Feijóo convierte a Galicia en una comunidad pionera de la Estrategia de Cambio Climático

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, aseveró que con la aprobación de la Estrategia de Cambio Climático y Energía 2050, Galicia se convierte en una de las regiones de España pioneras en contar con una hoja de ruta para luchar contra el cambio climático, con la voluntad, precisó, de hacer de esta una causa de todos.

“Tenemos que cambiar nosotros y no el clima”, dijo, asegurando que, en este objetivo de conseguir la neutralidad climática en 2050, conforme a las directrices europeas, es imprescindible el papel de varios agentes, entre los que destacó: la comunidad investigadora, fundamental para diseñar soluciones de cara a una transición gradual y justa; la sociedad, apostando por la sensibilización, la formación y la educación; y los ayuntamientos, fomentando la adhesión a iniciativas como el Pacto de los alcaldes para el clima y la energía, que suma ya más de 150 municipios.

Sobre este punto, Feijóo destacó también que, si bien los ayuntamientos son los responsables de la gestión de los residuos, desde el Ejecutivo autonómico se pusieron en marcha varias líneas de ayuda a las entidades locales, por valor de 3 millones de euros, para mejorar la gestión de los residuos domésticos. Y, para la mejora de la gestión de los residuos urbanos, ya se han reservado 8,3 millones en los presupuestos del próximo año.

Asimismo, se refirió al papel fundamental de las empresas para hacer un cambio gradual y para aprovechar las oportunidades generadas por un modelo más sostenible.

Para conseguir estos fines e implicar a todos los agentes, el titular de la Xunta confirmó la puesta en marcha de medidas como: las ayudas al sector residencial para mejorar la eficiencia energética, con una deducción verde en el IRPF, el próximo año, que permitirá bonificar hasta el 15% de las actuaciones en viviendas en este ámbito, como cambios de ventanas o mejoras de tejados y fachadas. Mejoras en los planes de prevención y actuación ante eventos extremos para reducir la vulnerabilidad de la población; desarrollo de la estrategia de biomasa térmica; o el fomento de las equipaciones en régimen asociativo en el sector primario.

Hace falta resaltar que esta estrategia se completará con la Estrategia gallega de Economía Circular. Y, de cara a 2020, con la previsión de aprobar la Ley de residuos y suelos contaminados, además de la elaboración de la Agenda 2030 de Galicia, un plan de acción a favor de las personas, del planeta y de la prosperidad con 17 objetivos de desarrollo sostenible.

“Nuestra vocación es que las generaciones futuras puedan disfrutar de una Galicia más verde”, dijo, subrayando que el sector primario y el medio natural de Galicia son grandes aliados para contribuir a paliar el cambio climático.

Feijóo precisó que estas líneas de acción y medidas específicas se concentrarán en el Plan regional integrado de energía y clima, que se redefinirá y actualizará cada 5 años. Al respecto, recordó que el primero, para el período 2019-2023, ya está en marcha con 170 iniciativas y con una inversión asociada y más de 1.250 millones de euros.

“En definitiva, caminamos hacia la neutralidad climática actuando sobre la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, a través de un modelo basado en las energías limpias, en la mejor de la eficiencia energética en todos los sectores y en conseguir sistemas productivos más responsables; y potenciando la capacidad de absorción de carbono, a través de la adecuada gestión de masas forestales, de los usos del suelo y de la conservación de los ecosistemas”, abundó.

El presidente de la Xunta concluyó haciendo hincapié en que la Comunidad apuesta por una labor constante y seria que sume voluntades, “que sume aliados y que no genere incertidumbre entre los ciudadanos”. “Y lo vamos a hacer de forma decidida, porque asumimos que el cambio climático es una lucha de todos, que afecta a todos; y de forma responsable, porque somos un Gobierno que quiere que cada vez más gente se una a esta causa”, recalcó.

No en vano, desde 1990 a 2016 el peso de las emisiones de Galicia sobre el total de España pasó del 10,2% al 8,6%. “Somos la tercera comunidad que más está reduciendo sus emisiones respecto a 1990; apoyamos a la industria forestal; pusimos punto y final a todas las escombreras e incrementamos un 21% la red de puntos limpios; aspiramos a conseguir el vertido técnico 0 en el año 2020 en Sogama, 15 años antes de los que marca la UE; apostamos por medidas importantes para la gestión del agua y seguiremos adecuando las infraestructuras de abastecimiento y saneamiento en las que ya invertimos en esta década 1.100 millones de euros; y propondremos a ayuntamientos y diputaciones la administración conjunta de todos los abastecimientos y saneamientos de agua de Galicia”, recordó.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar