Galicia deja de ser la comunidad con el combustible más caro de España

Durante años Galicia tuvo uno de los combustibles más caros de España. Este estigma, que perjudicó de manera significativa la competitividad de muchas empresas, ha desaparecido como consecuencia de la armonización del impuesto autonómico a los carburantes y la entrada en vigor el 1 de enero de 2019 del impuesto “especial único”.

Hace ahora un año exactamente, en noviembre de 2018, Galicia ostentaba el triste récord de ser la segunda Comunidad Autónoma con la tarifa más cara en Diesel, con un precio medio impuestos incluidos de 1,273 euros el litro y la tercera más cara en gasolina con un precio medio de 1,311euros por litro. Un año después los datos del Ministerio para la Transición Ecológica sitúan a nuestra Comunidad en la sexta posición, es decir en la media de las CCAA. El precio del combustible en Galicia está en la actualidad por debajo de lo que cuesta llenar los depósitos en Baleares, Asturias, Cantabria, País Vasco y Madrid.


A falta de conocer los datos de los últimos dos meses del 2019, la gasolina en Galicia en el mes de octubre se situaba en la sexta posición con un precio medio, impuestos incluidos, de 1,316 euros el litro mientras que el diesel -también en la sexta posición- marcó un precio por litro de 1,232 euros. Cabe también indicar que el diferencial con el precio medio nacional es escaso, situándose entre +1,7 y +2 céntimos de euro por litro en el diesel y aún menor en el caso de la gasolina, donde la diferencia es desde + 1,1 hasta +1,7 céntimos.

Por otra parte el diferencial con las Comunidades Autónomas donde se encuentran los precios medios más bajos es muy reducido: en casi todos los casos no supera un céntimo por litro. En los precios finales de venta al público de los carburantes inciden una serie de factores. El de mayor impacto es, sin duda, el precio Platts (el precio Platts se establece con la cotización más alta del mismo al cierre del mercado del día anterior). Pero también inciden otros factores, como los tipos de cambio que pueden incrementar o rebajar el precio final.

También es preciso recalcar que, como en otros sectores de nuestra economía (sanidad, infraestructuras, etc) Galicia cuenta con características propias que la diferencian de otras Comunidades y que deben ser consideradas en el análisis de los precios de los carburantes. Entre estos elementos cabe destacar la dispersión poblacional que incide de manera directa en los precios, al condicionar a la baja el volumen de ventas por estación de servicio en relación a la media estatal, mientras que el número de empleados por estación sí que está en la media española, lo que implica que en Galicia el gasto de personal para los empresarios del sector alcance el 40% de los ingresos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar