El sector pesquero español condena el hostigamiento de Greenpeace

El sector pesquero español manifiesta su condena a los actos de hostigamiento llevados a cabo por una lancha de Greenpeace contra el palangrero español ‘Ameal’ y con base en el puerto de A Guarda. Estos actos son parte de una nueva campaña contra el sector pesquero que captura tiburones en el Atlántico Norte.

Una vez más, el sector pesquero, a través de CEPESCA, lamenta la desinformación de la que hace gala este grupo ambientalista, ignorando que todos los buques de nuestra flota pescan cumpliendo escrupulosamente las medidas de gestión establecidas por las diferentes Organizaciones Regionales de Ordenación Pesquera (OROP), en el caso del Atlántico las de ICCAT, así como las establecidas por la Unión Europea y por el gobierno español. 

Según Javier Garat, secretario general de CEPESCA, este tipo de actos son tan inadmisibles como el uso de datos incorrectos para demonizar una pesquería que, no sólo cumple de forma escrupulosa con la legalidad, sino que es un referente de pesca sostenible a escala mundial. Es lamentable añade Garat, que estos grupos no enfoquen sus esfuerzos en los barcos que realizan pesca ilegay que hayan de recurrir a este tipo de acciones para suplir con sensacionalismo la razón que aportan los datos y los hechos

Cepesca recuerda que en 2017 se emitieron Permisos Temporales de Pesca (PTP) de palangre de superficie para unos 170 buques para los océanos Atlántico, Índico y Pacífico. En cuanto a las capturas, esta flota desembarcó en 2017 alrededor de 55.000 Tn en peso vivo (88,5% de tintorera o tiburón azul -Prionace Glauca) y 9,47 % de marrajo dientuso -Ixurus oxirhinchus).

Cepesca recuerda, además, que la flota española cumple escrupulosamente con las recomendaciones y medidas de gestión aprobadas por ICCAT, en particular la adoptada en 2017 sobre la conservación del stock de marrajo dientuso del Atlántico Norte (Recomendación 17-8). Igualmente, desde 2003 esta flota cumple con la normativa europea que prohíbe el procesamiento a bordo de las aletas, que han de adherirse al cuerpo hasta los puertos de desembarque.

El sector pesquero también subraya que los barcos pesqueros que forman parte de esta flota operan de forma completamente legal y cuentan con licencias de pesca, además de estar sometidos a un estricto control: todo ellos disponen de un sistema de seguimiento por satélite, llevan un registro exhaustivo diario de su actividad a través del DEA (Diario Electrónico de a Bordo) y, además,forman parte de un programa nacional de observadores a bordo puesto en marcha por la Secretaría General de Pesca del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en colaboración con la comunidad científica.

FIP Blues, el primer FIP para pez espada y tiburón a escala mundial

Cepesca recuerda que la flota palangrera, junto con las empresas comercializadoras y procesadoras, desarrollan desde octubre de 2017, el FIP Blues, el primer Proyecto de Mejora de Pesquería (FIP) para pez espada y tiburón a escala mundial. En el FIP Blues participan 160 barcos de pesca, es decir, el 95% de los palangreros comunitarios en los océanos Atlántico, Índico y Pacífico; así como 13 empresas de transformación y comercialización.

Por otro lado, conviene destacar que de los tiburones se realiza un aprovechamiento integral, utilizando los cuerpos (para alimentar al mundo con una proteína muy saludable), las aletas (para sopa, en tempura o sashimi), la piel (para la producción de zapatos, bolsos y carteras), las espinas(para la producción de cosméticos y suplementos médicos), los dientes (para cortapapeles y accesorios) y los órganos internos (escualeno para cosméticos y aceites lubricantes), aportando vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, B12 y E y siendo una carne libre de grasas, muy buena para una dieta equilibrada y saludable.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar