Es la hora del diálogo

Javier García Sánchez

En la segunda cita con las urnas en poco más de un mes se han dado unos resultados que denotan que los políticos tienen que comenzar a hablar, dialogar, plantear ideas, soluciones y llegar a entendimientos. El país, con mayúscula, no está para juegos florales, pérdidas de tiempo o enrocamientos como hacen los jugadores de ajedrez. Es el momento de la verdad, de anteponer los intereses de la colectividad, del ciudadano de la calle, a los de los partidos. Es el momento en el que los municipios y las comunidades autónomas cuenten en sus órganos de decisión con los mejores electos que puedan poner en práctica los programas y las iniciativas para levantar el vuelo porque una pesada losa nos amenaza en forma de recesión económica y desaceleración a todos los niveles.

Las urnas en las que hemos depositado el voto en forma de propuestas para los próximos años han hablado y lo han señalado que lo que podría parecer una vuelta hacia atrás, en forma de bipartidismo, se ha diluido sobre con la presencia de otras fuerzas que emergen con fuerza, y algunas que van camino del desagüe por el que se cuelan de los malos gestores.

Los ciudadanos esperamos que los políticos demuestren su capacidad de diálogo y negociación para conseguir unos plenos municipales y gobiernos autonómicos que defiendan nuestros intereses y que respondan, de frente y sin rodeos, a la realidad que vivimos en un país donde la economía sigue siendo el caballo de batalla y el paro el mal que atenaza a la mayoría de los hogares. Y todo ello se consigue hablando, dialogando y poniendo por delante la realidad de la mayoría en todo proceso negociador, frente a los intereses de casta política para defender un puesto laboral tan bien remunerado.  

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar