La controversia sobre la custodia compartida y la ayuda de los abuelos

Diego Fierro Rodríguez

Ha podido saberse por algunos medios de comunicación que, en las últimas semanas, se han dictado dos sentencias muy relevantes sobre la incidencia de la ayuda de los abuelos en la aplicación del régimen de custodia compartida que contienen razonamientos diferentes y fallos contradictorios. Las dos resoluciones puede considerarse como el primer brote de un conflicto que llegará a tener una gran relevancia social.

En un primer momento, se dictó la Sentencia de la Audiencia Provincial de A Coruña 52/2019, de 7 de febrero, que otorga la custodia exclusiva a la madre de un menor que alegó que su exmarido dejaba a los abuelos paternos el cuidado de su hijo. La argumentación de la resolución se basa en hechos por los que se entiende que se ha producido una alteración sustancial de las circunstancias tenidas en cuenta en su día en la medida en que, tras dictarse sentencia en el anterior proceso de guarda y custodia y alimentos del hijo menor, la cual estableció un sistema de convivencia compartida del niño con ambos progenitores, ha quedado demostrada la desatención del padre respecto al cuidado hacia su hijo, siendo los abuelos paternos quienes realizan la función tuitiva.

Posteriormente, se dictó la Sentencia de la Audiencia Provincial de Badajoz 379/2019, de 21 de mayo, que desestimó el recurso de una mujer que solicitaba la custodia exclusiva de su hijo de dos años, rechazando los argumentos de que los abuelos paternos ayuden en los cuidados del menor del padre, que éste viva a 21 kilómetros de la madre o haya consumido de manera ocasional porros, como motivos para no conceder la custodia compartida. En lo que se refiere a la asistencia de los abuelos, esta resolución señala que “cuando hablamos de custodia compartida, uno de los factores a valorar positivamente es la disponibilidad de los propios padres de los progenitores”, pues “La ayuda de los abuelos, lejos de ser un estorbo para fijar el concreto sistema de custodia es un importante aliciente”, como se deduce de la Sentencia del Tribunal Supremo 211/2019, de 5 de abril, que “concede la custodia monoparental a un padre porque, entre otras circunstancias, los abuelos paternos ofrecen una mejor atención al menor”, ya que, “si los abuelos pueden suponer un apoyo familiar fundamental en situaciones normales, más importancia cobran todavía en los momentos difíciles” porque “No solo cuidan de los nietos, sino que preservan su estabilidad emocional”. De ese modo, se desarrolla la idea por la que se puede considerar que el “entorno familiar pesa mucho y, por tanto, cobra mucha relevancia cuando tenemos que emitir un juicio sobre el interés superior del menor”.

Debe tenerse presente que la extinción del régimen de la custodia compartida para atribuir la custodia exclusiva a uno de los progenitores por la intervención de los abuelos de los progenitores en el cuidado de los hijos menores puede resultar desproporcionada. Sin embargo, hay que destacar que la cuestión no de fácil resolución, pues existen argumentos suficientes para mantener una postura y la contraria, aunque lo más adecuado es fijar unos parámetros que puedan ayudar a resolver cada caso concreto de manera eficiente atendiendo al interés del menor, sin olvidar que la extinción del régimen de custodia compartida no puede adoptarse alegremente. 

Teniendo en cuenta la relevancia de la cuestión, la misma debería terminar siendo resuelta por el Tribunal Supremo, cuyo criterio puede establecer otro nuevo paradigma del Derecho de Familia confirmando la Sentencia del Tribunal Supremo 211/2019, de 5 de abril.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar