Felipe González y Mariano Rajoy piden un «pacto para cuatro años»

En la segunda jornada de la I Foro la Toja, los expresidentes del Gobierno Felipe González y Mariano Rajoy han debatido públicamente y por primera vez alrededor de sus miradas sobre España.

A las 12.30 horas ha dado inicio uno de los encuentros, sin duda, más esperados de la jornada de ayer: la conversación entre los expresidentes del gobierno español, Felipe González y Mariano Rajoy, quienes bajo el epígrafe “Tres Miradas sobre España” han conversado durante una hora acerca de su visión sobre el país en un interesante debate en el que ha habido muchas más coincidencias que desencuentros y que ha moderado la abogada especialista en derecho de la UE, Miriam González Durántez.

Ambos han mencionado la actual situación de ingobernabilidad que vive España a la que se han referido críticamente y han coincidido en que debe acceder al poder quien ostente la mayoría y que, aquellos que por número de votos no tienen posibilidad de gobernar, no sólo no deben impedir la formación del ejecutivo, sino que deben facilitarla y asegurar la estabilidad a través de pactos y acuerdos sobre los temas estratégicos y esenciales. Mariano Rajoy recordó además los dos ofrecimientos que hizo en este sentido después de las elecciones de 2015 y 2016. Por su parte, Felipe González ha incidido en la imperiosa y urgente necesidad de “reestabilizar el país y dotarlo de timón y propósito. Hemos tenido 4 elecciones generales en 4 años pasando del bipartidismo al bloquismo”.

Preguntados sobre las diferencias ideológicas en la política actual, el Presidente González ha remarcado que “una macroeconomía sana no es de derechas ni de izquierdas. Seguramente la discrepancia entra en el momento de valorar el mix entre ingresos y gastos” y ha recordado como “EEUU fue mucho más veloz para salir de la crisis porque en Europa veían la economía social de mercado como un hándicap cuando realmente es el elemento clave para dar sostenibilidad al modelo e intentar redistribuir el excedente y paliar la desigualdad”. Por su parte, el Presidente Rajoy ha recordado con tono irónico sus primeras decisiones como Presidente del Gobierno: “subir 7 puntos el IRPF, nacionalizar parte del sistema financiero e iniciar una operación de endeudamiento público para evitar la quiebra de algunas comunidades autónomas”. “La única política económica -ha continuado- es la que permite crear empleo. No hay que ser doctrinario ni sectario. Sin esto nada es posible”.

Ambos se han mostrado de acuerdo en la vertiente atlántica de nuestro país y también en la concepción de que la dimensión atlántica va mucho más allá de América del Norte e incluye tanto a Latinoamérica como al continente africano.

En este marco, el debate ha continuado sobre la proyección, que a una década vista, harían ambos expresidentes del lugar que ocupará España a escala internacional. Mariano Rajoy ha sido el primero es posicionarse, recordando que nuestro país cuenta con “grandes fortalezas como nuestros sistemas de sanidad, educación y pensiones y potentes industrias como la del turismo y sectores exportadores de relevancia mundial como el químico, el agroalimentario, el del automóvil y el de los bienes de equipo”. “Por todo ello -ha añadido- estoy convencido que en 10 años estaremos mucho más integrados en Europa y con un nivel de aportación y relevancia muy superior”. Felipe Gonzalez incidió en la necesidad de buscar la centralidad para acometer los desafíos del futuro. “Estamos muy bien posicionados para que si tomamos el sentido de la orientación correcto, España esté ocupando en ese plazo un lugar top”.

Los retos de la sociedad tecnológica del futuro han sido otro de los apéndices relevantes de la conversación. En este punto ha habido consenso absoluto sobre la necesidad de concertar políticas para facilitar a las empresas su orientación a la tecnología y la modernización, atendiendo al elevando porcentaje de PYMES que registra España, con la histórica dificultad para la innovación asociada a este segmento. Convencidos de que en España hay un pool de talento muy notable, han remarcado lo imprescindible de la capacitación humana y la adaptación de las estructuras tecnológicas a las nuevas exigencias del mercado y han lanzado un mensaje para que entidades financieras e inversores relajen las condiciones de financiación de las nacientes empresas y proyectos de capital riesgo que luchan por emerger.

Sobre los titulares de la actualidad nacional

Ambos han rechazado el tópico de atribuir a España una imagen de corrupción generalizada. Rajoy ha recordado otros casos que se están produciendo en países cercanos y ha remarcado que este es “un tema de personas y no de partidos” y ha querido enfatizar en “la necesidad de, como sociedad, dejar de castigarnos y flagelarnos diciendo que somos los más corruptos porque no es verdad”. A esta observación, el presidente González ha añadido que “en España cuando uno asume un cargo público ya es presunto culpable tan sólo por este hecho y ese “sambenito” lo acompaña el resto de su vida. Y esa presunta culpabilidad es destructiva para la función política. Este mal, que tiene magnitud internacional, debe ser combatido por el bien de la clase política que, en su mayoría, trabaja para el bien de la sociedad.”

El llamado “conflicto catalán” ha sido otra de las temáticas que la moderadora ha querido poner sobre la mesa.  Ambos han defendido que el cumplimiento de la ley está por encima de cualquier reivindicación de carácter nacionalista y han abogado por acoger con normalidad la inminente sentencia del Tribunal Supremo por los hechos ocurridos en Cataluña hace dos años.

Mariano Rajoy y Felipe González también han argumentado su oposición a una eventual reforma de la Constitución Española en estos momentos. El Presidente Rajoy ha afirmado que “no tiene sentido iniciar ninguna actualización si no hay un objetivo claro para ello. Muchas veces es mejor decir que no o no tomar ninguna decisión”. Por su parte, Felipe González admitió que ha ido modificando su posición al respecto. “Aunque yo soy un reformista convencido -señaló- y en su momento valoré poder inspeccionarla de forma generalizante, hoy, viendo su resiliencia ante las dificultades a las que ha debido enfrentarse no lo veo necesario. La aplicación, con su carácter de excepcionalidad, del artículo 155, es una clara muestra de que es un marco legal con capacidad de defender y asegurar la estabilidad”.

El objetivo del Foro La Toja

El Foro La Toja es un nuevo proyecto de debate y reflexión sobre economía, nuevas ideas y experiencias que se concibe como un encuentro exclusivo entre empresarios, políticos, intelectuales y académicos. Un evento donde analizar el presente y dilucidar el futuro a partir de los diferentes cambios geoestratégicos, los nuevos protagonistas, la situación de las democracias liberales y otros modelos políticos que las cuestionan, o la disrupción digital y la inteligencia artificial.

La elección de La Toja responde a que Galicia se erige como símbolo del atlantismo: es la región más atlántica de España y se postula como nexo con la otra orilla del Océano. También su proximidad con Portugal convierte el foro en un encuentro netamente ibérico.

El comité organizador lo conforman Amancio López, presidente del Grupo Hotusa; Josep Piqué, exministro del Gobierno; Antón Costas, catedrático de Política Económica; Jordi Alberich, economista; Carmen Martínez, directora del Foro y exsecretaria de Estado de Comunicación; y Carlos López Blanco, presidente de la Comisión de Digitalización de la Cámara de Comercio de España.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar