Los derechos humanos

El pasado 10 de diciembre  celebramos un nuevo aniversario  del día de los derechos humanos. Buena ocasión para reflexionar sobre una realidad que hoy nos interpela, como siempre, al observar la situación de tantos millones de personas en el tercer mundo y también en este primer mundo en el que tantas viejas y nuevas esclavitudes mantienen en estado de sumisión y vasallaje a tantos seres humanos.

La protección de la Constitución a todos los españoles en el ejercicio de los derechos humanos exige una acción positiva de los poderes públicos que el propio texto constitucional explicita en multitud de parágrafos. Sin embargo, lo que ahora me interesa destacar en este artículo es que los poderes públicos tienen una función constitucional de promocionar, de promover, de facilitar que todos los españoles puedan ejercer en libertad solidaria los derechos humanos.

En este contexto, me parece que el artículo 10.1 constitucional cuando se refiere, desde el punto de vista técnico-jurídico a los derechos humanos, utiliza la expresión “derechos inviolables que le son inherentes”. Redacción que, a las claras, permite afirmar, sin demasiadas dificultades, que la Constitución entiende que existen derechos innatos, que nacen con la persona, que son susceptibles de una especial protección y que el Estado debe reconocer en la medida que constituyen patrimonio indivisible de la persona.

En efecto, los derechos humanos constituyen una de las claves hermenéuticas de la Constitución y, como dispone el citado artículo 10.1, configuran, junto a la dignidad de la persona, los derechos de los demás y el libre desarrollo de la personalidad el “fundamento del orden político y la paz social”.  Es decir, hoy por hoy, en un Estado social y democrático de Derecho, los intereses generales del pueblo español caminan hacia el ejercicio efectivo, por parte de todos los españoles, de los derechos humanos.

La cuestión de si las libertades y los derechos de la persona son absolutos o no ha sido siempre un tema controvertido. Por ejemplo, si el derecho de propiedad puede sufrir limitaciones o no. Pues bien, este tema es pacífico desde el momento en que se cae en la cuenta del destino universal de los bienes y de que las necesidades públicas pueden implicar limitaciones a ese derecho individual que es el derecho de propiedad.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar