar al 0,9% en el año 2023.

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha explicado que el mayor esfuerzo lo asume la Administración Central, que este año deberá reducir su déficit ocho décimas, desde el 1,32% registrado en el año 2018 al 0,5% en 2020. Las comunidades autónomas deberán rebajarlo una décima, hasta el 0,2%, y la Seguridad Social tres décimas, para alcanzar el 1,1%. La administración local seguirá con el objetivo de déficit cero.

Montero ha recordado que el Consejo de Política Fiscal y Financiera aprobó el pasado viernes estos objetivos, y que también lo hizo ayer lunes la Comisión Nacional de Administración Local en lo que atañe a Ayuntamientos y entidades locales.

Respecto a los objetivos de deuda pública, la ministra ha afirmado que la previsión es que pueda reducirse del 96%, porcentaje con el que previsiblemente se cerrará el ejercicio 2019, hasta el 89,8% en el año 2023.

En cuanto al límite de gasto no financiero del Estado, o techo máximo de recursos disponibles para el ejercicio, se ha fijado para 2020 en 127.609 millones, un 3,8% más que el presupuesto base de 2019.

La regla de gasto, por su parte, se sitúa en el 2,9% en 2020, y para los tres siguientes ejercicios se fija en el 3, 3,2% y 3,3% respectivamente.

Aprobación en el Congreso, paso previo para los PGE 2020

La ministra ha afirmado que los objetivos están alineados con las reglas fiscales de la Unión Europea, son realistas y garantizan que España siga reduciendo déficit y deuda pública a un ritmo «que no dañe ni el crecimiento ni la creación de empleo».

Montero ha mostrado su confianza en que el Congreso apruebe esta senda de estabilidad plurianual, lo que permitirá avanzar en la elaboración y tramitación de los Presupuestos Generales del Estado para 2020.

La responsable de Hacienda ha considerado que «seguir exprimiendo los actuales presupuestos prorrogados ya no es posible» puesto que «perjudican al conjunto de los ciudadanos y lastran la inversión pública».

Montero ha abogado por disponer cuanto antes de unas nuevas cuentas públicas que permitan mejorar los pilares del Estado del bienestar y actuar en temas prioritarios como «la reducción de la desigualdad, la defensa de los intereses de la clase media y la clase trabajadora, una transición ecológica justa, el reto digital y la lucha contra la pobreza, especialmente la infantil».

Cuadro macroeconómico prudente

Nadia Calviño

Pool Moncloa/JM CuadradoEl Gobierno estima que la economía crecerá un 1,6% en 2020 y se estabilizará durante los próximos años, en un contexto internacional volátil.

La vicepresidenta y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha argumentado que las previsiones plasmadas en el cuadro macroeconómico para los años 2020-2023 son prudentes y están en línea con las de los organismos nacionales e internacionales, que apuntan que España seguirá creciendo por encima de la media de la Unión Europea en los próximos años. «Nuestra acción está guiada por los principios de prudencia, responsabilidad y realismo. Esta es la línea que hemos seguido y que nos ha permitido reafirmar la confianza de los inversores en la economía española», ha dicho.

El documento, según ha explicado Calviño, contempla la necesidad de compaginar el crecimiento incisivo y la sostenibilidad de las cuentas públicas. «Nuestro objetivo es reducir lo más rápidamente posible el déficit y la deuda pública, sin poner en riesgo el crecimiento económico y la creación de empleo, con el fin de que la ratio de deuda con respecto al Producto Interior Bruto se sitúe por debajo del 90% al final de la legislatura», ha añadido.

La vicepresidenta ha destacado que la economía española cerró el año 2019 de forma positiva, con un crecimiento medio del 2%, según el avance publicado por el Instituto Nacional de Estadística. Además, ha recalcado que es «un crecimiento más robusto y equilibrado que en anteriores fases expansivas», como avala el equilibrio entre la demanda interna y la externa».

En la actualidad, ha apuntado Calviño, España crece, se reduce el paro, hay un superávit por cuenta corriente y las exportaciones se han mantenido e, incluso, ganan cuota de mercado.

Mejora del empleo

Respecto al empleo, la vicepresidenta ha subrayado que se ha mantenido en línea con el ciclo económico y el dinamismo del mercado laboral durante el cuarto trimestre de 2019, lo que ha permitido cerrar el año con cerca de 20 millones de ocupados, un millón más que hace diez años.

El Gobierno prevé que la creación de empleo se ajustará en los próximos años a la evolución del Producto Interior Bruto (PIB), con una reducción de la tasa de paro y un incremento de la población activa. En este sentido, se espera que el paro se sitúe en el 13,6% este año y se reduzca hasta el 12,3% en 2023.

391 millones de euros para medicamentos

El Ejecutivo ha autorizado la compra centralizada de medicamentos por un valor de 391 millones de euros. Este procedimiento permite adquirir principios activos a gran escala y, por tanto, reducir costes.

María Jesús Montero ha explicado que se han sumado a este acuerdo diez comunidades autónomas, el Instituto Sanitario de Gestión Sanitaria y el Ministerio de Defensa: «Contribuimos así al refuerzo de la eficiencia y la cohesión del Sistema Nacional de Salud».

Información y coordinación institucional tras el Brexit

María Jesús Montero y Nadia Calviño

Pool Moncloa/JM CuadradoEl Consejo de Ministros ha analizado el informe periódico sobre el Brexit y ha acordado que la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González, realice una ronda de reuniones con los grupos políticos para explicarles la situación actual tras la salida de Reino Unido de la Unión Europea, los planes de contingencia y las medidas de coordinación previstas con las instituciones europeas.

Con el mismo fin, ha explicado la portavoz del Gobierno, se estrechará la comunicación y colaboración con las comunidades autónomas a través de la Conferencia de Asuntos Relacionados con la Unión Europea (CARUE), el órgano que articula la participación de éstas en los asuntos europeos que les afectan.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar