Galicia y Asturias acuerdan suprimir sus respectivos peajes

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, abogó por que los intereses comunes de Galicia y Asturias sigan siendo la base de una colaboración fructífera que no entiende de siglas ni de ópticas ideológicas. “Espero que podamos seguir ejerciendo una cordial relación de vecindario y trabajando juntos”, dijo, recordando la intensa tarea y capacidad de entendimiento que siempre mostró el anterior presidente de Asturias, Javier Fernández.

En el marco de los Encuentros en el Eo, que organiza la Corporación Voz de Galicia, Feijóo volvió a poner de manifiesto que las prioridades de ambas comunidades son semejantes en asuntos estratégicos como las infraestructuras, la evolución demográfica o la propia financiación autonómica. No en vano, recordó que las dos trabajaron juntas de forma ininterrumpida con todos sus presidentes.

En esta línea, apostó porque, “al igual que Galicia y el norte de Portugal establecieron un puente económico, comercial y empresarial a través de una Eurorregión, ese puente que se construyó sobre el Miño sea el mismo puente que se construya sobre el Eo”.

Unas infraestructuras propias del siglo XXI

Después de subrayar que en todos los asuntos que suscitaron acuerdo entre Galicia y Asturias, y también con otras comunidades, hay un denominador común: el respeto a la igualdad entre los españoles; Feijóo incidió en la necesidad de mantener viva la alianza a favor de los intereses del Noroeste ante la oportunidad de los corredores europeos de transporte.

“Todo esto en base a la equidad y para no estrangular nuestros territorios”, dijo, e hizo hincapié en que «no podemos seguir con los peajes que tenemos”, reiterando la propuesta de que los kilómetros de las autopistas en España valgan lo mismo.

En lo que respecta a las comunicaciones viarias, Feijóo resaltó que, “si bien después de veinte años por fin tenemos la Transcantábrica”, es necesario resolver el problema de la niebla. En segundo lugar, se refirió a la necesaria planificación de la línea ferroviaria que debería vertebrar la cornisa cantábrica, ya que “tardar 14 horas desde Ferrol a Barcelona en tren no es comprensible”; y sobre el AVE, lamentó que no se estén cumpliendo las expectativas, con un retraso como mínimo de un año o año y medio.

Asimismo, aseguró que Asturias y Galicia, junto a Castilla y León, deben mantener activa la alianza de éxito con la que, junto a las fuerzas sociales y empresariales, se consiguió corregir el error histórico que suponía la exclusión del Noroeste de España del Corredor atlántico de mercancías. E insistió en que el objetivo no puede ser solo figurar en el mapa, sino conseguir la auténtica modernización de nuestra red de mercancías, gracias a la financiación europea “a la que, ahora sí, tenemos acceso”. “Nos toca seguir trabajando juntos para que se materialice”, recalcó.

Por otra parte, y en el ámbito de las infraestructuras para una mejor conectividad, el responsable del Ejecutivo gallego precisó que para mejorar la cobertura móvil de los núcleos gallegos que lo necesitan, la Xunta acaba de presentar una medida con una inversión de 5 millones de euros para cubrir con telefonía móvil núcleos de población de 10 habitantes, de la que se podrán beneficiar núcleos de 118 ayuntamientos.

En este mismo ámbito, destacó que gracias a internet la comunidad gallega cuenta con una administración abierta 24 horas, los 365 días al año, de forma descentralizada y confirmó que el próximo reto tiene que ver con aumentar las velocidades de conexión y, mirando un poco más lejos, ser de las primeras regiones europeas en contar con los servicios avanzados que permitirá el 5G.

Incertidumbres en torno a las industrias electrointensivas y las centrales térmicas

El titular de la Xunta aprovechó la jornada para hablar de la incertidumbre que existe en torno a las industrias electrointensivas y urgió, nuevamente, la aprobación de un Estatuto para el consumidor electrointensivo, que garantice un precio viable entre los 35 y los 40 euros. Y se refirió a la misma incertidumbre que se cierne sobre las centrales térmicas como la de As Pontes, demandando una transición ordenada y justa. “Los cambios son imparables, sin duda, pero tienen que llevar períodos de transición, porque si se hace un cambio abrupto se produce una fractura”, sentenció.

Compromiso demográfico y nuevo modelo de financiación autonómica

El responsable de la Administración autonómica gallega hizo referencia a uno de los grandes problemas de Europa y que afecta también a Galicia y Asturias: la dinámica demográfica. Y, al hilo de este asunto, constató que Galicia está trabajando en una ley de impulso demográfico, que la convierta en la primera comunidad que eleve las políticas demográficas a rango de ley.

Asimismo, subrayó que en 2020 se introducirán tres nuevas medidas relacionadas con esta materia: incrementar un 25% la Tarjeta Bienvenida para las familias que viven en el rural; financiar el 100% la creación de pequeños centros de conciliación dentro de las propias empresas; y hacer 100% gratuita la educación infantil de 0 a 3 años para los segundos hijos y sucesivos en todas las escuelas.

Feijóo transmitió la necesidad de contar en este área con políticas europeas, de Estado, autonómicas y locales. “Los ayuntamientos, las diputaciones y las comunidades tenemos que crear un fondo para incentivar y disminuir los costes objetivos de tener hijos, y si le sumamos presupuestos de Estado, tendremos una política demográfica objetiva”, matizó.

El presidente de la Xunta volvió a poner de manifiesto la necesidad de un nuevo sistema de financiación autonómica que supere la idea del reparto por territorios y garantice una financiación igualitaria para cada ciudadano, repartiendo los recursos en base a necesidades objetivas de gasto en cada territorio. “Y también ha de cumplirse el acuerdo conseguido en la Conferencia de Presidentes de enero de 2017, referido a que el sistema de financiación autonómica incluya una pieza separada para la sanidad pública”, sostuvo, insistiendo en que se trata de necesidades que fueron postergadas en el tiempo y que urge abordar.

Feijóo concluyó lamentado que la Administración central del Estado deba el pago de una mensualidad del IVA correspondiente a 2017, así como la compensación a las comunidades cumplidoras como Galicia. Unas cuantías, importantes para los presupuestos de las autonomías y para los servicios públicos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar