Acotaciones

** Sitio distinto. La polémica surgida sobre la conveniencia o no de aplicar también aquí, en Galicia, la fórmula del España suma lanzada por Pablo Casado y que tan exitosa ha resultado en Navarra y puede serlo a nivel nacional, ha recordado el célebre tema de Os Resentidos que nuestro Antón Reixa popularizó allá por los años 80: “Galicia, sitio distinto”.

​Se trataría de propiciar candidaturas únicas de la derecha de cara a las autonómicas de marzopara asegurar resultados y Gobierno estable. Y es lo que desde las más altas instancias del PPdeG se pone en cuestión bajo el peligroso argumento de que nuestra comunidad es otra cosa. Tres mayorías absolutas -dicen- lo avalan. Además, la implantación territorial del eventual socio más relevante, cual sería Ciudadanos, que no está por la labor, es en nuestras latitudes mínima.

​Y así es. En las últimas locales el partido de Albert Rivera no ganó en ningún Concello, fue quinto a nivel regional y obtuvo la pírrica cifra de 33 concejales frente a los 20.336 del PP. Ciudadanosaportaría, en consecuencia, muy poco. Incordiaría más que ayudaría. Con todo, ante unas elecciones pueden darse por seguras e incluso por probables muy pocas cosas, y máxime en estos tiempos de electorados asaz volubles. 

Hasta ahora el PPdeG siempre ha conseguido la confianza mayoritaria del electorado gallego. También Fraga la obtuvo en 2005, pero después de dieciséis años de gobierno se quedó a un escaño de la absoluta y se fue a la calle. Aviso a navegantes.

** Con la investidura y toma de posesión en Madrid de Isabel Díaz Ayuso y casi tres meses después de celebradas las autonómicas de mayo, ha quedado prácticamente cerrado el proceso postelectoral. Sólo el Gobierno de La Rioja sigue pendiente de negociación. 

Con los pactos suscritos con Ciudadanos y Vox, el PP gobierna sobre casi 22 millones de españoles y palía el desastre de las generales y en menor medida de las autonómicas. De ellos, llama la atención -al menos a mí- que además de consejerías el partido de Albert Rivera se haya quedado así mismo con las portavocías de los Gobiernos regionales respectivos (Castilla y León, Murcia y Madrid), que valen su precio en oro

Desde una posición de segundo nivel, el rival aunque socio Ciudadanos será, pues, el responsable de la imagen y “venta” exterior del Ejecutivo de turno. Difícil de entender. Ya se sabe que las políticas de comunicación nunca han sido el punto fuerte del PP.

** Quedar bien. De otra manera no cabe entender el ofrecimiento inicial de Pedro Sánchez del puerto de Algeciras a Open Arms para desembarcar allí a los algo más de cien inmigrantes que llevaba. Sin avisar a nadie y por tuit. Algeciras: el puerto del Mediterráneo más alejado de donde se encontraba el buque. Cinco días a mayores de navegación y con una situación ya insostenible a bordo, hacían inviable la propuesta, tal como así fue rechazada por los responsables del barco. No podía ser de otra forma.

En realidad, el presidente del Gobierno en funciones no se comprometía a nada efectivo, seguíaescondiéndose en los ropajes de la Unión Europea, cargaba contra el “bárbaro e inmisericorde” Salvini y vendía imagen de salvífico humanitarismo, que es lo que le interesaba.

​Todo sonó a una nueva operación de propaganda personal y política. No sería, en efecto, laprimera vez que Sánchez juega a ello en el gravísimo e irresuelto problema migratorio. La algazara con que a comienzos de su mandato recibió en Valencia al Aquarius no está tan lejos en el tiempo ni en la memoria. También prometió en su día retirar las vallas de Ceuta y Melilla y no ha quitado una sola púa. 

bandazo limpio andamos. La política del Gobierno en esta materia es errática. La de la Unión Europea, un manojo de parches ineficaces. 

** Y arrancó la Liga de fútbol, una potente máquina económica de 6.000 millones de euros en números redondos, que eleva su contribución al PIB nacional hasta el 1,37 por ciento, genera miles de puestos de trabajo, firma con nuevos patrocinadores y afianza su expansión internacional. También el fútbol español,al tiempo que deporte, es hoy una próspera industria.

​La temporada ha echado a andar con un nuevo conflicto con la Federación de Fútbol (RFEF), en esta ocasión a propósito de los horarios y fechas de los encuentros, competencia que se disputan Liga (Javier Tebas) y Federación (Luis Rubiales). Dos irreductibles. 

De momento el contencioso está en los Tribunales. Pero de resolverse en favor de las tesis de esta última (partidos, los viernes, sí; los lunes, no), sería casi imposible evitar solapamientos en los horarios de emisión en directo, lo que reduciría la audiencia potencial y, por tanto, el valor de los derechos.

Los clubs podrían perder así entre 400 y 600 millones de euros de ingresos anuales; esto es, entre el 20 y el 30 por ciento de los ingresos totales que perciben por derechos de televisión. Y los operadores nacionales con derechos, en torno a los 200 millones. Mucho dinero

Un choque de trenes -uno más- entre las dos instituciones que amenaza con desestabilizar el delicado equilibrio del fútbol español, forzándole a competir en desventaja con otras grandes Ligas. Suele decirse por aquí que cuando algo viene funcionando bien, lo mejor es no menealo. Pues eso. 

Por lo demás, la temporada ha arrancado desmintiendo las respectivas pretemporadas: el invicto Barça, “dormido y desfigurado”, pierde en Bilbao, mientras el Real Madrid “disipa dudas” y gana en Vigo. Hay que ver la facilidad con que algunos medios, por un único partido, condensan y evaporanpronósticos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar