Acotaciones

** Dicen que la firmeza de Pedro Sánchez frente a Podemos cuenta con el respaldo unánime de todos los sectores del PSOE. Mejor sería decir que lo que los une es la perspectiva del poder. En esto nunca fallan. Hasta Felipe González y otros santones del partido han echado de nuevo su cuarto a espadas. Como siempre en los momentos cruciales. La nominación de Pablo Iglesias como socio preferente no parece molestarles demasiado.

​Lo que, sin embargo, mucho no se entiende es que les haya incomodado tanto la consulta dePodemos a las bases. La pregunta resulta tan teledirigida que, en verdad, no tiene un pase. Pero no creo que “cortocircuite” nada. Además, cada cual presiona como puede. En las ruedas de prensa de cadaviernes lo hace la ministra Cel, convertida en portavoz del partido más que del Gobierno. En escenarios tan impropios cuales son las sesiones de investidura lo hacen líderes regionales al estilo del asturianoAdrián Barbón. Lo hace el omnipresente valenciano Ximo Puig, que habla de la “obligación de dar salida gubernamental” a lo decidido en las urnas, como si el primer obligado a ello no fuera el propio Sánchez. Y lo hace, por supuesto, su bien nutrida tribu mediática. Una ofensiva en toda regla.

Pero, en fin, hemos pasado del rotundo “no es no” al “sí es sí porque sí y antes del verano”, del candidato. Y con él, en exclusiva, a los mandos monclovitas. Aspira a una investidura por aclamaciónparlamentaria. De tal manera mal se va a desbloquear nada. 

** Si en noviembre llegan a tener lugar nuevas elecciones generales, serían las cuartas en menos de cuatro años. Las ordinarias de fin de legislatura fueron convocadas en diciembre de 2015; se repitieron en junio de 2016; se volvieron a adelantar al pasado 28 de abril y antes de terminar el año en curso podríaproducirse otra convocatoria. 

Así pues, en los cuarenta y ocho meses que mediarían entre finales de 2015 y finales de este año, los Gobiernos de Rajoy primero y de Sánchez después habrían estado diecinueve en funciones. Esto es, un 49 por ciento del tiempo. Esto es, prácticamente paralizados.

** A quien de momento sí le van saliendo las cuentas es al Partido Socialista de Cataluña (PSC), hermano gemelo del PSOE: ha logrado dividir al independentismo; gobierna a medias con Ada Colau enla ciudad condal; en alianza con las huestes de Puigdemont y sin que san Borrell y otros barones del partido hayan objetado nada, se ha hecho con la apetecible Diputación de Barcelona (1.000 millonesanuales de presupuesto, 4.000 funcionarios, 84 hombres de confianza colocables como asesores).  Y encima, no sólo no ha sufrido ningún desgaste por su apoyo a la aplicación del 155, sino que en las encuestas se mueve al alza. ¿Qué más se puede pedir?

** A toro pasado. El ex presidente Rodríguez Zapatero ha reconocido que durante sus dos mandatos(2004-2011) en el sector de las renovables se generó un agujero de casi 30.000 millones de euros que los consumidores no terminaremos de pagar en el recibo de la luz hasta dentro de nueve años. Por estos mismos días el ilustre barón socialista y ex vicepresidente de la Comisión Europea Joaquín Almunia ha admitido que en el rescate financiero de 2012 “tal vez se nos escapó el Banco Popular”. 

Por su parte, más rotundo ha sido el secretario de Estado en funciones de la Seguridad Social, Octavio Granado, para quien “los socialistas lo hicimos fatal en la crisis de 2008 porque dejamos que se destruyeran tres millones de puestos de trabajo”. Terrible confesión de parte. No creo que le queden muchos días en el cargo. Por lo demás, habrá que agradecer la autocrítica, aunque llegue, como en estossupuestos, demasiado tarde.

** ExculpadosTras diez años de culebrón y de idas y venidas en los Juzgados, la Audiencia Provincial de A Coruña ha puesto punto final al caso de la presunta malversación de caudales públicos en la Fundación Cela. Y lo ha hecho con la absolución de todos los acusados, entre ellos la viuda del merecido Nóbel, Marina Castaño, y del ex conselleiro de la Xunta Dositeo Rodríguez.

​No es un caso aislado. Es el más reciente de los muchos que se vienen sucediendo con procedimientos mediáticos que, luego, a la hora de la verdad, es decir, cuando la Justicia pronuncia su última palabra, no quedan en nada. Lo que sí queda son las llamadas penas de telediario. No sé, por tanto, si agentes políticos y mediáticos no deberían valorar en su mejor y justa medida el alcance de las distintas fases procesales, ser mucho más cautos y saber esperar. Lo dicho y escrito difícilmente se mueve.

** Muy contenta se ha manifestado Inés Madrigal, la mujer que llevó a la Justicia el primer caso de los llamados “bebés robados”. Ha encontrado y conectado con su familia biológica, pero ha descubierto también que ella no debe entrar en tal categoría delictiva porque, en realidad, fue dada en adopción.

​No es ilógico suponer que casos como el suyo habrá bastantes más. ¿Pero quién les restituyeahora la fama y honor perdidos a médicos e instituciones religiosas de asistencia a quienes se les haacusado de poco menos que de malvados traficantes de bebés?

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar